Mi hijo dice NO a todo¿Qué hacer?

Cuando tu hijo dice no a todo es normal que te desesperes y que no acabes de entender qué es exactamente lo que le pasa. Y es que hay etapas en las que los niños se muestran negativos. En las que su palabra favorita, la preferida, la que utiliza para todo y con todos es el «NO». Y así les escuchamos decir una y otra vez «No quiero», «Esto no», «No me quiero ir», «No quiero bañarme», … y a todo lo que se le pregunta su respuesta es invariablemente «No»

Hoy quiero que nos fijemos en esta cuestión y veamos qué podemos hacer al respecto. Porque hay algunos pequeños cambios que podemos hacer los adultos para que los peques vayan usando ese no un poco menos.

dice no a todo
(c) Can Stock Photo / nastia1983

Consideraciones previas

Como madre que soy, yo tampoco me libro de estas etapas evolutivas por las que pasan la gran mayoría de niños sanos. De modo que aquí me tienes pasando una temporada larga con mi hijo mayor Marc de 3 años y medio con esta etapa de oposición sistemática. Un ciclo de afirmación de su identidad, de su personalidad, de su yo naciente y como no, una lucha de poder.


Es cierto que los niños van pasando por periodos en los que la palabra «no» les fascina, esta fase suele empezar sobre el año y medio y dura hasta bien pasados los  tres. Es también igual de cierto que la palabra «no» es una de las palabras que más oyen porqué es muy habitual y frecuente en nosotros, los padres, quienes estamos todo el día detrás de ellos diciendo «no subas al sofá», «no corras», «no grites», «no toques esto», «No …» Y claro está ellos nos imitan en todo!


Como vemos, esta oposición es totalmente normal y evolutiva, están viviendo una fase de autoafirmación y de búsqueda de poder (intentando salirse sí o sí con la suya). No los hemos de ver como niños tiranos y desafiantes, sencillamente es una fase por la que deben pasar, sin olvidar que debemos marcar los límites, poner las normas y seguir siendo coherentes: nosotros decidimos, ellos tienen el derecho a enfadarse, a patalear, a tener una rabieta, … 



Contenido relacionado: El niño terco y testarudo. La testarudez del niño de 2 a 4 años.


Pero … ¿cómo podemos intentar reducir todos sus «no»?

Podemos prevenir y solucionar parcialmente el problema siguiendo estas sencillas sugerencias:


1. Utilicemos menos el no. En ocasiones no es imprescindible decir que no, hay veces que en las que podemos permitir que haga aquello que quiere hacer porqué sencillamente nos da igual, no reviste importancia y podemos prescindir del «no» . Por tanto, debemos pensar si aquello que a lo que le vamos a decir que «no» es o no es importante y si realmente merece la pena.


2. Reemplacemos el «no» por otra cosa. En lugar de decirle «No corras» podemos decir «Ve más despacio» o «Para» en vez de «No«.


3. Reducir las preguntas que pueden ser contestadas con un «sí» o «no». De este modo acotamos, restringimos el uso sistemático del no a todas las preguntas que le formulamos. Así podemos decir: «¿Cuánta leche quieres, mucha o poca?» en lugar de preguntar «¿Quieres leche para merendar?«, …


4. Reorientemos su conducta. Normalmente cuando decimos no a algo es para que nuestro hijo deje de hacer cualquier cosa que en ese momento está haciendo, a lo que él responde enfadado y con otro no. Podemos sustituir el «no hagas eso» por una alternativa al comportamiento que está realizando. Así podemos sustituir el «No mires la televisión tan cerca» por un «Ven a sentarte a mi lado«.


5. Ignoremos los «noes». Hay muchas, muchas ocasiones en las que es preferible ignorar sus «noes», así por ejemplo cuando nos dice «no quiero zumo» pero sabemos que finalmente se lo beberá lo mejor que podemos hacer es ignorar la negativa y continuar como si nada. Es poner en práctica la técnica de la extinción de conductas, en esta ocasión ignoramos los «no».


6. Prestemos más atención a los «sí» y enseñémosles a decir «sí». Si reacionamos positivamente ante sus afirmaciones y elogiamos su respuesta diciéndole algo similar a «¡Cómo me gusta oírte decir sí!» o «Me alegra mucho que me contestes con un sí» nuestros hijos irán aprendiendo, poco a poco, a decirnos que sí en lugar de contestarnos con un no a todo.


7. Permitamos el «no». Nuestros hijos también tienen derecho a contestar que «no» a algo que queremos que hagan o necesitamos que hagan. Podemos hacerles saber que entendemos su negativa pero que lo que les estamos mandando es importante, por ejemplo podemos decirles «Entiendo que estás cansado porqué llevas todo el día en el cole sin parar, pero ahora es hora de bañarse, después podrás ver los dibujos«. De este modo les transmitimos que hemos oído su negativa y tenemos en cuenta su estado de ánimo y sus deseos pero que somos nosotros quienes decidimos.


8. No nos riamos de sus «noes», no los reforcemos. Cuanta más atención le prestemos diciéndole que abusa del no o riéndonos de sus negativas, lo único que conseguimos es un aumento de su uso, favoreciendo su instauranción. 


