Para padres y madres que buscan respuestas.

Encontrar un psicólogo infantil de confianza

1 205

 

La mayoría de padres que deciden llevar a su hijo al psicólogo infantil lo suelen hacer tras haber pasado diferentes fases o etapas. Una de ellas, la que más dificulta iniciar cualquier tipo de terapia, es creer que no necesitan este tipo de ayuda. Comprensiblemente, pero de forma errónea, suelen pensar que aquello que le ocurre a su hijo o hija forma parte de la normalidad, que con el paso del tiempo todo cambiará, que esas conductas son parte de su proceso evolutivo, …. y en algunas ocasiones suele ser así. Sin embargo, existen determinadas señales que nos indican que nuestro hijo o hija necesita ayuda, y si él lo necesita, nosotros como familia también. Nuestra labor como padres es buscar el profesional más adecuado y poner todo de nuestra parte para iniciar cuanto antes el proceso que nos lleve a vivir mejor.

Hoy volvemos a abordar la necesidad de encontrar a un psicólogo infantil de confianza para que nos ayude a superar las dificultades que estamos atravesando.

¿Cuándo es necesario acudir a un psicólogo infantil?

A pesar de que creamos o queramos creer que la infancia es una etapa sin dificultades, sin estrés, ansiedad, depresión o cualquier otra problemática que genere malestar en los niños, la verdad es bien distinta. Los problemas de los niños no son insignificantes y debemos escuchar lo que su comportamiento nos dice porque ellos no siempre tienen las palabras necesarias para expresar lo que les ocurre.

Debemos solicitar ayuda siempre que observemos o veamos indicios que algo no va bien. Si observamos que el desarrollo de nuestro hijo se paraliza, que no avanza como debería, si tiene frecuentes e intensas rabietas, si su carácter y su conducta parecen haber cambiado repentinamente después de algún acontecimiento vital reciente (cambio de escuela, cambio de domicilio, muerte de un familiar, divorcio o separación, …), si lo vemos triste, su apetito ha disminuido o aumentado bruscamente, …

Esta lista de indicadores o señales de alerta pueden ayudarte a

Indicadores o señales de alerta

  • Retrasos en el desarrollo del habla, del lenguaje o en el control de los esfínteres.
  • Problemas de conducta (ira excesiva, rabietas intensas o frecuentes, desobediencia sistemática, agresividad acompañada de mordiscos, patadas, …)
  • Timidez, retraimiento.
  • Desinterés por las actividades con las que antes se lo solía pasar bien.
  • Episodios de tristezallantodepresión.
  • Cambios en el apetito y en el estado de ánimo.
  • Insomnio, pesadillas reiteradas, somnolencia excesiva.
  • Bajo rendimiento escolar. 
  • Inatención, hiperactividad, impulsividad.

 

¿Por qué debo llevar a mi hijo al psicólogo infantil?

Como hemos visto son muchas las razones por las que un niñ@ debe acudir a terapia y no siempre es porque tenga algún trastorno importante. Uno de los principales es para ayudarle a superar alguna situación que le estresa, angustia, paraliza o impide un desarrollo emocional o psicológico correcto. Situaciones no se resuelven solas, por mucho tiempo que dejemos pasar. Para ello podrás contar con un psicólogo infantil en Madrid, Barcelona, Oviedo, Valencia, Cadiz, Pamplona o sea el lugar que sea donde residas. Puedes consultar con el  Colegio Oficial de Psicólogos de tu zona para informarte, pedir asesoramiento en tu centro de salud primaria o en el centro escolar donde estudian tus hijos. En cualquier caso lo importante es contactar con un buen profesional con el que establecer una buena relación de confianza.
Estos mismos psicólogos infantiles os podrán ayudar en caso que la problemática no resida tanto en el niño como en la relación que ha establecido en la familia, como por ejemplo niños con falta de limites claros o un exceso de los mismos. Familias excesivamente rígidas y exigentes, sobreprotectoras o incluso negligentes.
En otros casos será el propio centro escolar quienes aconsejen o crean necesario derivar a nuestro hijo a un psicólogo infantil. Las escuelas funcionan muy bien como detectoras no solo de problemas o dificultades del aprendizaje, sino también de otras dificultades como pueden ser problemas de conducta, de control de los impulsos o de ansiedad excesiva, entre otros. Cuando la escuela detecta alguna de estas problemáticas es importante que los padres pongamos atención a los consejos que nos dan y sigamos sus recomendaciones. Consultar a un psicólogo infantil puede ser una de ellas.

 

 

Si tu caso está entre alguno de los que te he expuesto no dudes ni dejes pasar más tiempo porque consultar a un profesional especializado siempre os hará más bien que mal y es el inicio para poner solución a ese problema que os angustia.

 

 

En caso que este artículo haya sido de tu interés te pido que lo difundas entre tus redes sociales para que podamos llegar a más padres y madres.

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel