Mis hijos se pelean, ni policía ni juez

Cuando nuestros hijos se pelean, sea por la causa que sea y tengan la edad que tengan es algo que a ningún padre nos suele gustar. Siempre desearíamos que nuestros hijos se quisieran y se respetaran, pero hay ocasiones en las que esto no es posible y surgen inevitablemente las disputas y las peleas entre hermanos.Cuando esto sucede es importante que tengamos presente que nuestro papel no debería ser el de policía, investigando y buscando el culpable o quien empezó la pelea ni quien tiene la razón. En realidad cuanto menos hagamos mejor. Hacer de juez en las peleas de nuestros hijos es un juego en el tenemos mucho que perder.

hermanos abrazándose

Es verdad que intentamos ser justos, es cierto que en ocasiones somos testigos presenciales de alguna agresión o insulto, pero … ¿sabemos si previamente hubo alguna provocación?. Ser justo es difícil cuando nuestros hijos se pelean ya que siempre nos estaremos posicionando al lado de uno u otro, ambos son nuestros hijos, ambos esperan que les defendamos, ambos pretenden tener razón … y ¿a quién se la damos, a quien provocó o a quien agredió?


Con esto no quiero decir que debamos permitir las peleas y dejarlas pasar sin más, no todo lo contrario, es evidente que no debemos consentir ni tolerar que nuestros hijos se agredan ni insulten, pero es posible y probable que ocurra y cuando suceda debemos estar preparados ello y tener un plan de actuación. 

Mi hijos se pelean ¿Qué debo hacer? ¿Cuál es mi papel?

Como comentaba en párrafos anteriores nuestro papel como padres no es el de policía ni mucho menos el de juez. Somos sus padres, sus figuras de referencia y por tanto quienes desde el primer día debemos saber inculcarles el cariño y el respeto hacia los demás. 

Bajo la educación basada en valores como estos, el amor y el respeto hacia los demás o la tolerancia y la generosidad,  no evitaremos las peleas pero sí conseguiremos sean más llevaderas y se den con menos frecuencia, ya que intentarán resolver sus problemas de otros modos.

Pero también es preciso que seguir unas cuantas pautas y establecer reglas y normas de convivencia como por ejemplo:

  • establecer normas claras para todos.
  • Consensuar reglas de disciplina muy claras y equitativas para todos los miembros de la familia.
  • Explicar a nuestros hijos las consecuencias de las peleas y las agresiones y que las peleas no son el modo de resolver los problemas.
  • Hacerles entender que llegar a un acuerdo es mejor que pelear.
  • Educar bajo los valores de la tolerancia, la generosidad y el respeto ayudará a que resuelvan mejor sus problemas desde pequeños y hasta la edad adulta.
  • Permitir que nuestros hijos solucionen sus conflictos ellos solos.
  • Intervenir cuando la pelea sea física o se insulten; en tal caso debemos dejarles muy claro que no vamos a permitir que se peguen ni se hablen así bajo ninguna circunstancia.
  • Evitar posicionarnos, no tomar partido hacia alguno de los dos. No se trata de buscar culpables, recordar que dos no se pelean si uno no quiere, por tanto les llamaremos la atención a ambos.
  • Evitar los castigos físicos porque eso reforzaría la idea de que la violencia es la solución de los problemas.
  • Demostrar que les queremos, con palabras y con hechos, inculcarles desde pequeños esta idea para que ellos sean capaces de transmitirlo a los demás. Cariño y amor tanto con palabras como con hechos para lograr que ellos lo extiendan hacia los demás y sobre todo entre los miembros de la familia.
  • Ser su ejemplo a seguir, para ello es fundamental tener paciencia y hablarles con tranquilidad cuando vayan a solucionar el problema que han tenido.
  • Evitar comparaciones, el favoritismo, estas actitudes aumentan la rivalidad entre nuestros hijos y afectan enormemente a su autoestima.
  • Dedicar tiempo por separado a cada uno de los hijos y conversar mucho con ellos.
  • Elogiar las actitudes positivas de nuestros hijos, felicitarlos cuando no se peleen y mostrarles lo contentos que estamos por ello. Esto logrará que esas buenas conductas se repitan con más frecuencia.
  • Si las peleas se vuelven recurrentes e intensas y la situación se sale de control, es aconsejable buscar ayuda profesional.

