Para padres y madres que buscan respuestas.

Exprimiendo naranjas, exprimiendo aprendizajes.

0 189

Seguro que muchas mamis y papis preparáis un buen zumo de naranja para vuestros hijos a la hora del desayuno o la merienda. Yo misma soy una de ellas, pero ahora dejo que sean mis peques quienes se lo preparen, claro bajo mi supervisión. Ellos tienen poco más de 5 años el mayor y algo menos de 3 el peque. Como siempre, la cocina es un lugar magnífico para aprender o enseñar, siempre hay tanto y tanto donde encontrar la inspiración. En esta ocasión un vitamínico zumo de naranja es la excusa perfecta para aprender.

naranjas cortadas

Exprimiendo naranjas con los niños podemos hacer fluir un montón de aprendizajes en nuestros pequeños, que van desde la destreza manual a conceptos matemáticos. ¿Qué se te ocurre a ti que pueden aprender unos niños tan pequeños haciendo una actividad como esta? ¿Piensas que todavía no están preparados? ¿Te da miedo el caos y la suciedad que pueden dejar? Te aseguro que permitirles que expriman ellos mismos las naranjas para hacer su propio zumo les aportará muchos más beneficios a ellos que perjuicios a tu cocina.

2014-04-09 11.50.57 2014-04-09 11.51.01

No hay nada que les guste más a los niños que experimentar, y este es un buen ejercicio para permitírselo. A través de la experimentación los niños desarrollan la creatividad e imaginación, esta actividad es de gran ayuda para fomentar su estimulación despertando su innata curiosidad por las cosas.

Algunos de los conceptos que aprenden:

  • Solido/liquido
  • Entero/ mitad
  • Sumar/ restar

La realización de esta tarea:

  • Desarrolla la psicomotricidad de manos y dedos.
  • Fomenta la atención y la concentración.
  • Desarrolla el lenguaje oral y proporciona nuevo vocabulari.o
  • Permite que las relaciones familiares fluyan, los niños aprenden en un entorno lúdico sintiéndose capaces de desarrollar una tarea que normalmente queda relegada a los adultos.
  • Promueve el aprendizaje y los involucra en las tareas domésticas.
  • Aumenta su sentido de la responsabilidad.
  • Incrementa la autoestima y el sentido de ser útil, válido y capaz por lo que permite desarrollar su independencia y su autonomía.

No te parece que merece la pena intentarlo. Desde la metodología pedagógica Montessori se propone esta actividad dentro del grupo de los ejercicios de vida práctica para mejorar la motricidad. Como veis podemos aprovecharla para enseñar otras muchas cosas.

Esta metodología, que se aplica en muchas escuelas infantiles, propone que los niños emulen las actividades que los padres realizan en casa, tales como lavarse las manos, cepillarse los dientes, peinarse, doblar la ropa, ponerse el abrigo, abrocharse los botones, ponerse los zapatos, aprender a verter agua, poner la mesa, usar pinzas, abrir y cerrar objetos, cortar con tijeras, etc.. (Vida práctica)

Al realizar estas actividades se enfatiza la importancia de que el niño desarrolle su concentración, al estar totalmente atento por la actividad que le ocupa. Todo un reto y un amplio abanico de aprendizajes en una acción tan cotidiana como la de preparar un zumo de naranja.

“Si se hacen cosas reales, también son reales sus consecuencias” (Loris Malaguzzi,“La Educación Infantil en Reggio Emilia”pag.60), es decir, las ideas surgen a partir de los acontecimientos y experiencias reales, dando lugar a respuestas y conclusiones reales.

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel