Rutinas familiares imprescindibles para niños y adultos.

0

Para mi las rutinas familiares son imprescindibles. Las necesito para organizarme mentalmente, fuera de ellas me pongo algo nerviosa, aunque reconozco que de vez en cuando es necesario romperlas y salirse de lo habitual. Pero sabemos cada familia necesita sus rutinas para poder organizarse la vida, evitar el caos y la anarquía que supondría que cada miembro que la conforma hiciera lo que quisiera cuando le viniera en gana. No solo eso,[clickandtweet handle=»» hashtag=»» related=»» layout=»» position=»»] los niños necesitan rutinas para sentirse seguros en un mundo cambiante[/clickandtweet].

 

rutinas

[bctt tweet=»Los niños se desarrollan mejor cuando las rutinas son regulares, predecibles y consistentes.»]

No es fácil establecer unas rutinas eficaces y confortables para todos, pero éstas son necesarias para una convivencia lo más tranquila y ordenada posible. No se trata de caer en el aburrimiento de las rutinas diarias, ni estancarse en una forma de vivir rígida y estricta donde nadie se puede escapar de lo establecido. Se trata de poner orden a nuestras actividades para saber qué se espera de cada uno de nosotros en cada momento.

Como padres responsables de la educación de nuestros hijos es conveniente que tengamos en cuenta qué actividades realizamos en casa y repasar si estamos haciendo lo adecuado para que nuestros hijos aprendan.  Aquí os  dejo algunos consejos de la Academia Americana de Pediatría (AAP). 

Las mañanas de lunes a viernes:

Para hacer nuestros hogares funcionen  bien por la mañana, todo el mundo necesita saber lo que hay que hacer para estar listo. De esta forma evitaremos las prisas, los nervios y los gritos.  Intentemos lo siguiente:

  • Preparar las cosas la noche anterior (ropa, uniformes, mochilas, …)
  • Mantener rutinas de despertar alegres y positivas, despierta a tus hijos con una sonrisa, un beso, una canción.
  • Asegúrate de que tu hijo desayuna, incluso si él o ella no tiene hambre por la mañana.
  • No te olvides de la despedida. Es importante decir adiós a los peques todos los días, un abrazo, un beso, un te quiero. Un simple abrazo y un «adiós» se van al cole o sale del coche son extremadamente importantes. De este modo damos una sensación positiva con la que comenzar las actividades del día.

Después del colegio:

Durante la niñez todos los niños necesitan supervisión de un adulto, aunque estos tengan ya 11 o 12 años. Muchos niños vuelven a casa después del cole y se encuentran solos, sin nadie que les vigile, ayude en los deberes o supervise sus quehaceres. Estos niños son más susceptibles a manifestar mala conducta, asumir riesgos innecesarios, y a sufrir ansiedad. Para este grupo de edad, la AAP recomienda que los niños vuelvan a casa y encuentren uno de los padres, otro adulto o un adolescente responsable.

Las tardes:

La cena debe ser un momento importante para nuestra familia. Siempre que sea posible, todos los miembros de la familia deben comer juntos en la mesa de la cena , sin la distracción de la televisión o la radio. Durante la cena la familia puede compartir las actividades del día y participar en la conversación agradable. Todo el mundo debe ser animado a participar, y los comentarios negativos y críticas debe dejarse para otro momento.

Hora de acostarse:

Es importante mantener una rutina a la hora de acostarse, sobre todo durante la semana cuando los niños deben levantarse pronto para ir al cole. Los niños necesitan un tiempo regular para ir a dormir para sentirse bien al día siguiente. Un niño con sueño es un niño irritable y con mejor capacidad de atención y aprendizaje.

Los rituales nocturnos pueden ayudar los niños a dormir. Estos rituales pueden incluir la narración, lectura en voz alta, la conversación y canciones. Es importante evitar los juegos movidos u otro tipo de actividades antes de la hora de acostarse.

Fines de semana:

Los fines de semana son el mejor momento para disfrutar de la unión familiar o pueden convertirse en algo espantoso. Ver ¿Qué ocurre los fines de semana que mi hijo no para de protestar por todo?

Durante el fin de semana podemos hacer muchas cosas juntos como ir de compras, visitar la familia, hacer caminatas, ir en bici …. Las rutinas diarias pueden relajarse y no hay que ser tan estricto con los horarios de acostarse o comer, pero tampoco se trata de permitir que los niños permanezcan despiertos hasta altas horas de la madrugada.

Recordad que los papis y mamis debemos dedicarnos tiempo también a nosotros como pareja.


(c) Can Stock Photo

Fuente Healthychildren.org

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más