Las fórmulas más eficaces para gestionar conflictos y discusiones con tus hijos

Tabla de contenidos

El ajetreo diario, las diferencias de opinión, la necesidad de llamar la atención o, simplemente, el hecho de no tener un  buen día son solo algunos ejemplos de cuando nuestras emociones no nos permiten realizar una buena gestión de los conflictos con nuestros hijos. Al fin y al cabo, tanto ellos como nosotros debemos conocer y reconocer nuestras emociones para poder servirnos de ellas y adaptarnos a la hora de resolver las temidas discusiones. 

Y es que, ¿quién no ha llegado a discutir con sus hijos hasta por el color de la ropa? Lo cierto es que, a pesar de que en muchas ocasiones no contamos con más recursos que gritar o castigar, la verdad es que existen otras muchas fórmulas más amigables y, sobre todo, más efectivas, que nos pueden ayudar a resolver conflictos con más eficacia y menos drama. 

Está claro que encontrar el equilibrio entre la amabilidad, la firmeza y la disciplina con nuestros hijos puede ser un camino complejo, sin embargo, no es imposible. De hecho, según este psicologo infantil en Jaén, niños y adultos pueden llegar a entenderse más, mejor y de manera más sencilla con solo aplicar algunos trucos y recomendaciones de lo más básicos. 

Por eso, en este artículo queremos ahondar en cuáles son esas fórmulas y herramientas que nos permitirán resolver cualquier tipo de conflicto con nuestros hijos sin necesidad de aplicar técnicas extremadamente autoritarias, ni tampoco excesivamente permisivas. 

(c) Can Stock Photo / JackF

Conocer y reconocer las emociones

El primer paso para tener éxito a la hora de gestionar un conflicto o una discusión con alguno de nuestros hijos es ser conocedores, tanto de nuestras propias emociones, como de las del niño. Para esto, nosotros mismos debemos trabajar el autoconocimiento, el reconocimiento de los sentimientos y también debemos saber transmitirle la importancia de este tema a nuestros hijos. Así, cuando ellos o nosotros se encuentren tristes, frustrados o enfadados, sabrán ponerle nombre y reconocerán ciertas prácticas asociadas a esas emociones. Este es un punto de partida en el que lo más importante es trabajar en comprendernos a nosotros mismos y a los demás, tanto adultos como niños. 

Establecer límites respetuosos

La siguiente fórmula para unas discusiones más respetuosas sería el establecer, desde pequeños, límites de respeto para los actos de todos. Este es un compromiso que ha de ser bidireccional, tanto para los padres como para los hijos. El ambiente de respeto por las emociones ajenas o los límites que no se deben traspasar bajo ninguna circunstancia, como pueden ser los gritos o el uso de palabrotas, funcionan como un compromiso entre las partes que debe servir para crear ambientes en los que la argumentación y la negociación sean la base de todas las conversaciones. 

Ejercitar la escucha activa

Cuando discutimos con nuestros hijos, en muchas ocasiones, tanto ellos como nosotros, nos olvidamos de escuchar activamente a la otra parte. Esto da lugar a muchísimos conflictos, genera situaciones incómodas y tensas y, en definitiva, no nos deja resolver las discusiones de una manera óptima para todos. En este sentido, practicar la escucha activa resulta un tema crucial, en el que se da más importancia a la empatía y con la que seguramente podamos llegar a mejores acuerdos sin tantos dramatismos. 

Practicar la comunicación positiva 

Muy relacionado con ejercitar la escucha activa está también el hecho de practicar la comunicación positiva, en la que prima el respeto, los argumentos y la negociación amable. En este caso, la comunicación positiva implica ciertas normas como no interrumpir a los demás, hablar con un tono de voz tranquilo, responder siempre a lo planteado por los demás o no comenzar con nuevos temas hasta haber zanjado los anteriores. Esta es una forma muy eficaz de gestionar los conflictos, en la que siempre primará la resolución positiva frente a una discusión negativa. 

Saber negociar y llegara a acuerdos

En consonancia con todas las fórmulas anteriores llegamos al que es, probablemente, el punto más importante para gestionar eficazmente un conflicto: saber negociar. Saber negociar es imprescindible para poder llegar a acuerdos que beneficien a todas las partes, por ello, resulta esencial aprender a ceder y practicar la teoría del win-win. Bajo esta premisa, se busca que todas las partes saquen algo positivo del conflicto, llegando a acuerdos y dando su brazo a torcer en diversas facciones en pro de un beneficio para ambos. Sin duda, una manera eficiente de enfocar cualquier discusión con nuestros hijos. 

