Poner límites a los niños no les traumatiza.

4

Somos muchos los padres que aún pensamos y creemos que poner límites a los niños es necesario para una buena educación, que tener y establecer unos límites claros en la familia y fuera de ella no les traumatiza ni les desequilibra. Es más, somos muchos los que creemos que los límites les ayudan a encontrar el equilibrio emocional que precisan para crecer. Sí, yo soy de la opinión y creo firmemente que los niños necesitan límites y normas en sus vidas y que a la larga no les genera ningún trauma si no todo lo contrario.

desorden y niños.

 

Mª Luisa Ferrerós en su libro «Castigado ¿es necesario?«, del que os he hablado recientemente, hace una reflexión muy acertada que yo comparto al 100% y dice algo similar a lo que yo expongo en la siguiente frase.

 

De igual modo que no dejamos que nuestros hijos de 7 años cojan las llaves de nuestro coche y se vayan a dar una vuelta porque no tienen las habilidades ni la madurez suficiente para hacerlo, tampoco deberíamos permitir que sean ellos quienes manejen nuestras vidas y que hagan todo cuanto quieran y deseen por la misma razón: no tienen la capacidad de razonamiento suficiente para saber qué, cómo ni por qué de muchas cosas. Esto nos atañe a lo padres, enseñar día a día qué, cómo y cuando además de por qué sí o por qué no.

 

Los niños pequeños no deberían decidir qué hacemos, cómo lo hacemos o dónde vamos.  Sí, cierto, sí debemos tenerlos en cuenta. Sí, podemos negociar algunas cosas pero quien tiene la última palabra siempre debe ser papá o mamá. Y decir no, poner límites, establecer normas, no generarán un trauma en nuestros hijos, todo lo contrario.  Los padres y madres lo deberíamos tener más claro, y digo esto porque creo que en algunos casos hemos perdido el sentido común y  a veces parece que tengamos que ser nosotros,  los padres, quienes debamos pedir permiso a nuestros hijos para hacer determinadas cosas o ir a determinados lugares. Llegados a este punto, vamos a hacer un alto en el camino y poner algo más de juicio al asunto.

 

Querer a nuestros hijos no significa dárselo todo, hacer todo cuanto nos piden y además de forma inmediata. No, no debemos confundirnos, nuestros hijos necesitan de unos padres que les guíen, que les eduquen, que les muestren la diferencia de lo bueno y de lo malo, que les digan no y que les enseñen el valor de las cosas, que aprendan el significado del esfuerzo y que en la vida no hay nada fácil. Poner límites no genera traumas ni graves problemas, el exceso de permisividad, el autoritarismo y la sobreprotección, sí. 

 

Debemos poner límites claros y adecuados al nivel de edad de nuestros hijos, darles la oportunidad de aprender a convivir con las normas, a colaborar, a compartir, a esperar, a aceptar un no por respuesta, … esto es lo que nos toca como padres y lo que esperan nuestros hijos de nosotros. Padres que les eduquen.

 

Y es que ahora todos somos muy modernos y les preguntamos a nuestros hijos sobre cualquier cosa, sobre cómo quieren vestirse, qué quieren para desayunar, comer o cenar, cómo les gusta tal o cuál cosa, dónde quieren ir de vacaciones, qué quieren ver en la tele, … todo. Y les confundimos. Porque en la mayoría de casos no saben, si por ellos fuera algunos irían con pijama al cole o estarían dando botes en el sofá todo el tiempo. Perdón, sí, son niños pero hay que educarles, y los niños necesitan referentes, normas y límites que les hagan sentir seguros. Hay que escucharles, negociar y pactar, pero siempre manteniendo el sentido común.

 

 

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más