Para padres y madres que buscan respuestas.

Para educar no existen ni fórmulas ni varitas mágicas.

0 57

little-girl-626114_1280

[bctt tweet=”Para educar no existen ni fórmulas ni varitas mágicas. Lo que necesitamos es tiempo y mucha paciencia.”]

Desengañémonos ya de una vez, porque esas fórmulas, pociones o varitas mágicas que pedimos para que nuestros hijos se porten mejor o que nosotras dejemos de gritar no existen. No. Por más que las busquemos, pidamos o roguemos al cielo la fórmula mágica no existe, solo existe la perseverancia, el esfuerzo, la paciencia y el tesón que se requiere para educar.

No, para educar no existen ni fórmulas ni varitas mágicas que nos permitan serenarnos en un momento de enfado. No. Para dejar de gritar a nuestros hijos no hay una pócima, fórmula o pasos exactos a seguir. No, solo el trabajo personal de concienciación y de autocontrol, de gestión de nuestras emociones. Y par ello debemos invertir esfuerzo, no basta con leer cómo hacerlo, hay que ponerlo en práctica.

Y de verdad, para aquellos que llegáis aquí pensando que encontraréis un artículo con los secretos para que vuestros hijos se porten mejor o cómo dejar de alzarles la voz, debo adveriros que no lo encontraréis. Me refiero que no basta con leer sobre crianza, desarrollo y psicología infantil, que está muy bien y por eso empecé a divulgar este tipo de contenidos en el blog, para conseguir lo que pretendemos debemos esforzarnos día a día. Manejar nuestro estrés, sentarnos con nuestros hijos y conocerles un poco mejor, entender por qué están teniendo una rabieta o porqué nos dicen “ya no te quiero mamá“, … pero sobre todo lo que necesitamos es tiempo para dedicarles, ya sea de más o menos calidad.

 

Yo no puedo ofreceros la combinación de pasos o las claves secretas para que mamá no viva inmersa en el caos del día a día o cómo manejar todas las situaciones a las que nos tenemos que enfrentar como madres o padres. No, yo lo que puedo ofreceros son sugerencias para el cambio, la inspiración para mejorar el entendimiento con nuestros hijos. Yo puedo ampliar vuestro conocimiento de cómo piensan los niños a tal o cuál edad, poner en vuestras manos la oportunidad de entenderles mejor. Pero yo no puedo realizar vuestro cambio ni daros la receta, fórmula o varita mágica para que dejéis de gritar o para que vuestros hijos se porten mejor. Yo puedo mostrarte, por ejemplo, 10 motivos por los que los niños se portan mal y darte algunas sugerencias para intentar mejorar esa situación, pero nada más. Yo no puedo ofrecerte una pastilla de paciencia, porque ya sabemos que eso no existe. Así que solo te pido que no pretendas que te de las fórmulas ni las varitas mágicas para educar a tus hijos porque no existen, creo que en realidad todos ya lo sabíamos, ¿verdad?.

 

http://pixabay.com/

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel