Para padres y madres que buscan respuestas.

Violencia verbal, un tipo de maltrato infantil.

13 1.697

No es fácil escribir sobre violencia verbal y maltrato infantil porque existe una delgada y finísima línea que separa un momento puntual de crispación de lo que consideramos maltrato verbal. No es fácil, pero es conveniente escribir sobre ello para tomar conciencia de los posibles efectos adversos que pueden causar nuestras palabras subidas de tono en la autoestima y personalidad de nuestros hijos.

padre riñendo a su hijo
 http://www.freedigitalphotos.net




Soy consciente, como madre que soy, que en ocasiones nuestros hijos nos llevan al límite y que sin darnos cuenta podemos alzarles la voz más de lo que quisiéramos. Momentos que en ocasiones desearíamos borrar de nuestras mentes y a ser posible que no se volvieran a repetir. 

Ningún padre, lo se, quiere ningún mal a sus hijos y por tanto soy consciente que la mayor parte de veces que hemos alzado la voz y dicho algo fuera de lugar ha sido por frustración y desesperación. ¿Pero … hemos pensado qué efectos puede tener ese grito y esa palabra sobre la mente tan frágil aún de nuestros pequeños? ¡Con cuánto cuidado debemos ir con lo que les decimos!

Ya en otro articulo “Gritos y bofetones, razones para evitar su uso” publicado en este mismo blog hice referencia a este modo de impartir disciplina y todos los efectos adversos que produce en nuestros pequeños.

Esta vez hago referencia, concretamente a los gritos que empelamos de un modo reiterado contra cualquier cosa que nuestros hijos hayan hecho mal. Muchas veces los padres gritamos y gritamos, esperando que nuestros gritos produzcan algún efecto sobre el comportamiento de nuestros pequeños … y sí, puede que nos funcione temporalmente pero nada más. Los gritos no enseñan la conducta contraria o la conducta correcta, los gritos asustan, humillan, aplacan pero no educan.

Los gritos continuados y las palabras humillantes y despectivas, las constantes recriminaciones a nuestros hijos pueden provocar graves consecuencias en ellos, como por ejemplo:

 

  • pérdida de autoestima, ya que se creen que son malos por haber hecho algo mal.
  • Al vivir en un ambiente con crispación y recriminaciones constantes el niño aprenderá a pelearse por todo.
  • Avergonzar al niño continuamente, estamos empujando al niño a aprender a ser tímido.
  • Las críticas generan inseguridad y miedo.
  • El estrés que se respira en este tipo de situaciones provocan que el niño esté irritable.
  • Las persistentes recriminaciones suscitan culpabilidad.

 

 

Frases como “¡Es que eres tonto!” o cosas peores que en momentos de ira y profunda frustración he llegado a escuchar de boca de algunos padres, como “¡Ya no te soporto más, es que no te aguanto ni un minuto más, ojalá no hubieras nacido!“, “¡Nunca haces nada bien, eres un torpe, no entiendo de dónde has salido, no pareces hijo mío…!” 

Son palabras hirientes, que lastiman y mucho a nuestros hijos. Son frases que generan en nuestro pequeños una imagen mental negativa de sí mismos, su autoestima se ve afectada de tal modo que si esto se produce de manera reiterada en el tiempo este niño puede mostrar dificultades importantes tanto a nivel personal como interpersonal, por ejemplo podemos ver que el niño:

  • vuelve a mojar la cama,
  • puede volver a chuparse el dedo, como un modo de encauzar las emociones que siente ante el conflicto. Chuparse el dedo es una de las maneras más comunes de expresar ansiedad, nerviosismo, inseguridad o sentimientos de culpa, …
  • está irritable, nervioso, triste,
  • puede empezar a sacar malas notas en el colegio,
  • sus conductas pueden volverse aún más disruptivas,


Los gritos y los cachetes son la primera experiencia que tienen los niños con la violencia, y los niños aprenden a comportarse violentamente a través del ejemplo de sus padres o adultos cercanos. Difícilmente podremos decirle a un niño “no pegues” o “no grites” cuando se les está pegando o gritando.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

13 Comentarios
  1. Anonymous dice

    tengo una niña de 9 años, desde pequeña yo he estado mas cerca de ella que la madre, hace tres años ella nos abandono y desde entonces estoy tratando de ser madre y padre al mismo tiempo, últimamente mi hija a adoptado una postura de grosera, no obedece, ha bajado sus calificaciones….pero todo esto es por lapsos, yo no le pego trato de hablar siempre y la castigo con sus cosas que ella usa diariamente, computadora televisión, etc…..que crees que este pasando Sara Tarrés Corominas…..agradesco tu opinión al respecto…. p.d. es una buena niña, no dice grocerias.

