Y yo ¿qué? Celos infantiles

Los celos infantiles son uno de los temas que más preocupan a los padres con la llegada de un nuevo hermanito. Inevitablemente es así e inevitablemente tendremos que intentar gestionarlos del mejor modo posible. Hoy hablamos de esta cuestión, una vez más, porque yo también sé lo que es que uno de tus hijos sienta esta emoción. Te lo cuento a continuación

celos infantiles

Le estaba haciendo pedorretas en el cuello a mi hijo de 10 meses cuando se abalanzó sobre mí Marc, mi hijo mayor de 3 años y medio, preguntándome: «Mami, ¿Y yo qué?». A lo que le respondí » A ti también pero aún más, muchas más».

¿Por qué y cuándo aparecen los celos infantiles?

La llegada de un bebé siempre conlleva cambios en una familia, y cuando ya tienes otro hijo, los cambios no son solo para los padres. El niño mayor, que hasta el momento ha sido el rey de la casa ahora tiene otro papel y es inevitable que, tarde o temprano, aparezcan los celos.

Prácticamente todos los niños pasan por una etapa de celos infantiles a lo largo de su vida. Por eso debemos considerarlos como algo normal, pero también es cierto que depende de nosotros que se incrementen, cronifiquen o por el contrario, sirvan de ayuda para que los niños aprendan a resolver sus sentimientos negativos, a expresarlos de forma correcta, y para que aprendan también, a afrontar las frustraciones de la vida (quizás esta sea su primera frustración de una larga cadena de ellas ) lo que ayudará en su desarrollo emocional.

¿Qué podemos hacer los padres?

 ¿Cómo debemos tratar a nuestro hijo para que los celos infantiles desaparezcan? ¿Debemos prestarle una mayor atención que a los demás hijos? ¿Qué podemos hacer para que mejore su comportamiento? ¿Debemos tratarle con más afecto que a sus hermanos?

Es bueno que tratemos de entender los sentimientos del niño que siente celos, ya que son un sentimiento nuevo para él y le resulta muy difícil expresarlos. 

Cuanto más pequeño sea, más difícil le será entender porqué tiene que querer a ese “intruso” que le “robó” el amor de su mamá.

La expresión conductual o la forma de reaccionar ante la llegada de un hermano varía de un niño a otro. Pero lo cierto es que los celos infantiles pueden manifestarse de la siguiente manera:

  • Algunos niños pueden manifestarlos con más rabietas de las que solían hacer, expresando su rabia contra mamá (la causante de este malestar) o 
  • pueden volverse más inhibidos. 
  • Otros reaccionarán ignorando al hermano.
  • Y muchos es probable que hagan alguna regresión en su modo de hablar, actuar, dormir o en el control de esfínteres.

Por esto, los padres y la familia en pleno, debemos ayudarlos a superar estos sentimientos para que aprendan que compartir el amor de sus padres no quiere decir que lo pierden. 


Libro infantil recomendado: Mi corona


Algunas sugerencias para minimizar los celos infantiles:

  • Tratar a cada niño como un ser único no como iguales. Cada hijo es único y debemos tratar a cada hijo como un ser individual, por mucho que pensemos que debemos tratarlos de la misma manera, cada uno tiene su forma de ser y sus propias necesidades, y deberemos atenderlas de forma concreta, ajustada a ellos. Si bien la cantidad de amor, tiempo y atención hacia nuestros hijos será la misma, debemos tratarlos como seres individuales, no como iguales.
  • Evitar las comparaciones siempre. Las comparaciones son odiosas dice un dicho y es totalmente cierto porque solo hacen que aumentar los celos infantiles. De manera que evitemos dañar su autoestima comparando un hijo con otro.No menospreciemos a unos ni vanagloriemos a otros. Cada niño es un ser especial.
  • Pasar tiempo a solas con tus hijos. Una de las pautas o consejos que te reomiendo seguir y que reduce en gran medida los celos infantiles es buscar un momento para cada uno de tus hijos. Haz actividades a solas con tu hijo mayor, para que no se sienta desplazado, para que se sienta querido y atendido.
  • Establecer límites claros. La educación en valores es fundamental para reducir los celos en los niños. Debemos enseñarles que se tienen que respetar mutuamente: los hijos mayores no se deben burlar o aprovecharse de la ingenuidad de los hermanos menores, ni los menores tienen que aprovecharse de su ingenuidad para culpar a los hermanos mayores de sus travesuras.

