España afronta la tercera ola del coronavirus con datos que son extremadamente preocupantes por el número de contagios y los fallecimientos. A esto se suma la tremenda carga y el agotamiento que tienen tras de sí todos los trabajadores sanitarios y aquellos que se exponen en primera línea frente a la enfermedad, además del resto de la población, que también sufre las consecuencias.

Mucho se ha hablado de los problemas económicos derivados de la pandemia, y también por supuesto de la afección a la salud, pero es importante insistir en el daño mental que provoca el Covid, por la fatiga que supone una situación como esta.

Centros como Ipsia en Madrid que dispone de un servicio de psicólogo online y otros muchos, especializados en terapias psicológicas, están resultado de gran ayuda para aportar paz mental y equilibrio ante la realidad cruda y descontrolada a la que obliga la pandemia.

luchar contra el coronavirus
(c) Can Stock Photo / halfpoint

Luchar contra la depresión, la tónica generalizada entre los sanitarios

No haber superado la segunda ola cuando ya se inició la tercera ha sido la gota que ha colmado el vaso de miles de sanitarios. Este colectivo lleva diez meses trabajando casi sin descanso para actuar como barrera frente al virus, pero el resultado parece ser en vano, pues los datos actuales de la pandemia son los más preocupantes de toda la serie histórica desde que apareciera la enfermedad en España.

El resultado de esta compleja situación es un aumento exacerbado de problemas mentales en los sanitarios. Tres de cada diez trabajadores del sistema de salud que han estado combatiendo el virus han sufrido procesos depresivos, y casi la mitad desarrolla riesgo alto de trastorno mental. En el caso de las auxiliares de enfermería, dos de cada tres tienen más peligro de alteraciones.

Estos son los datos que ha recopilado el proyecto Mindcovid, una recopilación estadística de encuestas a sanitarios en las que han participado profesionales de 18 hospitales de seis comunidades autónomas.

Jordi Alonso, uno de los responsables de este trabajo, confirma que el trastorno más frecuente entre los profesionales de la salud es la depresión, y cifra esta incidencia en un grado seis veces mayor que los datos de la población general antes de la pandemia.

Un mayor índice de problemas mentales en la población general

Esta situación que están viviendo los sanitarios es reproducible a la población general, aunque no de manera tan intensa. Francisco Santolaya, jefe de los colegios de Piscología de España, llega a la conclusión de que la pandemia del Covid está haciendo crecer la ansiedad, la depresión y la desesperanza hacia el futuro.

Este fenómeno se está produciendo prácticamente en todo el mundo, pues algunos ejemplos sonados de estadísticas similares aparecen en China, Irán o Estados Unidos, donde han aumentado los problemas de ansiedad en más de un 30%.

En España, un estudio de la Universidad Complutense habla de que un 51% de la población padece síntomas depresivos, y que los síntomas de ansiedad aparecen en casi cuatro de cada cinco personas.

¿Cómo puede ayudar la psicología a superar posibles crisis de ansiedad y procesos depresivos?

La psicología se está mostrando, debido al Covid, como una disciplina cada vez más necesaria. Los temores que genera la pandemia han ido variando con el tiempo, desde una coronafobia muy evidente que sigue presente hasta el temor por perder el trabajo o los seres queridos, pasando por la incapacidad de introducir cambios personales por la imposibilidad de movimientos que obliga la pandemia o el agotamiento mental que sufren muchos trabajadores en su día a día.

Los expertos en esta disciplina afirman que un buen modo para intentar olvidarse de esta grave situación, o al menos relativizarla, es evitar la sobreinformación y la desinformación, más presente que nunca en estas fechas con bulos sobre las vacunas y teorías negacionistas.

Además, es aconsejable no convertir al coronavirus en un “monotema”, porque el pánico genera más pánico. Buena parte de la población está cayendo en esta paradoja, de modo que una fórmula que nos permite salir de ella es intentar desplazar los pensamientos y llenar la cabeza de otros estímulos, aunque no siempre es fácil con la sobresaturación de noticias que leemos y oímos durante el día.

La salud mental es tan importante como la salud física, pero más desconocida. La psicología y los profesionales de esta disciplina están siendo otra gran ayuda para decenas de miles de personas cada día, pues encuentran estrategias, incentivos y estímulos para sortear esta situación de la mejor manera posible.


Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.