Sabemos bien que el juego, a parte de ser una gran fuente de diversión, es también una excelente manera de aprender, de liberar tensiones, exteriorizar emociones y superar algunas barreras. Hoy te presento algunos juegos para ayudar a los niños  superar el miedo a la oscuridad .

Índice de contenidos

Como verás, una buena estrategia para ayudar a nuestros hijos a superar el miedo a la oscuridad es practicar juegos que requieran jugar a oscuras. Juegos que practicaremos, a ser posible a diario de entre diez a veinte minutos incrementando paulatinamente la dificultad.

Tras el juego elogiaremos y premiaremos al niño cada vez que colabore con nosotros. Es importante no forzar para poder avanzar, aunque esos avances sean pequeños al principio.

5 juegos para perder el miedo a la oscuridad

Si tu hijo o hija ha empezado a mostrar miedo a la oscuridad estos 5 sencillos juegos que te propongo hoy pueden ayudarle a ir superando poco a poco este temor tan frecuente. Estos juegos para perder el miedo son solo algunas de las muchas estrategias que puedes usar.

Gallinita ciega

"La gallinita ciega"

Se trata de jugar a este clásico juego que tantas veces habremos jugado nosotros en nuestra infancia: la gallina ciega. Un juego sencillo que no requiere de ningún tipo de material adicional¿Cómo procederemos?Con la luz encendida, papá o mamá se vendará los ojos y buscará al niño a ver si lo encuentra.En el siguiente turno le toca al niño buscar al adulto.Al principio dejamos que nos encuentre enseguida pero poco a poco se lo iremos poniendo más difícil.

juegos miedo a la oscuridad

La bella durmiente

Este es un juego muy interesante también para iniciar al niño a estar tranquilo en la oscuridad de modo que vaya aprendiendo a tolerar las sensaciones que percibe cuando está solo y a oscuras.ProcedimientoSe trata de que esté en su habitación con la luz encendida, los padres estaremos en una habitación contigua o en el pasillo. Avisamos al niño con un "ya voy".En este momento el niño simula meterse en la cama y acostarse para dormir, para lo cual debe cerrar la luz. Instante en el que entramos en la habitación a oscuras y le damos un beso. El niño ha de fingir despertarse y encender la luz.Le felicitamos y elogiamos. Poco a poco y gradualmente iremos aumentando el tiempo de estancia en la habitación a oscuras.

Sorpresas en la oscuridad

Sorprendente juego en el que el niño debe enfrentarse a la oscuridad para poder obtener un premio o una sorpresa.ProcedimientoLos padres colocaremos encima de la cama de nuestro hijo un regalito envuelto en papel llamativo. Informaremos al niño que tiene una sorpresa en su habitación, que se encontrará a oscuras, le diremos que vaya a buscarla y que la coja sin encender la luz. Podrá abrirla fuera, en el comedor o sala de estar. Repetiremos el juego varias veces, siempre de la misma forma pero cambiando el lugar, que cada vez será menos accesible ("dentro de la cómoda, en el segundo cajón). Las instrucciones y la dificultad dependerán de la edad de nuestro hijo.

Animales

Emocionante juego en el que el niño permanece también a oscuras tumbado en su cama.ProcedimientoNosotros, los padres, desde fuera de la habitación imitaremos sonidos de diferentes animales que nuestro hijo deberá adivinar. Empezaremos por sonidos fáciles como el del perro o el gato, e iremos aumentando la dificultad como los sonidos del mono o el asno.Evitaremos, eso sí, animales atemorizantes como el lobo o el león. E iremos aumentando el tiempo entre sonido y sonido, así el niño será capaz de permanecer más tiempo a oscuras.Como en los anteriores casos elogiamos los aciertos del niño.

juguetes olvidados, juguetes fracasados

La búsqueda del tesoro

Se trata de un juego parecido al de las sorpresas pero en este caso el niño no sabe dónde está el premio, debe buscarlo por toda la casa.Iremos ocultando los premios en sitios más recónditos y las sorpresas han de ser cada vez más atractivas para conseguir que el niño se interese verdaderamente en el juego y participe a pesar del miedo que pueda sentir.

Todo lo que sé del miedo

Libro recomendado

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.