Ser firmes con las decisiones tomadas

Finalmente, para terminar, la última fórmula eficaz para gestionar y resolver conflictos con nuestros hijos es ser firmes con las decisiones que hemos tomado y mantenernos en esa línea a pesar de las circunstancias. En este sentido, parece fácil mantener un acuerdo una vez hemos llegado a él, sin embargo, esto no siempre es así. Por eso, cuando hayamos llegado a un acuerdo o tomado una decisión consensuada, lo mejor que podemos hacer es aplicarla hasta el final, sin variarla por detalles que vayan surgiendo. 

Trending Posts

sobre mi

Soy madre de dos adolescentes y psicóloga infantil colegiada (nº 15709), directora del blog Mamá Psicóloga Infantil desde 2012. En él, comparto consejos prácticos y científicos sobre crianza y desarrollo emocional. Autora de libros enfocados en la dinámica familiar y colaboradora regular en Ràdio Estel, dedico mi tiempo libre al senderismo y fitness, buscando equilibrio personal y bienestar emocional.

Sígueme

No te lo pierdas

Lo más leído

  • All Post
  • Desarrollo y Crecimiento
  • Educación emocional
  • Educación y Desarrollo Infantil
  • Miedos Infantiles
  • Psicología
  • Psicología Infantil
  • Recursos e ideas
  • Recursos Educativos
  • Sin categoría
    •   Back
    • Guía de regalos
    • Actividades para niños
    • Actividades Familiares
    • Regalos para bebés
    • Regalos para niños
    • Regalos para maestros
    • Regalos para madres
    •   Back
    • Niñez temprana 3-6 años
    • Niñez 7-9 años
    • Infancia 0-2 años
    • Adolescencia 13-18 años
    • Pubertad 9-12 años
    •   Back
    • Etapas del Desarrollo Infantil
    • Desarrollo emocional y social
    • Desafíos comunes en la crianza y educación
    • Retos Escolares y académicos
    • Niñez temprana 3-6 años
    • Niñez 7-9 años
    • Infancia 0-2 años
    • Adolescencia 13-18 años
    • Pubertad 9-12 años
    • Desarrollo emocional
    • Inteligencia Emocional
    •   Back
    • Desarrollo emocional
    • Inteligencia Emocional
    •   Back
    • Habilidades Sociales
    • Miedos y temores infantiles
    • Dificultades de aprendizaje
    •   Back
    • Juegos y material educativo
    • Libros y manuales
    • libros para padres
    • Libros interactivos
    • Libros infantiles
    • Libros juveniles
    • Libros juveniles
    • Libros para profesionales
    •   Back
    • libros para padres
    • Libros interactivos
    • Libros infantiles
    • Libros juveniles
    • Libros juveniles
    • Libros para profesionales
    •   Back
    • Psicología escolar
    •   Back
    • Regalos para bebés
    • Regalos para niños
    • Regalos para maestros
    • Regalos para madres

Newsletter

Subscribe For More!

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.
Hot

Categorias

Instagram

Edit Template
@Instagram
Lorem Ipsum is simply dumy text of the printing typesetting industry lorem ipsum.

© 2023 Created with Royal Elementor Addons

Descubre cómo transformar tu relación con tu hijo.

Adquiere tu copia de 'Mi hijo me cae mal' y empieza el cambio hoy

mi hijo me cae mal

«Mi hijo me cae mal» nos ofrece respuestas y consuelo desde la psicología a todas esas conductas ante las que no sabemos reaccionar, o ante las que reaccionamos mal, y nos invita a explorarnos a nosotros mismos para evaluar la relación que mantenemos con nuestros hijos en las diferentes etapas de su desarrollo.

David
David
Leer más
Es un libro que todos los padres deberíamos de leer, muy buenas aportaciones sobre la adolescencia.
Maria
Maria
Leer más
Estoy feliz porque AL FIN encontré un libro que desmitifica el rol de mamá y de papá con la perfección que nos ha enseñado la sociedad. Te enseña, desde cuestionamientos diarios, que es lo que te frustra de ser madre y de tu hij@. Es un libro muy bueno para los que atravesamos crisis como padres, también necesitamos entender nuestras propias emociones y de donde sale toda la frustración que a veces no invade cuando somos padres. Lo que no se puede decir, porque somos padres, aquí se expone cañará mente! Yo digo q Eulalia hay que seguir hablando de este tema, porque la maternidad NO SE DEBE SEGUIR IDEALIZANDO! No es imposible, pero tampoco es un camino de rosas, a veces y muchas, te pinchas y sangra! Y eso hay que decirlo y expresarlo! Me gusta me gusta y me gusta este libro! Recomendado
Maybe PC
Maybe PC
Leer más
Llevaré tu libro siempre en mi bolso. He apuntado,señalado, subrayado muchas líneas, párrafos, páginas enteras. Tan siquiera tenerlo cerca de mi hará que no pierda el control en las riñas , comunicación, manejo con mi hija. 🫂 Gracias a ti y a mí hermana por regalarme lo y ver la alta que me hacía.
Anterior
Siguiente