Problemas de conducta infantil que puede desarrollar un niño de 3 a 8 años

Hoy hablamos sobre los problemas de conducta infantil que pueden darse en entre los 3 y 8 años. Hablamos de límites y normas, de señales de alerta, de impulsividad, de mala conducta dentro y fuera de casa, de lo que es normal y de lo que no, en definitiva, de algunos problemas de conducta infantil y cómo detectarlos.

problemas de conducta infantil

Hacer entender a los niños no es una tarea fácil, particularmente en los primeros años de sus vidas, de manera que una de las primeras cosas que hay que hacer como padres es imponer límites.

¿Y qué hacen los peques a esa edad? “Tensar la cuerda” para ver hasta donde les puede llegar su libertad y esto les sirve para aprender sobre sí mismos y el mundo que les rodea.

Éstas son señales de advertencia de un problema de conducta grave

Sin embargo, el problema es grave cuando persisten los problemas de conducta a pesar de poner límites. ¿Cómo saber si el mal comportamiento de tu hijo cae en la zona de los problemas de conducta? Esto es algo que vamos a destacar a continuación.

Primeramente, debes tener en cuenta que lo que es normal para un niño de 3 años, no lo es para el de 8, y mucho menos para un adolescente, de modo que aquí vamos a destacar algunas generalidades de lo que significa la conducta normal y anormal, así como algunos signos que pueden ser un indicativo de que existen problemas de conducta infantil.

Poco control de los arrebatos emocionales

Es una tarea imposible lograr que los peques no formen berrinches, en la casa o en la calle, y aunque esta actitud es normal, los niños mayores de 8 años deberían ser capaces de poder manejar sus emociones de una forma socialmente aceptable.

Si tu hijo experimenta frustración, ira o decepción, de manera impropia para su edad, puede tratarse de un problema mayor que necesite la asistencia de un profesional en la materia.

Impulsividad

Controlar los impulsos no es fácil durante los primeros años de la vida, pero se espera que con el paso del tiempo, el niño gane más en madurez y control de su genio. Si un niño se vuelve muy agresivo al comenzar la escuela y no tiene respeto por sus maestros y los mayores, entonces necesitará de ayuda en casa y quizás también ayuda profesional, para mejorar su impulsividad.

Mala conducta a pesar de la disciplina en casa

Que un niño repita ciertos errores de vez en cuando no es un problema, pero si como padre insistes con la misma disciplina, fijas reglas, y adviertes de las consecuencias, y aún así, el niño no efectúa los cambios esperados, hay un rebelde en casa.

Mala conducta en la escuela

¿Tu hijo ha sido expulsado de clase repetidas veces?, ¿tiene problemas para socializar y entra en peleas con otros compañeros?, ¿tiene dificultad para la concentración en las tareas de la escuela? 

Éstos son signos de que algo va mal y él necesita tu ayuda.

Pobre interacción social

Los niños van formando amistades desde muy temprana edad, por ser una parte inherente de nuestras capacidades humanas, pero algunos niños desarrollan patrones.

Autolesiones o hablar sobre suicidio

Cualquier niño que se golpee a propósito ciertas partes del cuerpo como la cabeza, se queme o se corte, tiene que ser evaluado por un profesional de la psicologa infantil.

¿Qué es normal entre los niños de 3 a 8 años?

A medida que van creciendo los niños, es normal que empiecen a explorar el mundo exterior y desarrollen un mayor sentido de autonomía. También se espera que tengan alguna mala reacción y formen un berrinche.

Como dijimos con anterioridad, un berrinche ocasional no debería de ser un problema inquietante, sin embargo, se espera que con el paso del tiempo puedan controlar sus emociones y que esos episodios de descontrol emocional sean menos intensos y duren menos.

Los niños en edades tempranas de 4 y 8 años, pueden ser agresivos en su trato, pero aprender en la paz del hogar es algo que les puede ayudar.

Para sus arrebatos emocionales hay varias técnicas que pueden funcionar dependiendo de la edad, como sacarlos de su zona de acción, quitarles las cosas que le gusten y explicar las consecuencias de sus malas formas. Dichas técnicas ayudan a establecer una estrategia de disciplina en el niño, no importando la edad.

No olvides compartir este post en tus redes sociales para que pueda llegar a más padres y madres interesados en ayudar a sus hijos a superar los problemas de conducta infantil que pueden estar viviendo. Antes de irte, te recomiendo seguir leyendo sobre:

Leave a Reply