Contenido relacionado: Bullying entre hermanos


En conclusión

Los padres hemos de tener paciencia ante los celos infantiles, puesto que este es un proceso, que dependiendo de la personalidad de cada niño, llevará más o menos tiempo, más o menos problemas. Y sólo el tiempo y ayudando día a día a nuestro hijo los celos irán desapareciendo.

Puedes leer otros post sobre los celos infantiles que te dejo a continuación:

Si este post te ha gustado o crees que puede gustar a alguien que conoces te invito a compartirlo en tus redes sociales para que pueda llegar a ellas y a otras que lo necesiten. Pero antes de irte te dejo con mis últimos artículos, puede que alguno te despierte la curiosidad y desees quedarte un poco más conmigo.

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP). He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje. Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.

Esta entrada tiene 18 comentarios

  1. Pingback: ¿Debemos tratar por igual a nuestros hijos? - Mamá Psicóloga Infantil

  2. carmen canchica

    los celos, los celosssss. sentimiento natural de todo ser humano, pero en los niños con hermanitos menores masssss. como en mi caso que no para de celarme con su hermanita. varios de los consejos aquí planteados en este articulo son muy útiles, lo certifico a mi me han funcionado. también les recomiendo un material para que complementen esas recomendaciones en una guía para crianza de los hijos que esta ene este link http://www.universiaglobal.com/crianza_familia01.htm

  3. macarenaramirez

    Sara, querida: Espero que estes muy bien, te escribo para contarte que he logrado mantener la calma cuando Martin presenta sus rabietas, y quiero contarles a todos los que leen que es tan cierto lo que Sara dice, pues en vez del azote o del grito de histeria, le puedes decir «tranquilo, si gritas , no puedo entender , cuando te calmes puedes hablar conmigo», entonces lo dejo alejado de mi, durante tres minutos, y magia !!! logre con esto, lo que no habia logrado en dos años nueve meses, martin se calma y luego me habla tranquilo, inmediatamente le doy una pegatina en su tabla de incentivos que ya utilizaba y ayer como premio , en vez de llevarlo a Mc Donalds como lo solía hacer y le regale contarle un cuento, no imaginan como se alegro, hasta me impacte que le importara mas mi cuento que una salida o un juguete, realmente los niños , como dice Sara, les encanta y anhelan compartir con nosotros…
    También utilice lo de la alarma al dormir y bueno también va bien …

    Pero Sara aun te necesito:

    1. Martín se muerde y tiembla , se apreta a si mismo, como ataques de rabia, que hacer con eso, porq siente eso, no entiendo.
    2. Como lo hacemos con mi pareja para que nos integremos los tres, martin a veces lo quiere y ahora parece sentir celos y no quererlo, es muy cambiante…
    3. Esta es la tercera vez que voy a cambiar de niñera en este año, pues las otras han tenido poca paciencia con martin, y le gritan , he tenido muy mala suerte con eso, estoy deseperada por esta situacion…

    4. En el colegio martin es un niño muy feliz, a el le encanta y a las profesoras tambien les encanta martin, ha tenido un cambio de actitud muy positivo, ya no se orina, ya no se muerde , ni apreta los dientes y se come todo… pero en la casa aun le dan esos ataques de rabia conmigo , siento como que yo le diera rabia, no se que hacer…

    5. Martin es pequeñito, no quiero dañarlo, pero ha cambiado de ambiente, la separacion de sus padre, cambio de colegio, de casa , de vida completa… me siento mal por eso, pero se me escapa de las manos, tuve que comenzar de nuevo pero con el incluido y el tambien tuvo que hacerlo.

  4. Macare,
    encantada de leerte de nuevo. Por supuesto que puedes seguir preguntando y comentando todo lo que necesites, y para nada es una molestia.

    Gracias por los elogios que me haces, me alegra saber que lo que escribo y comparto es útil y proporciona algo de ayuda. Me alegro de verdad y me produce gran satisfacción saberlo.

    Un abrazo fuerte y recuerda que hay que ser consistente, cuando te sientas frustrada (cosa muy común en todas las madres y padres, yo incluida) piensa que haces un gran trabajo, el resultado lo verás en un futuro si sigues las decisiones que tomas día a día con coherencia y consistencia. No tires la toalla, tu hijo aprende día a día de lo que tu haces. Seguro lo estás haciendo muy bien!!!