9. No nos enfademos. Recordemos que es una fase, un ciclo, la denominada «etapa del no» y que es absolutamente normal en todos los preescolares. Es parte de su proceso de desarrollo y que más tarde o más temprano pasará. Cuanto más nos enfademos y prestemos atención negativa peor, ya que nuestros hijos lo utilizarán para llamarnos la atención. Y … la atención y el poder es lo que más desean y quieren.


Contenido relacionado: La etapa del no quiero en los niños.


Fuentes consultadas:
Disciplina sin gritos ni bofetadas. Jerry Wyckoff – Barbara C. Unell.


Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales.

 

Trending Posts

sobre mi

Soy madre de dos adolescentes y psicóloga infantil colegiada (nº 15709), directora del blog Mamá Psicóloga Infantil desde 2012. En él, comparto consejos prácticos y científicos sobre crianza y desarrollo emocional. Autora de libros enfocados en la dinámica familiar y colaboradora regular en Ràdio Estel, dedico mi tiempo libre al senderismo y fitness, buscando equilibrio personal y bienestar emocional.

Sígueme

No te lo pierdas

Lo más leído

  • All Post
  • Desarrollo y Crecimiento
  • Educación emocional
  • Educación y Desarrollo Infantil
  • Miedos Infantiles
  • Psicología
  • Psicología Infantil
  • Recursos e ideas
  • Recursos Educativos
  • Sin categoría
    •   Back
    • Guía de regalos
    • Actividades para niños
    • Actividades Familiares
    • Regalos para bebés
    • Regalos para niños
    • Regalos para maestros
    • Regalos para madres
    •   Back
    • Niñez temprana 3-6 años
    • Niñez 7-9 años
    • Infancia 0-2 años
    • Adolescencia 13-18 años
    • Pubertad 9-12 años
    •   Back
    • Etapas del Desarrollo Infantil
    • Desarrollo emocional y social
    • Desafíos comunes en la crianza y educación
    • Retos Escolares y académicos
    • Niñez temprana 3-6 años
    • Niñez 7-9 años
    • Infancia 0-2 años
    • Adolescencia 13-18 años
    • Pubertad 9-12 años
    • Desarrollo emocional
    • Inteligencia Emocional
    •   Back
    • Desarrollo emocional
    • Inteligencia Emocional
    •   Back
    • Habilidades Sociales
    • Miedos y temores infantiles
    • Dificultades de aprendizaje
    •   Back
    • Juegos y material educativo
    • Libros y manuales
    • libros para padres
    • Libros interactivos
    • Libros infantiles
    • Libros juveniles
    • Libros juveniles
    • Libros para profesionales
    •   Back
    • libros para padres
    • Libros interactivos
    • Libros infantiles
    • Libros juveniles
    • Libros juveniles
    • Libros para profesionales
    •   Back
    • Psicología escolar
    •   Back
    • Regalos para bebés
    • Regalos para niños
    • Regalos para maestros
    • Regalos para madres

Newsletter

Subscribe For More!

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.
Hot

Categorias

Instagram

Edit Template
@Instagram
Lorem Ipsum is simply dumy text of the printing typesetting industry lorem ipsum.

© 2023 Created with Royal Elementor Addons

Descubre cómo transformar tu relación con tu hijo.

Adquiere tu copia de 'Mi hijo me cae mal' y empieza el cambio hoy

mi hijo me cae mal

«Mi hijo me cae mal» nos ofrece respuestas y consuelo desde la psicología a todas esas conductas ante las que no sabemos reaccionar, o ante las que reaccionamos mal, y nos invita a explorarnos a nosotros mismos para evaluar la relación que mantenemos con nuestros hijos en las diferentes etapas de su desarrollo.

David
David
Leer más
Es un libro que todos los padres deberíamos de leer, muy buenas aportaciones sobre la adolescencia.
Maria
Maria
Leer más
Estoy feliz porque AL FIN encontré un libro que desmitifica el rol de mamá y de papá con la perfección que nos ha enseñado la sociedad. Te enseña, desde cuestionamientos diarios, que es lo que te frustra de ser madre y de tu hij@. Es un libro muy bueno para los que atravesamos crisis como padres, también necesitamos entender nuestras propias emociones y de donde sale toda la frustración que a veces no invade cuando somos padres. Lo que no se puede decir, porque somos padres, aquí se expone cañará mente! Yo digo q Eulalia hay que seguir hablando de este tema, porque la maternidad NO SE DEBE SEGUIR IDEALIZANDO! No es imposible, pero tampoco es un camino de rosas, a veces y muchas, te pinchas y sangra! Y eso hay que decirlo y expresarlo! Me gusta me gusta y me gusta este libro! Recomendado
Maybe PC
Maybe PC
Leer más
Llevaré tu libro siempre en mi bolso. He apuntado,señalado, subrayado muchas líneas, párrafos, páginas enteras. Tan siquiera tenerlo cerca de mi hará que no pierda el control en las riñas , comunicación, manejo con mi hija. 🫂 Gracias a ti y a mí hermana por regalarme lo y ver la alta que me hacía.
Anterior
Siguiente