Celos, envidia, rivalidad entre hermanos ¿son lo mismo?

10

En muchas ocasiones los celos, la envidia y la rivalidad entre hermanos van de la mano y podríamos decir que son casi lo mismo, pero diciendo esto estaríamos faltando a la verdad ya que hay sutiles diferencias entre envidia y celos, y por supuesto la rivalidad es algo que surge como consecuencia de ellas. Entonces, ¿los celos y la envidia no son lo mismo? ¿En qué se diferencian? ¿Y por qué surge la rivalidad entre hermanos?

 


En otros artículos hemos hablado de los celos infantiles, de las conductas regresivas que pueden desencadenarse tras la llegada de un hermanito, del síndrome del príncipe destronado y de las conductas negativas y oposicionistas que un niño puede empezar a manifestar como resultado del miedo a perder el cariño de mamá y papá.

Con el relato de «Mario tiene un hermano, cuando mamá llegó a casa con un extraño» he pretendido que papás, mamás y abuelos u otros cuidadores nos pusiéramos en la piel de un niño de algo más de dos años y medio acostumbrado a ser el centro de atención de todos, un niño querido, deseado y amado. Un niño como el nuestro, que de golpe ve como su mundo cambia con la llegada de su hermano menor. Mario, que más adelante no sabrá vivir sin su hermano, con quién pasará largos ratos de risas y juego, al principio se ve desconcertado, triste, enfadado, irritable, no entiende qué es lo que ocurre y solo desea que mamá y papá vuelvan a jugar y a estar como antes con él. Con la llegada de su hermano, todo ha cambiado, no sabe por qué pero no soporta la idea de que mamá esté con el bebé tanto tiempo y solo quiere todo lo que tiene él. Eso son los celos, eso es la envidia.

Se envidia lo que uno desea y no tiene, mientras que se tienen celos de lo que uno tiene y tiene miedo a perder.

La rivalidad que surge entre dos hermanos es un comportamiento variable, fluctuante, que aparece de forma más consistente en determinadas etapas, donde los niños discuten y se pelean constantemente tras las cuales todo vuelve a la paz y tranquilidad. No debemos confundir la rivalidad con los celos, la rivalidad surge como consecuencia de competir por unos «recursos» determinados (un juguete, normalmente, aunque también puede ser mamá o papá como vimos en el artículo «Mi mamá es mía«.).

La rivalidad entre hermanos suele aparecer en niños pequeños, en edades tempranas, y el conflicto se produce por el deseo de mantener constantemente el cariño y la dedicación de papá y mamá y el miedo que siente el niño perderles como consecuencia de la llegada de su hermano a quien pueden llegar a ver como un auténtico usurpador, por lo que no es extraño que puedan incluso manifestar cierta hostilidad. 

 
No te pierdas
1 De 482

Como vamos viendo, la rivalidad entre hermanos están muy relacionadas con los celos y envidias provocados por distintas situaciones. Las diferencias entre los tres conceptos son muy sutiles y en realidad, en la vida cotidiana, los niños pasan de los celos a la envidia como en un continuo. Podemos evitar que surjan rivalidades absurdas evitando las comparaciones, enseñándoles la importancia del respeto, fomentando el juego compartido, colaborativo y cooperativo.





Foto cortesía www.freepik.com

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más