  2. Anonymous dice

    Tengo un niño de 5 años y de por si con serios retrasos de lenguaje se le ha tratado de ayudar para que el vaya aprendiendo pero a veces me siento frustada porque no veo de parte de el que ponga interes y eso me ocasiona conflictos a veces le grito y al final siento una terrible culpa lo unico que quiero es que el me pueda entender ni siquiera puedo hablar con el porque parece que no me entiende le enseño los numeros las letras y no hay modo de que el pueda captar o diferenciar las letras tambien me preocupa que a su edad no juega con los niños solo balbucea y no puedo hablar con el me frusta todo eso ayuda necesito ayuda

  3. Anonymous dice

    buenos dias Sara, hoy t he descubierto, y es que como me he visto tan idenftificada en tus palabras, puffff, pues muy mal , y mira que mis peques, sobre todo dice que “Me quiere mucho, pero que soy muy gritona” , y cuando me dice eso, se me encoje todo,,, pufff muy mal. Tengo 2 hermosos hijos de 3 (niña) y 5 años(niño), y son hermosos por dentro y por fuera, pero es que cuando me crispan porque me desobedecen a las 5ª o 6ª vez que los llamo como para por ejemplo decirles que vengan que los tengo que bañar o que vengan a merendar, es cuando estallo … y sinceramente, cuando he terminado de chillar.. me siento fatal fatal, es que no me gusto, y sus caras¡¡¡¡ de un susto impresionante, muy mal, muy mal… y los pobres pidiendome perdón…
    Debo de, antes de estallar, respirar profundo y no debo hacerlo porque sus caras reflejan miedo y mira que me adoran como yo a ellos.
    Gracias por estar ahi
    saludos
    lola

  4. anonimo dice

    Hola, soy mama de un hermoso niño de 4 años… mi problema es la hora de la comida… he leido tus articulos y no se si me podrias ayudar con alguna recomendación… mi hijo como dices en algunos de tus artículos es como que si se aburriera a la hora de la comida y no come se distrae facilmente… y por ejemplo las mañanas tenemos un tiempo limitado para su desayuno, y ahi es cuando suelo perder la paciencia… no se sinceramente como negociar con él para que termine su desayuno a tiempo evitando gritos y malos ratos. Por el momento respiraré una vez más y evitaré esas cosas que nos hacen daño. Gracias por tus artículos… es bueno saber que no soy la única que tiene que lidiar con estos problemas.

    1. Sara Tarrés Corominas dice

      Anónimo,
      sí ciertamente la hora de las comidas puede convertirse en una lucha diaria y en esa lucha podemos perder muchas cosas, entre ellas la paciencia y como consecuencia alzamos la voz más de lo debido. Bien, se trata de cambiar la dinámica, es decir, dar siempre un tiempo máximo para comer (como ya tienes) evitando cualquier distracción (tele fuera, no hay dibujos, no hay consolas, no hay móviles, ni nada de nada) solo el plato de comida y las personas que comen con tu hijo, nada más. Que no termina el plato, no pasa nada, se le retira sin gritar. Con el desayuno lo mismo, sin gritar, piensa que hay niños que se despiertan sin apetito y que les cuesta comer algo a primer hora.

      Saludos

  5. Anonymous dice

    Siempre es buena la información de un experto gracias por compartir tus conocimientos a la sociedad.

    1. Sara Tarrés Corominas dice

      Gracias por tus palabras,
      tal y como respondía en el anterior comentario, lo que intento desde este blog-magazine que es Mamá Psicóloga Infantil, hablando sobre agresividad y violencia (aunque solo sea verbal) es concienciar del posible daño que causamos a nuestros hijos con los gritos continuados, con palabras que decimos sin pensar pero que minan la autoestima de estos seres indensos, y lo mucho que aprenden de nosotros, del modo que tenemos de enfrentarnos a las situaciones y a resolverlas. Es decir, no puedo pedir a mi hijo que no sea agresivo si yo lo soy con él, no puedo pedir que no insulte o diga tacos si yo soy su mejor ejemplo y los digo constantemente.

