Las habilidades sociales ¿qué son y para qué nos sirven?

2 8.302

Muchas veces hablamos sobre habilidades sociales y la necesidad de enseñarlas o entrenarlas para poder tener mejor desempeño social, académico y personal. En este breve artículo hablamos de ellas para entender mejor qué son las habilidades sociales y cómo pueden ayudarnos.

Habilidades sociales

Habilidades sociales … ¿qué son?

Las habilidades sociales son un conjunto de hábitos, conductas, pensamientos y emociones que nos permiten:

  • comunicarnos con las demás personas de una forma eficaz, 
  • mantener relaciones interpersonales satisfactorias,
  • sentirnos bien,
  • obtener lo que queremos y conseguir que otras personas no nos impidan lograr nuestros objetivos.

El aprendizaje o desarrollo de las habilidades sociales es un tema de gran interés tanto para los profesionales que nos dedicamos al mundo de la infancia como también para los padres y los propios niños o adolescentes.

¿Por qué?

Porque la gran parte de nuestros problemas y satisfacciones tienen mucho que ver con nuestras relaciones interpersonales (en la escuela, en el trabajo, con los amigos y con nuestra propia familia).

La asertividad, una habilidad social imprescindible 

Saber relacionarnos adecuadamente sin tener que pelear ni discutir o sin claudicar siempre es algo que debemos aprender. Esta habilidad social es lo conocemos como asertividad

¿Cómo aprendemos a desarrollar esta habilidad social?

Otros artículos interesantes para ti

A ser más o menos asertivos se aprende en el seno de la familia pero también en la escuela.

aprendemos por observación , imitación y por ensayo-error. Por tanto cualquier mejora en esta aptitud es tan importante que puede suponernos un incremento en nuestro bienestar y nuestra calidad de vida. Si nos fijamos esto es extensible a nuestros hijos que, muchas veces, tienen problemas con sus compañeros de clase o amigos del parque. mejorar las habilidades sociales de nuestros hijos supone mejorar su bienestar emocional y por tanto su autoestima.

Habilidades sociales … pero ¿para qué nos sirven?

Como hemos ido viendo hasta ahora, las habilidades sociales son imprescindibles en nuestras vidas porque:

  1. Nos relacionamos constantemente con otras personas. Las relaciones interpersonales suponen una fuente de bienestar o de todo lo contrario. Unas malas relaciones interpersonales debidas a unas deficientes habilidades sociales generan estrés, ansiedad, malestar emocional … 
  2. Afectan a nuestra autoestima. El tipo, la cantidad y calidad de nuestras relaciones interpersonales impacta directamente sobre el modo de vernos y  en lo que pensamos de nosotros mismos. Tenemos mejor autoestima en función de la calidad de relaciones interpersonales que tenemos.
  3. Un déficit de habilidades sociales nos hace sentir emociones negativas
    • frustración, ira, sentimientos de rechazo, sentirnos infravalorados o desatendidos por los demás.
  4. Un déficit de habilidades sociales provoca malestar emocional. Las personas con pocas habilidades sociales son más propensas a padecer alteraciones psicológicas (ansiedad o depresión) o psicosomáticas.
  5. Ser socialmente hábil ayuda a incrementar nuestra calidad de vida. En la medida que nos ayuda a sentirnos bien y a obtener lo que queremos de  un modo adecuado.

Ayudar a que nuestros hijos desarrollen unas buenas habilidades sociales es una de las tareas fundamentales de ser padre o madre. Con nuestro ejemplo podemos transmitirles:

  • cómo debemos comportarnos con  las demás personas,
  • el valor del respeto hacia los demás y de uno mismo,
  • el modo correcto de pedir las cosas
  • y otras muchas otras conductas socialmente aceptables e inteligentes.

Tener unas buenas habilidades sociales implica saber que existen buenas y malas formas de comportarse con otras personas. Los adultos, es decir padres, madres y otros educadores de referencia, debemos enseñar a niños y niñas cómo debemos actuar cuando estamos en diferentes espacios y con diversas personas.

Como padres o educadores nuestra obligación es hacer tomar conciencia a nuestros hijos de que existen buenas y malas maneras de, por ejemplo hablar con los demás. Así por ejemplo demos intentar transmitir :

  • que es necesario escuchar mientras que los demás hablan, 
  • que cuando alguien se dirige a nosotros intentamos mirarle a los ojos,
  • que debemos respetar los turnos y no hablar sin parar,

En la medida que nuestros hijos aprendan buenas formas de relacionarse con ellos mismos y con los demás, más probable será que  en el futuro tengan más amistades y una buena convivencia con familiares, compañeros, amigos y vecinos. Algo que lo que los hará sentir mucho mejor.

Fuente: Cómo mejorar tus Habilidades Sociales. programa de asertividad, autoestima e inteligencia emocional. Elia Roca.

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

UA-31082262-1