«Aprender a decir que no» Un libro infantil sobre la Asertividad

«Aprender a decir que no» es el libro infantil que destaco y recomiendo hoy como herramienta para ayudar a nuestros hijos e hijas a desarrollar esa habilidad tan necesaria para la vida como es rechazar peticiones u ofertas de forma asertiva. Escrito por Mireia Canals e ilustrado por Sandra Aguilar este cuento pertenece a la Colección Emociones que nos propone Salvatella Editorial. Una colección de la que ya te he hablado en otras ocasiones al recomendarte, por ejemplo, «La cola de dragón«.

Aprender a decir que no, un cuento sobre la asertividad

Breve reseña editorial y datos técnicos

En el cumpleaños de Javier, no hay nada que supere su estuche nuevo y su merienda de cruasanes de chocolate. Pero Javier a lo largo del día descubrirá que terminará sin su delicioso cruasán y jugando de portero en el futbol, la posición que menos le gusta. Pero todo tendrá una asertiva solución gracias a su superhéroe favorito.

Esta importante habilidad social, podremos trabajarla a fondo gracias a las actividades propuestas al final del cuento.

  • Edad de 2 a 8 años
  • Autor: Mireia Canals 
  • Ilustraciones: Sandra Aguilar
  • Encuadernación: Rústica 
  • ISBN: 9788484128175

Qué encontrarás en «Aprender a decir que no»

En «Aprender a decir que no» encontrarás la historia de muchos niños y niñas que sienten miedo, o no se atreven, a decir que no a sus amigos del cole por temor a ser rechazados. De manera que aceptan todo cuánto les proponen sin tener ningunas ganas de hacerlo.

Esta reacción, aparece no solo por falta de valentía si no porque en ocasiones no saben cómo comportarse ante determinadas situaciones. Un comportamiento debido a la falta de asertividad, un componente importante de las habilidades sociales o competencias socioemocionales que nos permite defender nuestros derechos y opiniones respetando los de los demás.

Contenido relacionado: Habilidades sociales ¿Qué son y para qué nos sirven?

Por qué te recomiendo «Aprender a decir que no»

Sabemos bien que los cuentos, y libros en general, son herramientas muy valiosas para transmitir conceptos abstractos a los niños de cualquier edad. Conceptos, ideas, emociones o habilidades sociales como la que se trata en «Aprender a decir que no»: la asertividad.

No dejamos de insistir que es precisamente a través de los personajes y sucesos que narran los cuentos, fábulas, aventuras o cualquier otro tipo de relaro el modo en el que podemos ir alimentando las mentes hambrientas de saber de nuestros hijos (también las nuestras).

En «Aprender a decir que no» el protagonista nos abre los ojos para hacernos ver claramente qué ocurre cuando:

  • no expresamos lo que realmente sentimos y queremos,
  • nos dejamos dominar por los demás,
  • no afrontamos los conflictos o los evitamos a toda costa,
  • no somos capaces de rechazar peticiones,

Este tipo de comportamiento pasivo o respuesta inhibida causada por la falta de asertividad provoca un profundo malestar dando lugar a diferentes emociones desagradables como:

Emociones que aparecen claramente en el protagonista de «Aprender a decir que no».

Contenido relacionado: Emociones «negativas» ¿Cómo ayudo a mi hijo a manejarlas?

Relaciones interpersonales y bienestar

Sabemos bien que las relaciones interpersonales son una de nuestras principales fuentes de bienestar. Pero a su vez también lo son de estrés y malestar cuando nuestras habilidades sociales son deficientes. De hecho, las investigaciones al respecto nos alertan que la falta de habilidades sociales nos lleva a sentir con mayor frecuencia emociones desagradables como las que anteriormente te enumeraba, pero además provoca sentimientos de:

  • rechazo,
  • infravaloración
  • o desatención.

De manera que es importante que como padres ayudemos a nuestros hijos a desarrollar unas buenas habilidades sociales desde pequeños. Esto se consigue de diversas maneras como por ejemplo siendo ejemplo de comportamientos asertivos, escuchando activamente a los demás o haciendo cumplidos amables y sinceros. Pero otro modo de desarrollar las habilidades sociales de nuestros hijos es fomentando una sana y fuerte autoestima.

Autoestima y habilidades sociales

Autoestima y habilidades sociales están estrechamente unidas y relacionadas puesto que para relacionarnos adecuadamente con los demás debemos primero aceptarnos, valorarnos y tener seguridad en nosotros mismos. De igual manera, unas buenas relaciones sociales retroalimentan nuestra autoestima.

Mejorar las habilidades sociales y ser asertivo ayuda a fomentar una autoestima incondicional, independiente de nuestros logros o de la aprobación que tengamos de los demás.

Elia Roca.Cómo mejorar tus habilidades sociales. Programa de asertividad, autoestima e inteligencia emocional. ACE Psicología.

Contenido relacionado: ¿Cómo se siente un niño con baja autoestima?

Inteligencia emocional, asertividad y habilidades sociales

Por último, pero no menos importante cabe señalar que para construir una buena autoestima y desarrollar unas adecuadas habilidades sociales debemos ser capaces de potenciar al máximo nuestra inteligencia emocional. Para no extenderme, te recomiendo que leas este post en el que te explico cómo hacerlo en el seno de la familia.

Contenido relacionado: Inteligencia emocional, como desarrollarla en familia.

Para concluir

Recuerda compartir esta reseña en tus redes sociales si crees que puede ser de ayuda a otros papás y mamás que buscan libros y cuentos para educar emocionalmente a sus hijos.

Antes de irte te dejo con los últimos libros que he recomendado

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP). He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje. Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.