Estas son algunas estrategias que podemos llevar a cabo cuando nuestros hijos se peleen, porque por mucho que hagamos las peleas surgirán en algún momento u otro. Lo que podemos hacer para que estas no sean demasiado importantes es, y vuelvo a repetir, educar en la tolerancia, respeto y generosidad. Valores que bien integrados en la infancia perduran para siempre.

photo credit: Vincent_AF via photopin cc

Trending Posts

sobre mi

Soy madre de dos adolescentes y psicóloga infantil colegiada (nº 15709), directora del blog Mamá Psicóloga Infantil desde 2012. En él, comparto consejos prácticos y científicos sobre crianza y desarrollo emocional. Autora de libros enfocados en la dinámica familiar y colaboradora regular en Ràdio Estel, dedico mi tiempo libre al senderismo y fitness, buscando equilibrio personal y bienestar emocional.

Sígueme

No te lo pierdas

Lo más leído

  • All Post
  • Desarrollo y Crecimiento
  • Educación emocional
  • Educación y Desarrollo Infantil
  • Miedos Infantiles
  • Psicología
  • Psicología Infantil
  • Recursos e ideas
  • Recursos Educativos
  • Sin categoría
    •   Back
    • Guía de regalos
    • Actividades para niños
    • Actividades Familiares
    • Regalos para bebés
    • Regalos para niños
    • Regalos para maestros
    • Regalos para madres
    •   Back
    • Niñez temprana 3-6 años
    • Niñez 7-9 años
    • Infancia 0-2 años
    • Adolescencia 13-18 años
    • Pubertad 9-12 años
    •   Back
    • Etapas del Desarrollo Infantil
    • Desarrollo emocional y social
    • Desafíos comunes en la crianza y educación
    • Retos Escolares y académicos
    • Niñez temprana 3-6 años
    • Niñez 7-9 años
    • Infancia 0-2 años
    • Adolescencia 13-18 años
    • Pubertad 9-12 años
    • Desarrollo emocional
    • Inteligencia Emocional
    •   Back
    • Desarrollo emocional
    • Inteligencia Emocional
    •   Back
    • Habilidades Sociales
    • Miedos y temores infantiles
    • Dificultades de aprendizaje
    •   Back
    • Juegos y material educativo
    • Libros y manuales
    • libros para padres
    • Libros interactivos
    • Libros infantiles
    • Libros juveniles
    • Libros juveniles
    • Libros para profesionales
    •   Back
    • libros para padres
    • Libros interactivos
    • Libros infantiles
    • Libros juveniles
    • Libros juveniles
    • Libros para profesionales
    •   Back
    • Psicología escolar
    •   Back
    • Regalos para bebés
    • Regalos para niños
    • Regalos para maestros
    • Regalos para madres

Newsletter

Subscribe For More!

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.
Hot

Categorias

Instagram

Edit Template
@Instagram
Lorem Ipsum is simply dumy text of the printing typesetting industry lorem ipsum.

© 2023 Created with Royal Elementor Addons

Descubre cómo transformar tu relación con tu hijo.

Adquiere tu copia de 'Mi hijo me cae mal' y empieza el cambio hoy

mi hijo me cae mal

«Mi hijo me cae mal» nos ofrece respuestas y consuelo desde la psicología a todas esas conductas ante las que no sabemos reaccionar, o ante las que reaccionamos mal, y nos invita a explorarnos a nosotros mismos para evaluar la relación que mantenemos con nuestros hijos en las diferentes etapas de su desarrollo.

David
David
Leer más
Es un libro que todos los padres deberíamos de leer, muy buenas aportaciones sobre la adolescencia.
Maria
Maria
Leer más
Estoy feliz porque AL FIN encontré un libro que desmitifica el rol de mamá y de papá con la perfección que nos ha enseñado la sociedad. Te enseña, desde cuestionamientos diarios, que es lo que te frustra de ser madre y de tu hij@. Es un libro muy bueno para los que atravesamos crisis como padres, también necesitamos entender nuestras propias emociones y de donde sale toda la frustración que a veces no invade cuando somos padres. Lo que no se puede decir, porque somos padres, aquí se expone cañará mente! Yo digo q Eulalia hay que seguir hablando de este tema, porque la maternidad NO SE DEBE SEGUIR IDEALIZANDO! No es imposible, pero tampoco es un camino de rosas, a veces y muchas, te pinchas y sangra! Y eso hay que decirlo y expresarlo! Me gusta me gusta y me gusta este libro! Recomendado
Maybe PC
Maybe PC
Leer más
Llevaré tu libro siempre en mi bolso. He apuntado,señalado, subrayado muchas líneas, párrafos, páginas enteras. Tan siquiera tenerlo cerca de mi hará que no pierda el control en las riñas , comunicación, manejo con mi hija. 🫂 Gracias a ti y a mí hermana por regalarme lo y ver la alta que me hacía.
Anterior
Siguiente