¿Cuándo debo llevar a mi hijo al psicólogo? Señales de alerta.

1

Ser padre o madre no es fácil y menos cuando los temas se complican o hay algo que no acaba de funcionar tal y como esperabas. A menudo los problemas a parecen sin previo aviso, otras parece que los vemos venir de cara o los vamos intuyendo pero no queremos afrontarlos y los posponemos hasta que ya no se pueden aplazar más . Llega un momento en el que te acabas preguntando si lo que sucede con tu hijo es normal o no, si necesitáis ayuda externa o cuándo acudir al psicólogo.





Hoy intentaré despejar esta duda y orientarte. Sé que en ocasiones los niños nos lo ponen muy difícil, que nos sacan de quicio o que nos preocupan en exceso ya sea por su comportamiento, sentimientos, por el desborde de sus emociones, por su timidez extrema o por fases que no llegan a superar. Sea cual sea el motivo debemos saber qué podemos hacer o cuándo es necesario llevar a nuestros hijos al psicólogo.

¿Cuándo buscar ayuda?

No te pierdas
1 De 3

Hay que buscar ayuda siempre que aparezca alguna preocupación sobre si lo que le ocurre a tu hijo es normal o no, si se trata de una simple fase de su desarrollo o por el contrario hay algo que está interfiriendo en él.

Debes solicitar ayuda siempre que creas o pienses que algo no va bien, veas que su desarrollo se paraliza, que no avanza como debería, si tiene frecuentes e intensas rabietas, su carácter y su conducta parecen haber cambiado repentinamente después de algún acontecimiento vital reciente (cambio de escuela, cambio de domicilio, muerte de un familiar, divorcio o separación, …)

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al psicólogo? Señales de alerta.

Existen determinadas señales que nos indican que nuestro hijo o hija necesita ayuda, nuestra labor como padres es proporcionársela y buscar el profesional más adecuado. En ocasiones no es suficiente con el amor que les podemos ofrecer y hay que acudir a un psicólogo infantil, esto es así cuando aparecen:

  • retrasos en el desarrollo del habla, del lenguaje o en el control de los esfínteres.
  •  Problemas de conducta (ira excesiva, rabietas intensas o frecuentes, desobediencia sistemática, agresividad acompañada de mordiscos, patadas, …)
  • Timidez, retraimiento. 
  • Desinterés por las actividades con las que antes se lo solía pasar bien. 
  • Episodios de tristeza, llanto, depresión.
  • Cambios en el apetito y en el estado de ánimo.
  • Insomnio, pesadillas reiteradas, somnolencia excesiva.
  • Bajo rendimiento escolar. 
  • Inatención, hiperactividad, impulsividad.


¿Dónde acudir primero?

Cuando las dudas aparezcan no tengas miedo en contactar primero con el pediatra de tu hijo, habla sobre lo que te preocupa, su comportamiento, sus reacciones, … hablando con él  podrás tener una opinión profesional al respecto.


Puedes reunirte también con su tutor o tutora en la escuela para saber cómo se comporta en este ambiente. 


O puedes acudir directamente a un psicólogo infantil para despejar cualquier duda y hablar sobre los problemas que te preocupan relacionados con tu hijo. El psicólogo o psicóloga infantil explorarán y evaluarán la posible problemática que presente tu hijo o hija y te propondrán qué tipo de terapia, tratamiento o pautas educativas seguir para resolver o mejorar la situación que estáis viviendo.


Foto cortesía www.freedigitalphotos.net

  

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más