  5. macarenaramirez

    Sara, no sabes cuanto me has cambiado no tan solo el día, sino la semana completa, muchas gracias, ayer puse a prueba lo del control de rabietas durante tres minutos (un minuto por año), lo de los juguetes los guardé «a mi manera» como tu dices, probé cuantas instrucciones sigue, y sigue muy bien tres con mucha facilidad, gracias, eres un sol en mi vida… Un abrazo y muchas gracias… te puedo seguir molestando verdad? y por supuesto seguiré leyendo tus artículos.

  6. Hola Macarena,
    he leído con atención tu comentario, y en primer lugar debo agradecerte la confianza que depositas en mí y en este blog para comentar tu experiencia. Intentaré dar respuesta a cada una de tus inquietudes.

    Comentas, en primer lugar, que tu peque puede estar sintiendo celos, y probablemente sea así, ya que éstos no son solo exclusivos de los hermanos mayores respecto a los nuevos hermanos. Los celos son un sentimiento universal y natural que cualquier persona puede sentir hacia otra, en este caso puede ser hacia tu nueva pareja.

    Estos sentimientos, los celos, que como ya comento son naturales, afloran cuando una persona teme perder la atención, el amor o la posición que hasta el momento tiene (de forma real o imaginaria)y en el caso de los niños somos los padres quienes debemos hacerles ver que nuestro amor hacia ellos es incondicional y que no deben sentir temor. Poco a poco y con amor, cariño y paciencia irán menguando y aceptarán a la «otra» persona como alguien más de la familia y por la que no deben preocuparse.

    Comentas, referente a la paciencia, que siendo maestra de de secundaria sientes que tienes más paciencia con tus alumnos que con tu propio hijo… No te preocupes, no te sientas mal porqué es normal. Piensa que el rol que ejerces en las dos situaciones no es el mismo, para nada. En el trabajo eres la maestra, no la madre, tu implicación emocional respecto a tus alumnos nada tiene que ver con la que tienes con tu hijo.

    Por lo que creo entender, veo que estás en una situación en la que te sientes muy estresada y/o presionada. Intenta rebajar este nivel de estrés, a veces un cambio en nuestra actitud con respecto a nuestros hijos ejerce una gran influencia y vemos cambios muy positivos en ellos. Los niños de 3 años son realmente agotadores, imparables, incansables, inestables emocionalmente, con rabietas, enfados sin motivos, … forma parte de su desarrollo evolutivo, …

    En cuanto a tu nueva situación personal, has hecho bien en presentarle a tu nueva pareja, no debes ocultarle a tu hijo nada, es mejor que actúes con normalidad con respecto a este tema y aún más si tu pequeño se porta bien con él y hay una buena relación.

    Intenta, por otro lado, pasar ratos de calidad con tu pequeño. Olvídate de tus tareas domésticas, tus estudios, tu trabajo, solo por un rato. Planea una actividad que sepas que le pueda gustar. Leerle un cuento, modelar plastilina, ver con él los dibujos animados que más le gusten, … no es necesario invertir nada económico, solo regálale tu tiempo. Estar ahí, junto a él para compartir un rato y demostrarle que le quieres, … Esto les produce gran satisfacción y les hace sentir que siguen siendo importantes en nuestras vidas.

    Es importante que comentes en el colegio si han observado algún cambio de conducta, de actitud, cómo lo ven las maestras, si está enfadado, triste, angustiado, …

    Y por último, si consideras que su conducta está muy desajustada habla con el pediatra y con la escuela. Normalmente hay psicólogos y/o psicopedagogos, grandes profesionales que podrán orientarte sobre qué es lo que podría estarle sucediendo a tu hijo y cómo deberías actuar. De todos modos no dudes en seguir preguntando o comentando aquí todo aquello que te parezca oportuno.

    Te agradezco sinceramente la franqueza con la que te has sincerado aquí y espero haber puesto un poco de luz en tus dudas. Recibe un cordial saludo y espero volver a saber de ti.

  7. macarenaramirez

    Hola Sara: En un día de frustracion maternal,una gran amiga me dio tu pagina, dice que la yudas mucho y que puedes ayudarme a mi tambien. te escribo desesperada en esta seccion de «celos», pues creo que es lo que mi hijo martin de tres años puede sentir. Yo y el padre de martin estamos separados, su padre tiene una pareja y yo ahora tengo una pareja que decidi presentarsela a mi hijo, esto es una situacion muy dificil para mi, porque siento que tengo derecho a rehacer mi vida, pues no solo soy madre, y como todas he dedicado mi vida a sacar a mi hijo adelante dandole una buena vida, aprovechando cada momento que puedo estar con el, (encontraras que es paradojico esta situacion) soy maestra de secundaria, y creeme que tengo mas paciencia con mis estudiantes que con mi hijo. El me agota, me supera, porque nunca esta contento, siempre esta aburrido, me grita, me dice no te quiero, cada vez que le intento poner reglas, es terco, no obedece nada, hace todo lo que yo digo que no haga, pero en el colegio es todo lo contrario, se porta muy bien, va en el mismo colegio donde yo trabajo y las maestras de el me hablan muy bien de su comportamiento… Bueno en fin , mi pareja es un muy buen hombre pues hemos sido amigos mucho tiempo antes de ser pareja, nunca le habia presentado a nadie a mi hijo, pero el es muy importante para mi, sin embargo, me siento confundida, porque mi hijo muestra una conducta extraña, pues le encanta estar con él, andan para todos lados juntos, lo imita en sus actos, siente como una admiracion por él, no asi por su padre, eso me sorprende, no entiendo … pero, siento que tiene rabia de algo porque siempre se apreta, se muerde a si mismo o a mi, en fin todas las actitudes que tu describes en los niños de tres años el las tiene, es insoportable, y yo ya no se que hacer, yo era super calmada y tranquila… ahora estoy convertida en una loca histerica, desesperada, frustrada… Yo a demas de ser maestra, estoy terminando mi seminario de grado y debo asistir a la universidad aun, vivo sola con martin y no tenemos a nadie que nos ayude ni nos acompañe, mas que mi pareja que siempre nos viene a visitar cuando yo tengo tiempo, mi hijo se porta bien con el pero conmigo no… por favor te pido que me ayudes, te lo suplico… gracias Sara.

  8. Gracias por depositar vuestra confianza en el blog y compartir en él vuestras experiencias.

    Preparo otro post intentando resolver algunas de vuestras dudas.

  9. Anonymous

    Buenos días Sara,

    Los celos son un tema estupendo, precisamente esta semana lo estaba necesitando, en mi caso el tema es al revés, el pequeño, es quien tiene muchos celos de la hermana, si me acerco a ella, viene corriendo y le pega o le tira al suelo, no permite que se acerque a mi, por suerte no es así en todo momento.

    Pero a su vez, se muere por estar con su hermana, le gusta ir a recogerla al cole, le da besos, abrazos, no deja que otros niños se acerquen a ella………….., el tema cambia con su madre, como dice «Mama mía»…..

    Estos celos los llevamos capeando más o menos, van disminuyendo con el crecimiento del hermano, pero esta semana que tengo enferma a María, se han cambiado las tornas, es María quien llora y llora,se vuelve insoportable, y sólo se calma cuando nos quedamos solitas en casa, el tema se agraba con mi madre que viene un ratito hasta que llevo a Javier al cole ……… ¿Qué hago? A veces me enfado mucho con ella, porque suele ser una persona muy razonable, pero con la «pelusilla» se vuelve irracional.

    Sara,seguro que me das un consejo para poder controlar un poquito más la situación.

    Muchas gracias por tu blog

    Pilar – mamasaldia

  10. sandra

    Hola, es complicado intentar que el grande no tenga celos, pero el mayor problema es que la familia haga cosas para no crear más celos. Ya los padres nos cuesta, pero cuando la familia no lo entiende y comparan más, y esto no porque es más pequeña, etc…
    Mis hijas se llevan 22 meses y medio, y bueno, hemos intentado que no tenga muchos celos, no sé si lo habremos conseguido o no. al prinncipio nos dijo la pediatra que cuando le pagara no siempre, pero que alguna vez hiciéramos la vida gorda como si no hubiéramos visto nada, para que la rabia contenida de pequeña le saliera y no se la guardara porque si la dejaba florecer de mayor sería mucho peor.
    Pero hay días que me pregunto quien tiene más celos? la grande o la pequeña?
    La peque no deja acercarse a nadie a mi. Y se discuten por ello. Son muy rivales, o son muy celosas?.

    Uy como me he enrollado, pero es que hablaría, preguntaría aspectos que veo de la relación de ellas y dudas que me asaltan…

    besotes y como ya te he dicho anteriormente me encanta el blog.

Comentarios cerrados.