Hoy hablamos de nutrición infantil y de su importancia en el adecuado desarrollo de nuestros hijos a lo largo de su infancia, una etapa llena de cambios donde se establecen las bases de unos buenos hábitos alimentarios, pero no solo eso. Y es que es en esta etapa cuando su cerebro experimenta su mayor desarrollo, por lo que precisa de los nutrientes esenciales para poder llevar a cabo todas sus funciones de manera óptima.

nutrición infantil

(c) Can Stock Photo / evgenyatamanenko

Si eres seguidora habitual de Mamá Psicóloga Infantil sabrás que siempre me ha preocupado la importancia de llevar a cabo buena alimentación en casa y en la escuela. Me interesa y me preocupa la nutrición infantil por todas las implicaciones que tiene esta cuestión sobre el adecuado desarrollo de nuestras criaturas. Y es por ello que hoy vuelvo a dedicarle otro de mis artículos para incidir sobre algunos puntos que debemos tener siempre presentes padres, madres y educadores.

Y sí, también es necesario ahora que con la llegada del verano puede que dejemos un poco de lado los buenos hábitos y hagamos un poco la vista gorda. Pero, insisto, es importante que a pesar del calor y de la relajación de los horarios al terminar el curso escolar, sigamos manteniendo una alimentación variada y equilibrada donde nunca falten frutas y verduras, y el agua sea la bebida de primera elección antes que los zumos o los mal llamados refrescos.

Pero vayamos al grano y veamos cómo puede ayudarnos la nutrición infantil, aunque primero vamos a ver qué es exactamente a lo que nos referimos cuando hablamos de nutrición.

¿Qué es la nutrición infantil?

La nutrición, infantil o adulta, es una ciencia que estudia las sustancias (minerales, vitaminas, proteínas, hidratos de carbono) que se encuentran en los alimentos, la función que cumplen y de qué modo reaccionan en nuestro organismo.

El estudio de la nutrición infantil y adulta es importante para determinar las proporciones óptimas que cada uno de nosotros debe ingerir al día para mantener una buena salud física, mental y emocional. Así como prevenir patologías derivadas de la alimentación como pueden ser:

  • Desnutrición
  • Obesidad
  • Sobrepeso
  • Diabetes
  • Anemia
  • Caries y otros problemas dentales
  • Colesterol
  • Problemas cardíacos
  • Problemas de crecimiento
  • ….

Tal y como nos informan los nutricionistas la forma en la que nos alimentamos está estrechamente relacionada con nuestra salud actual y futura. Es por ello por lo que insisten en la importancia de seguir una dieta variada y equilibrada ya que de ello depende que nuestros hijos e hijas adquieran unos adecuados hábitos alimentarios.

Nutrición infantil y desarrollo

Para un adecuado desarrollo cognitivo, motor, social y emocional es imprescindible que nuestros hijos e hijas crezcan en un ambiente propicio, donde reciban unos buenos cuidados físicos y afectivos así como una dieta equilibrada. Porque tan malo es no tener suficientes alimentos que ingerir como alimentarse a base de grasas y azúcares, algo que en nuestra sociedad occidental es demasiado frecuente.

Durante los primeros años de vida es cuando el cerebro de nuestros hijos experimenta el mayor desarrollo. Es durante la infancia cuando se establecen las conexiones neuronales que le van a permitir asentar todos los aprendizajes posteriores. Su cerebro en crecimiento precisa tanto de una buena estimulación y un ambiente familiar favorable como de nutrientes esenciales para llevara a cabo sus funciones.

Sabemos que la desnutrición afecta a desarrollo físico e intelectual, pero no solo nos referimos a la falta de alimentos cuando hablamos de desnutrición, también puede estar desnutrido un niño que sigue una alimentación desequilibrada, en la que pueden faltar vitaminas, minerales o proteínas.

Por tanto, una alimentación desequilibrada puede afectar al crecimiento cerebral de nuestros hijos, a desarrollo psíquico, motor e intelectual. De ahí la gran importancia de saber elegir bien lo que preparamos cada día para su desayuno, almuerzo, merienda y cena.

Aprender a alimentarnos adecuadamente desde la infancia

A estas alturas nadie ya puede poner en duda que la alimentación tienen un impacto directo en el desarrollo de nuestros hijos e hijas desde que nacen hasta más allá de la adolescencia. Es por ello que insistimos una y otra vez en la importancia de establecer y mantener rutinas y hábitos saludables en cuanto a la alimentación se refiere. Y esto es nada más y nada menos que revisar nuestra lista de la compra, nevera y despensa. Ya que nuestros hijos aprenden más por lo que nos ven hacer que por lo que les decimos que hagan, es decir, debemos ser ejemplo también en la mesa.

Es importante que los padres nos informemos bien, pero también es importantísimo que cualquier educador o docente se forme para completar su perfil. Creemos que debería ser así para poder aunar fuerzas ya que nuestros hijos pasan muchas horas en las escuelas y es importante que en ellas puedan prestar atención a su salud alimenticia. Desde aquí te animamos a profundizar y a formarte en nutrición infantil para poder hacer una adecuada planificación de los menús semanales y prevenir futuras enfermedades, pero sobre todo para vivir de forma saludable.

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.