Niña jugando con bloques de construcción.Sin darnos cuenta, nuestro pequeño va creciendo y haciéndose cada vez más autónomo e independiente. Si tu hijo tiene entre 1 y 2 años te habrás ido dando cuenta de todo ello. Aunque ahora es todavía muy pequeño ya reclama su espacio y quiere hacer muchas cosas él solo, sin ayuda de nadie.

Es probable que hayas empezado a escuchar «Yo solo, tú no». Eso es lo que ocurre con mi pequeño, Pol, desde los 18-19 meses (quizás incluso desde un poco antes). Todo lo quiere hacer solo, igual que su hermano mayor, y con esas ansias de independencia y autonomía aparecen también algunas de sus rabietas y primeras frustraciones.


Cuando consiguen hacer algo por si solos se sienten muy satisfechos porque empiezan a ser autónomos y les encanta descubrir sus nuevas destrezas.

Es importante que les estimulemos y les dejemos hacer, estimularles les permitirá practicar estas habilidades recién adquiridas.

¡Míralo! Obsérvalo que contento se pone cuando por fin puede hacer algo el solito.


Lo más importante, los progresos más destacables en esta etapa se dan en el área motora y en el lenguaje. Nuestros pequeños muy pronto a adquirirán autonomía en sus desplazamientos, muchos lo pueden hacer mediante el gateo a partir de los 6 meses pero es alrededor del año cuansdo comienzan a dar sus primeros pasos.

Ahora, cuando ya saben caminar empieza la lucha por aprender a subir y bajar escalera, subir y bajar del sofá, subir y bajar de una silla, … y hasta que no lo consigan no van a aparar. 

A parte de sus habilidades motoras, ahora nuestros hijos empiezan a querer “hacer cosas de mayores”:

  • se muestran investigadores,
  • curiosos y activos a la hora de utilizar los cubiertos, vestirse o ir al baño.

Y es que a esta edad, de 1 a 2 años ya pueden:

  • Desplazarse y moverse con autonomía.
  • Quitarse algunas prendas de ropa básicas, como el abrigo y los calcetines.
  • Recoger los juguetes.
  • Tomar solo el biberón o comer con la cuchara aunque se ensucie.

No les cortemos las ganas ni la posibilidad de aprendizaje, dejemos que coman solos aunque se ensucien, que prueben a vestirse y a ir al baño. Todo esto les estimula y promueve su futura autonomía. 



Foto cortesía www.freedigitalphotos.net

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.