Para padres y madres que buscan respuestas.

Asertividad ¿qué es ? y ¿cómo son las personas asertivas?

0 187

Hoy hablamos sobre la asertividad. Esta habilidad social sobre la que es probable que hayas oído hablar últimamente. Se trata de una actitud ante la vida y ante las relaciones interpersonales. Una forma de ser que debemos entrenar para ser más felices y relacionarnos mejor con nosotros mismos y con los demás.

asertividad

¿Qué es la asertividad?

La asertividad es un componente esencial de las habilidades sociales. Una actitud ante la vida que debemos educar y, como tal, ayudar a nuestros hijos a desarrollarla.

Podemos definirla como una actitud de autoafirmación y defensa de nuestros derechos personales. Incluye la expresión de nuestros sentimientos, preferencias, necesidades y opiniones, de forma adecuada; respetando al mismo tiempo, los de los demás.

La asertividad  incluye 3 áreas principales

  1. La autoafirmación, defender nuestros derechos, hacer peticiones y expresar opiniones personales.
  2. La expresión de sentimientos positivos, como por ejemplo hacer elogios o expresar agrado o afecto,
  3. La expresión de sentimientos negativos, como por ejemplo manifestar desacuerdo, desagrados, disconformidad, pero de un modo adecuado y siempre cuando está justificado hacerlo.

Beneficios de actuar con asertividad

La asertividad tiene consecuencias muy positivas sobre nosotros y sobre las personas con las que interactuamos. como por ejemplo:

  • Facilita la comunicación y ayuda a mantener relaciones personales más satisfactorias.
  •  Mejora la autoestima.
  • Favorece las emociones positivas, en uno mismo y en los demás.

Por ello es importante que desde bien temprana edad ayudemos a nuestros hijos a desarrollar una actitud asertiva ante las dificultades que se le van a ir presentando a lo largo de su vida.

El ambiente familiar influye en el desarrollo de la asertividad, sobretodo porque la asertividad tiene mucho que ver con la autoestima y autoconcepto que nuestros hijos van desarrollando durante su infancia.

Las personas poco asertivas experimentan sentimientos de aislamiento, de inseguridad, baja autoestima, depresión, temor y ansiedad en las situaciones interpersonales. También suelen sentirse rechazadas o utilizadas por los demás.

 Características de las personas asertivas.

  • Se conoce a sí misma y suele ser consciente de lo que siente y de lo que desea en cada momento.
  • Se acepta incondicionalmente, con sus más y sus menos, con sus éxitos y sus fracasos.
  •  No exige las cosas que quiere.
  • Sabe decir no cuando no desea realizar algo, no se deja influenciar, ni chantajear.
  • No le importa pedir favores y mostrar agradecimiento por ello.
  • Sabe aceptar las críticas constructivas.
  • Acepta sus limitaciones, pero no se resigna.
  • Se respeta y se valora a sí misma y a los demás.
  • Es capaz de expresar y defender sus derechos, respetando los derechos de los demás.
  •  Se comunica de forma abierta, directa, franca y adecuada.
  • Elige, en la medida de lo posible, a las personas que le rodean y de forma amable pero firma, determina quiénes son sus amigos y quienes no.
  • Suele expresar adecuadamente sus opiniones, deseos y sentimientos en lugar de esperar a que los demás los adivinen.
  • Ve y acepta la realidad.
  • Actúa y habla con base en hechos concretos y objetivos.
  • Toma decisiones por voluntad propia.
  • Acepta sus errores y aciertos.
  • Utiliza sus capacidades personales con gusto.
  • Es autoafirmativo, siendo al mismo tiempo gentil y considerado.
  • No es agresivo; está dispuesto a dirigir, así como a dejar que otros dirijan.
  • Puede madurar, desarrollarse y tener éxito, sin resentimiento.
  • Permite que otros maduren, se desarrollen y tengan éxito.
  • Pide lo que necesita, dice lo que piensa, y expresa lo que siente, con respeto.

La asertividad se puede aprender 

La asertividad se aprende, no es innata. Se aprende con la práctica y debemos reconocer que es una obligación moral enseñarles a nuestros hijos a saber estar y comportarse tanto con los iguales como con los adultos.

Podemos enseñar a nuestros hijos a ser asertivos de dos maneras:

  • de forma indirecta, se trata de todo lo que podemos influir en el niño sin que él se dé cuenta o
  • directa, con técnicas concretas. Elogiando y reforzando las capacidades de nuestros hijos y cuidando mucho el lenguaje con el que nos dirigimos a ellos.

En conclusión, educar a nuestros hijos para que tengan actitudes asertivas supone:

  • enseñarle a expresar sus sentimientos, sus deseos y decidir acerca de lo que quiere y no quiere hacer;
  • enseñarle a respetar la individualidad de cada uno, incluida la propia, respetando las libertades y derechos de los demás y defendiendo los propios.

Una persona asertiva es una persona con más posibilidades de ser feliz, con buenas habilidades sociales, que toma sus propias decisiones y se siente autónomo y capaz de llevar a cabo su propia vida.

Fuente: Cómo mejorar tus Habilidaes Sociales. Programa de asertividad, autoestima e inteligencia emocional. Elia Roca. ACDE Psicología.

Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel