Adivina qué animal soy. Un juego de estimulación cognitiva para niños de 3 a 6 años.

Adivina qué animal soy es un juego que favorece la estimulación cognitiva de nuestros pequeños, a demás de ser un juego muy divertido es todo un reto para ellos. Seguro que en más de una ocasión has jugado con tus hijos a este juego sin tan siquiera advertir que podías estar estimulándole tanto. Anímate y vuelve a jugar un rato hoy con ellos y fíjate bien.

Adivina qué animal soy

Cómo se juega a Adivina qué animal soy.

Se trata de realizar una serie de gestos con las manos, la cara o con todo el cuerpo imitando los movimientos más significativos del animal que queremos que nuestro hijo adivine: un gato, un pez o un elefante. En este juego evitaremos emitir, en un primer instante, ningún sonido o onomatopeya ya que lo que queremos es que se fije bien en nuestros movimientos y expresiones faciales. Las onomatopeyas las dejaremos para el final, cuando haya adivinado de qué se trata.

Adivina qué animal soy, en definitiva, no es más que un juego de adivinanzas gestuales que, como cualquier otro tipo de acertijo, son un tipo de pasatiempo con el objetivo inicial de entretener y divertir a nuestros hijos.

Qué habilidades y capacidades favorecemos jugando a Adivina qué animal soy.

  • el desarrollo del lenguaje tanto expresivo como comprensivo,
  • la adquisición y ampliación del vocabulario,
  • el desarrollo del pensamiento,
  • la atención y la concentración,
  • la observación,
  • la imitación,
  • la memoria.

Sin duda se trata de un juego muy sencillo pero con grandes oportunidades para la estimulación cognitiva de nuestros hijos. Te propongo que inviertas parte de tu tiempo en realizar unas cuantas sesiones de este juego de Adivina quién soy con tus hijos. Primero empieza con animales sencillos y conocidos y luego ve aumentando su dificultad.

Variantes de Adivina qué animal soy.

Con niños más mayores puedes pedirles que escriban el nombre del animal y que dibujen el que más le gusta, el que más miedo le provoque, el que le gustaría tener, … una vez haya adivinado de qué animal se trataba. Puedes realizar tantas variantes como tu imaginación sea capaz de planear. Yo por ejemplo utilizo, a veces, como complemento los magnetics animals de Andreu Toys con mi hijo más pequeño. Coloco 5 animales e imito uno de ellos, se trata de que despegue el animal que estoy representando, me diga su nombre y luego realice el sonido que emite. Para ampliar un poco más el juego pregunto dónde vive, qué come, si vuela, nada o salta.

Como ves, un simple juego puede ofrecer grandes oportunidades de aprendizaje tanto a pequeños como a mayores. Te invito a que esta tarde lo pongas en práctica y me cuentes cómo os ha ido.

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo en tus redes sociales para que otras personas puedan beneficiarse de lo que aquí te he contado. Tu ayuda es importante para que siga escribiendo artículos como este.

 

Foto http://www.shutterstock.com/

Autor entrada: Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.

Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer