El miedo y la ansiedad en las diferentes edades de los niños

En cada etapa de su desarrollo, es normal que los niños experimenten miedo, a menudo en formas muy específicas. Los recién nacidos y los bebés aún están desarrollando su comprensión sensorial y su relación con sus cuidadores principales, por lo que sus temores se relacionan con la sobrecarga sensorial y la ansiedad por separación

A medida que crecen y son más conscientes del mundo y de las personas que les rodean, empiezan a desarrollar miedos a lo desconocido y a las fuerzas elementales que escapan a su control. Cuando ellos llegan a la edad escolar y empiezan a pasar mucho más tiempo con sus compañeros, los miedos de los niños tienden a centrarse en las ideas de inclusión y logro. 

El miedo y la ansiedad en las diferentes edades de los niños 2
(c) Can Stock Photo / Choreograph

Oscuridad, brujas y tsunamis … ¿Cuáles son los miedos normales de los niños a diferentes edades?

Es natural y apropiado que los niños desarrollen miedo y cautela basados en la experiencia. El miedo enseña a los niños a evitar los peligros reales. Sólo cuando ese miedo impide que los niños salgan al mundo, los padres deben empezar a preocuparse. 

Los siguientes son los miedos normales que suelen mostrar los niños de diferentes edades:

Edad 0-2

Separación de un cuidador principal: Una vez que los recién nacidos reconocen a su cuidador principal -es decir, a la persona que los alimenta y los sostiene-, también reconocerán la ausencia del cuidador. Los estudios sobre la teoría del apego nos dicen que la relación del recién nacido con su cuidador principal es primordial para que el niño desarrolle un apego sano y seguro y no sólo para recibir un sustento adecuado. Por lo tanto, es natural, tanto desde una perspectiva evolutiva como psicológica, que los recién nacidos y los bebés teman la separación.

Sobrecarga sensorial: Los recién nacidos y los bebés aún están desarrollando su sistema nervioso y sensorial, por lo que los ruidos fuertes, como los de los electrodomésticos, el estallido de un globo o el vaciado de la bañera, y los movimientos bruscos, como el hecho de que se les acueste o se les levante demasiado rápido, pueden resultar molestos. 

Desconocidos: A medida que los bebés van reconociendo a la persona de la que dependen para sobrevivir, también reconocen a quienes están fuera de su círculo inmediato de cuidadores, y pueden no sentirse cómodos cerca de ellos. Esto incluye también a cualquier persona que lleve una máscara. 

Edad 3-4

Fuerzas naturales: Los truenos y relámpagos, las olas que rompen, los fuegos artificiales y los ladridos de los perros son algunos de los temores más comunes de los niños de esta edad. Entre los tres y los cuatro años, los niños empiezan a ser conscientes de su vulnerabilidad y su dependencia de los demás. Estas experiencias sensoriales ruidosas y brillantes representan la vulnerabilidad de los niños. 

Cambios repentinos: Los niños dependen de la rutina y la continuidad para sentirse seguros (al igual que muchos adultos), y una ausencia brusca de familiaridad puede perturbar y desconcertar. La nueva decoración del hogar, un nuevo corte de pelo, una mantita diferente y una nueva mascota son sólo algunos de los cambios que los niños han demostrado temer. 

Su propia imaginación: La creatividad de los niños es algo maravilloso y una alegría para todos los nuevos padres que redescubren el mundo a través de los ojos de un niño pequeño. Pero la otra cara de la moneda son las peores cosas que pueden imaginar. Lo que ven en las pantallas y lo que oyen comentar a sus cuidadores son a menudo combustible para el fuego, por incomprendido que sea. Los disfraces de Halloween, los ladrones, los fantasmas, los monstruos bajo la cama, la oscuridad y las sombras nocturnas son algunos de los temores típicos de los niños de esa edad.

Separación de seres queridos: Esta es la edad en la que los niños son conscientes de su relativa impotencia y de la vulnerabilidad de sus seres queridos. Su miedo desproporcionado a las fuerzas naturales se aplica tanto a los demás como a ellos mismos, y pueden temer por la seguridad de sus cuidadores cuando se separan de ellos.

Edad 5-6

Temores reales: la conciencia de los niños sobre su propia vulnerabilidad suele llegar a su punto extremo: las experiencias reales de enfermedad, dolencia o muerte en la familia extensa, las pesadillas o los extravíos son algunas de las cosas de las que serán muy conscientes y que pueden hacer que se preocupen a veces por su propia seguridad.

Cosas que hacen ruido en la noche: La imaginación de un niño seguirá trabajando a toda potencia durante unos años, y a esta edad, será capaz de procesar las imágenes a las que está expuesto a un nivel más sofisticado, y estas imágenes inevitablemente impregnarán su pensamiento.

Sorpresas repentinas: Los truenos y relámpagos, el estallido de un globo y otros ruidos fuertes y repentinos o las luces brillantes son factores provocadores del miedo. Los niños todavía están tratando de comprender su lugar en el mundo y la sobrecarga sensorial brusca desconcierta la seguridad que están tratando de construir. 

Edad 7-11

Estando solo en casa: Muchos medios de comunicación fomentan este miedo. Entre los siete y los once años, los niños están averiguando dónde se integran en la comunidad y en el mundo en general, y cómo actualizarse por sí mismos y sin tutores. Su imaginación correrá desenfrenada sobre este miedo.

Desgracia para las mascotas y los seres queridos: Aquí es cuando comienzan a apreciar realmente que las personas mueren, a menudo debido a la muerte de un abuelo o de una mascota de la infancia. La permanencia de la muerte puede asustar a los niños cuando la experimentan por primera vez.

Monstruos, brujas y fantasmas: Los temores a la oscuridad y a lo sobrenatural también alcanzan su punto culminante alrededor de este momento, cuando sus miedos se han vuelto más sustanciales y están completamente formados.

Quedando por detrás de sus compañeros: Ya sea en la escuela, en el deporte o también durante el juego, el miedo a quedarse atrás suele surgir a medida que los niños se hacen más conscientes de sí mismos. 

Edad 12+

Temores en relación con la escuela: Ahora que tu hijo pasa la mitad de su tiempo despierto en la escuela, ésta asumirá una gran importancia en su vida. Las ansiedades relacionadas con el éxito académico y las puntuaciones, el importunar a los profesores y el conquistar sus elogios y su aprobación pueden ganar prominencia, ya que los profesores se convierten en padres delegados en el entorno escolar. Las relaciones con los compañeros también adquieren mayor importancia. El temor a integrarse o a ser excluido puede ser especialmente doloroso tanto para los niños como para los padres; todos sabemos lo crueles que pueden ser los niños. 

Terrorismo, catástrofes, violencia aleatoria: Es a esta edad cuando los niños empiezan a asumir los miedos del mundo que les circunda. Ver la violencia y las catástrofes en los medios de comunicación y oír a los amigos y a los padres hablar de los eventos actuales puede dar a los niños una sensación desproporcionada de la importancia y la frecuencia de estos eventos. 

Hablar con sus padres sobre sus temores: Los preadolescentes comienzan a ejercer su independencia y es la edad en la que empiezan a experimentar los cambios fisiológicos conocidos como pubertad. Los psicólogos insisten en la importancia de la empatía y el comportamiento sin prejuicios a la hora de relacionarse con los niños de esta edad, ya que un hijo que teme a sus padres o sus reacciones no hablará de lo que le preocupa. 

Al igual que mide el crecimiento físico de su hijo, también se puede medir su crecimiento emocional a medida que pasa por las distintas etapas de la vida. El miedo es una parte natural de la infancia, pero nunca debe convertirse en un problema psicológico muy profundo que conduzca a un trauma. Como padre, animar a tu hijo a compartir sus temores y a expresarse cuando está preocupado por algo es uno de los mejores regalos que puedes hacerle. 


En esta ocasión nuestra pluma invitada es Laura Carrasco

El miedo y la ansiedad en las diferentes edades de los niños 3

Laura Carrasco, autora de piezas creativas, es una romántica perdida y curiosa de la vida. Con pluma, tinta y corazón cubre mayormente temas relacionados con eventos festivos, yoga y bienestar. Cuando no está peleando por el teclado con su gato, la encontrarás en la piscina municipal haciendo largos.


Trending Posts

sobre mi

Soy madre de dos adolescentes y psicóloga infantil colegiada (nº 15709), directora del blog Mamá Psicóloga Infantil desde 2012. En él, comparto consejos prácticos y científicos sobre crianza y desarrollo emocional. Autora de libros enfocados en la dinámica familiar y colaboradora regular en Ràdio Estel, dedico mi tiempo libre al senderismo y fitness, buscando equilibrio personal y bienestar emocional.

Sígueme

No te lo pierdas

Lo más leído

  • All Post
  • Desarrollo y Crecimiento
  • Educación emocional
  • Educación y Desarrollo Infantil
  • Miedos Infantiles
  • Psicología
  • Psicología Infantil
  • Recursos e ideas
  • Recursos Educativos
  • Sin categoría
    •   Back
    • Guía de regalos
    • Actividades para niños
    • Actividades Familiares
    • Regalos para bebés
    • Regalos para niños
    • Regalos para maestros
    • Regalos para madres
    •   Back
    • Niñez temprana 3-6 años
    • Niñez 7-9 años
    • Infancia 0-2 años
    • Adolescencia 13-18 años
    • Pubertad 9-12 años
    •   Back
    • Etapas del Desarrollo Infantil
    • Desarrollo emocional y social
    • Desafíos comunes en la crianza y educación
    • Retos Escolares y académicos
    • Niñez temprana 3-6 años
    • Niñez 7-9 años
    • Infancia 0-2 años
    • Adolescencia 13-18 años
    • Pubertad 9-12 años
    • Desarrollo emocional
    • Inteligencia Emocional
    •   Back
    • Desarrollo emocional
    • Inteligencia Emocional
    •   Back
    • Habilidades Sociales
    • Miedos y temores infantiles
    • Dificultades de aprendizaje
    •   Back
    • Juegos y material educativo
    • Libros y manuales
    • libros para padres
    • Libros interactivos
    • Libros infantiles
    • Libros juveniles
    • Libros juveniles
    • Libros para profesionales
    •   Back
    • libros para padres
    • Libros interactivos
    • Libros infantiles
    • Libros juveniles
    • Libros juveniles
    • Libros para profesionales
    •   Back
    • Psicología escolar
    •   Back
    • Regalos para bebés
    • Regalos para niños
    • Regalos para maestros
    • Regalos para madres

Newsletter

Subscribe For More!

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.
Hot

Categorias

Instagram

Edit Template
@Instagram
Lorem Ipsum is simply dumy text of the printing typesetting industry lorem ipsum.

© 2023 Created with Royal Elementor Addons

Descubre cómo transformar tu relación con tu hijo.

Adquiere tu copia de 'Mi hijo me cae mal' y empieza el cambio hoy

mi hijo me cae mal

«Mi hijo me cae mal» nos ofrece respuestas y consuelo desde la psicología a todas esas conductas ante las que no sabemos reaccionar, o ante las que reaccionamos mal, y nos invita a explorarnos a nosotros mismos para evaluar la relación que mantenemos con nuestros hijos en las diferentes etapas de su desarrollo.

David
David
Leer más
Es un libro que todos los padres deberíamos de leer, muy buenas aportaciones sobre la adolescencia.
Maria
Maria
Leer más
Estoy feliz porque AL FIN encontré un libro que desmitifica el rol de mamá y de papá con la perfección que nos ha enseñado la sociedad. Te enseña, desde cuestionamientos diarios, que es lo que te frustra de ser madre y de tu hij@. Es un libro muy bueno para los que atravesamos crisis como padres, también necesitamos entender nuestras propias emociones y de donde sale toda la frustración que a veces no invade cuando somos padres. Lo que no se puede decir, porque somos padres, aquí se expone cañará mente! Yo digo q Eulalia hay que seguir hablando de este tema, porque la maternidad NO SE DEBE SEGUIR IDEALIZANDO! No es imposible, pero tampoco es un camino de rosas, a veces y muchas, te pinchas y sangra! Y eso hay que decirlo y expresarlo! Me gusta me gusta y me gusta este libro! Recomendado
Maybe PC
Maybe PC
Leer más
Llevaré tu libro siempre en mi bolso. He apuntado,señalado, subrayado muchas líneas, párrafos, páginas enteras. Tan siquiera tenerlo cerca de mi hará que no pierda el control en las riñas , comunicación, manejo con mi hija. 🫂 Gracias a ti y a mí hermana por regalarme lo y ver la alta que me hacía.
Anterior
Siguiente