      Entre todos somos podemos hacer mucho para que nuestra sociedad sea algo mejor día a día, nuestros hijos son el futuro.

      Saludos

  6. Anonymous dice

    Sara Tarrés Corominas, GRACIAS, muchas gracias por despertar sentimientos. Los niños no pueden defenderse solos. Los que los maltratan no los despertarán, simplemente porque no los tienen, pero la sociedad sí puede reaccionar, ante palabras sabias de personas expertas como Vd.

    1. Sara Tarrés Corominas dice

      Anónimo,
      gracias por tus palabras. estoy de acuerdo contigo que los niños no saben ni pueden defenderse ante el abuso de autoridad. Desde este espacio, mi blog, intento dar a conocer, compartir y difundir de qué modo influyen las palabras, los gritos y los azotes sobre la autoestima y el autoconcepto de nuestros pequeños. Es importante que entre todos nos hagamos eco de lo muy importante que es para el correcto desarrollo de la personalidad de nuestros pequeños vivir bajo un clima de calidez y amor, sin olvidar que son necesarios también los límites y normas pero establecidos en un estilo educativo democrático.

      Saludos,

  7. Anonymous dice

    gracias por tu concejo es lo que te puedo expresar pero yo tengo un problema soy demasiado gritona no se si esto a largo plazo pueda afectarle a mi niña se que esta mal mi esposo es todo lo contrario, no quiero decir que soy agresiva porque no es así mi niña tiene una buena autoestima y me tiene confianza platica y juega conmigo solo que yo como persona quisiera saber como controlar esta forma tan fea de gritar ayuda por favor

    1. Sara Tarrés Corominas dice

      Anónimo,
      son muchas las personas, las mamás que gritan a sus hijos de vez en cuando, básicamente porque al final estamos tan cansadas que lo único que hacemos es descargar nuestra frustración con los gritos dirigidos a nuestros pequeños. Escribir sobre tu comportamiento en este espacio es señal de que no te sientes bien con lo que haces y que sabes perfectamente que puedes hacerlo de otro modo, seguro, tu puedes. El autocontrol lo debes gestionar tu misma, reflexiona, y justo en el momento en el que te domine esa emoción negativa que te empuja a gritar intenta controlar el impulso, piensa que es una niña pequeña y que no puede ni sabe defenderse de esa agresión verbal. Los gritos no les ayudan a entender mejor las cosas, no proporcionan la información adecuada sobre qué es lo que deben hacer o sobre lo que esperamos de ellos. Piénsalo, a nadie nos gusta que nos griten. Ante cualquier señal de pérdida de control intenta hacer una pausa obligada: sal del lugar donde estés y quédate ahí durante un par de minutos, probablemente volverás más relajada y sin tantas ganas de gritar. Pero ante todo, estoy convencida de que eres una buena madre y que puedes hacerlo.

      Gracias por comentar en este espacio, espero verte pronto de nuevo comentando éste u otros artículos, recibe un cordial saludo

  8. Anonymous dice

    Es curioso algo en esta página… soy educador infantil y suelo leerla reiteradamente….

    Me encuentro a diario noticias y más noticias que habla de mamá, mamá, mamá…… dejando al padre totalmente DE LADO. Por otro lado, seguimos con la idea retrógrada de que el apego es solamente de la madre…. cuando el apego es un proceso que se da por el acercamiento temprano SOBRETODO de las personas que comaprten la vida con el niño. QUé quiero decir? que si un padre ha estado igual de implicado desde el nacimiento que la madre, tendrá el MISMO apego su hijo hacia él.

    Esta noticia es la que ya me ha puesto de mala leche, matizando todo l oanterior… por fin! vemos una foto de un PADRE… pero qué foto??? maltratando psicológicamente a un niño…

    Muchísimas gracias, señora psicóloga por la imagen que les da a los hombres. Esto es totalmente IDEOLOGÍA DE GÉNERO. Algo contra lo que se debe luchar no alimentar.

    CUSTODIA COMPARTIDA YA!

    1. Sara Tarrés Corominas dice

      Anónimo,
      no voy a empezar un debate ideológico contigo porqué para nada hay detrás de mis líneas lo que tu has interpretado. Esta es tu opinión y solo tú sabrás porqué estás tan sensible y susceptible ante esto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel