Desgranar guisantes. Un ejercicio de destreza manual y algo más.

desgranar guisantes

Desgranar guisantes es una actividad cotidiana con la que estimular el desarrollo de la psicomotricidad fina de nuestros pequeños. Y tu te preguntarás: ¿Qué puede aprender tu hijo mientras te ayuda a desgranar unos guisantes en la cocina? Muchas cosas, muchas más de las que crees que le estás enseñando y aún le puedes enseñar muchas más.

Desgranar guisantes para fomentar la destreza manual

Si nos fijamos bien, el día a día nos ofrece una gran cantidad de ocasiones para estimular a nuestros pequeños, solo es necesario abrir bien los ojos y sacar partido de lo que tenemos a mano para aprovechar la oportunidad.

En esta ocasión veréis cómo algo tan común como puede ser desgranar unos guisantes puede convertirse un excelente ejercicio para reforzar la psicomotricidad fina, una fantástica actividad que podemos aprovechar como ejercicio de preescritura. Esta tarea fortalece los músculos de los dedos preparándoles para que puedan ejercer la fuerza necesaria para coger un lápiz y escribir adecuadamente. Pero esta acción no solo favorece la psicomotricidad fina, tal y como podréis comprobar, realizando este ejercicio estaremos estimulando otras áreas como la atención y la concentración, a la vez que pasamos un agradable momento juntos.

Materiales:

  • Guisantes frescos en su vaina.
  • Bandejas o contenedores.

¿En qué consiste?

Se trata de desgranar los guisantes: sacarlos de sus vainas y separar el guisante de la vaina que vamos a desechar.

Objetivos de la actividad:

  • Mejorar la psicomotricidad fina de manos y dedos.
  • Aumentar el tono muscular de las manos y dedos.
  • Ordenar y clasificar
  • Favorecer la atención y concentración.
  • Estimular el lenguaje oral.
  • Aumentar el vocabulario.
  • Ayudar con las tareas de casa.
  • Aprender los conceptos:
    • dentro/fuera,
    • lleno/ vacío,
    • grande/pequeño,
    • pocos/ muchos.
  • Aprender a contar y sumar, ejercicio con niños más mayores. Contamos los guisantes que hay dentro de cada vaina o sumamos los de un lado y los del otro.
  • Diferenciar espacios: contenedor de habas con vaina (bolsa), contenedor de habas desgranadas (recipiente plástico) y contenedor de vainas vacías (otra bolsa).
  • Diferenciar lo que es comestible de lo que no lo es.
  • Experimentar con texturas.
  • Estimular los sentidos del tacto y olfato.

En esta foto podéis ver cómo desgrana guisantes uno de mis hijos, el mayor de 5 años. Lo hace perfectamente, realizando la pinza con su dedo índice y pulgar. A esta edad todos los niños deben realizar esta acción sin problemas.

Desgranar guisantes

Aunque no se percibe bien del todo, mi segundo hijo de 34 meses realiza la misma acción, con los mismos dedos, realizando la pinza para sacar uno a uno los guisantes que contiene la vaina.


Si este post te ha parecido interesante te invito a compartirlo en tus redes sociales para que pueda llegar a más papás y mamás interesados en temas como éste. Pero antes de irte permíteme recomendarte otros artículos que he escrito en la sección Desarrollo Cognitivo.

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más