Para padres y madres que buscan respuestas.

Padres tóxicos ¿Qué es un padre tóxico?

2 4.535

En este artículo reflexionaremos sobre qué es ser un padre o madre tóxico, a qué nos referimos cuando hablamos de este concepto y cómo evitar convertirnos en uno de ellos o cómo evitar contagiarnos por esos que ocupan los primeros puestos en las filas y corrillos de las puertas del cole.

¿Qué es un padre tóxico?

La psicóloga estadounidense Susan Forward los describe en su libro “Padres que odian” como aquellos que, por diferentes razones, causan sufrimiento a sus hijos a través de la manipulación, el maltrato, las demandas, desde la infancia hasta la adultez.

Estos niños al llegar a adultos y como consecuencia de este tipo de relación con sus progenitores, escribe la experta,  una relación que les ha llevado a crecer en un entorno inseguro en términos emocionales, serán adultos con baja autoestima, inseguros, sumisos y emocionalmente inestables.

Los padres tóxicos, así llamados por la mencionada psicóloga, existen, aunque nos nos lo creamos. Pero existen este tipo de padres: egoistas, narcisistas, que sólo piensan en ellos mismos, que incluso envidian los logros de sus propios hijos e intentan ningunearles, rebajarles, humillarles minimizando sus éxitos, con tal de quedar ellos siempre por encima. 

 

 

Nuestros padres siembran en nosotros semillas mentales y emocionales, y esas semillas crecen con nosotros. En algunas familias, esas semillas son de amor, respeto e independencia. Pero en muchas otras lo que se siembra son semillas de miedo, de obligación o de culpa. (Susan Forward. Padres que odian)

 

Si reflexionamos bien, no nos ha de extrañar que existan este tipo de padres puesto que,  si hay personas que siempre quieren quedar por encima de los demás también lo seguirán haciendo con sus parejas e hijos.

 

Y así es, hay personas tóxicas, relaciones tóxicas, padres y madres tóxicos que “infectan” sus vínculos o lazos afectivos. Personas que no son capaces de descentrarse de sí mismas, personas manipuladoras, enfermas de necesidad de atención, personas profundamente insatisfechas con todo lo que les rodea, me atrevería a decir que tan absolutamente insatisfechas consigo mismas que necesitan quedar por encima de los demás para sentirse algo mejor durante fracciones de segundo, porque poco después vuelven a la carga. Sí, personas que un día se convierten en padres tóxicos, padres manipuladores, narcisistas, que dañan profundamente a sus hijos, las únicas personas que no pueden escapar de ellas.

 

Sí, existen padres y madres tóxicos que compiten todo el tiempo por ser el centro de atención cueste lo que cueste, tanto es así que compiten con sus propios hijos en todos los entornos desde el inicio de sus días, pasando por el cole y terminando por entrometerse en cualquier ámbito de la vida cuando éstos lleguen a la adultez.

Padres y madres que siempre se muestran insatisfechos con todo lo que sus hijos hacen, padres y madres que no les gustan los amigos de sus hijos, ni sus profesores, ni los estudios que eligen y mucho menos sus parejas. Padres y madres que son capaces de dejar en ridículo a sus hijos para ser ellos el centro de atención, que los ningunean y los vapulean en público y en privado. Increíble pero cierto, los hay.

 

Probablemente te viene alguien de estas características a la mente.

Ser madre (padre) no es una tarea sencilla, requiere paciencia, tiempo, amor incondicional, saber escuchar, poner límites en su justa medida y alegrarse por todos y cada uno de los pequeños éxitos de nuestros hijos. Protegerles cuando lo necesiten y dejar que vuelen solos cuando estén preparados para ello. La manipulación es un modo de maltrato, una forma de impedir que nuestros hijos desarrollen su personalidad y sean quienes son, cómo y cuando lo deseen. (Sara Tarrés, www.mamapsicologainfantil.com)

Pero ahora hablemos de qué ocurre cuando estos padres tóxicos salen a la calle y se extiende su manipulación a las personas que les rodea.

¿Corrillos tóxicos en las puertas del cole?

El tema de la toxicidad parental no se queda únicamente de puertas para adentro en el seno familiar, también sale a la calle e intoxica el ambiente. Seguramente todos conoceremos alguno de estos casos o pronto seremos parte implicada sin darnos cuenta de ello. Quizás los hemos evitado siendo conscientes o no del posible daño que causa el “rum-rum” que se extiende como la pólvora. Esos comentarios “sin mala intención” que como si de un virus se tratara van calando en las mentes de otros padres y que pronto se extiende como una epidemia.

Recientemente leía una entrevista realizada a Óscar González en el periódico El Mundo sobre cómo evitar ser padres tóxicos en la escuela. ¡¡¡Cuanta razón!!! Os invito a leer la entrevista a la que podéis acceder clicando en el enlace anterior. No tiene desperdicio y desde luego yo apoyo al 100%.

En palabras de Óscar González debemos evitar «Los famosos corrillos a las puertas del colegio que tan dañinos y tóxicos son».

¿Tienes algún problema con una maestra, profesor o profesora de tu hijo? Háblalo directamente. Pide una entrevista, pon una nota en la agenda. Según Óscar González, «hay lugares y momentos concretos para resolver estos temas; hagámoslo donde y como corresponde». Y «nunca te enfrentes con el profesor de tu hijo», aconseja. «Busca siempre la forma de llegar a un entendimiento a través de una buena y sincera comunicación». Todo es mucho más fácil.

En la misma línea, el padre debe ser sincero con el profesor de su hijo o, dicho con otras palabras, no practicar aquello de «por delante digo una cosa pero por detrás otra bien distinta». Y de igual modo aplicarlo con el resto de personas que nos rodean. Las cosas si son blancas son blancas delante y detrás.

 

¿Te has visto envuelto en algo similar recientemente? ¿En el cole de tu hijo se dan este tipo de corrillos tóxicos? ¿Qué opinas?

 

Fotos cortesía www.freepik.com


Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer

2 Comentarios
  1. […] los padres tóxicos en un artículo especialmente dedicado a ellos y al que puedes acceder clicando aqui . Hablamos de qué es un padre tóxico y de la definición que de ellos hizo la autora que […]

  2. […] Padres tóxicos.  Susan Forward los describe en su libro “Padres que odian” como aquellos que, por diferentes razones, causan sufrimiento a sus hijos a través de la manipulación, el maltrato, las demandas, desde la infancia hasta la adultez. […]

  3. […] comportamiento excesivamente sobreprotector con nuestros hijos nos vuelve irremediablemente en unos padres tóxicos, de los que hablamos en uno de los artículos de este blog y al que puedes acceder mediante el […]

  4. Anonymous dice

    Ánimo para superar todas las secuelas que os haya dejado

  5. Anonymous dice

    Yo puedo confirmar que sí existen padres y madres tóxicos. Mi madre es una de ellas, y mi padre aunque no opine de la misma forma, la apoya en todo. Tengo 37 años y mi madre lleva toda mi vida insultándome, diciéndome que soy y seré una inútil, me recrimina haberme mandado fuera a estudiar porque dice que así puedo hacer lo que me da la gana (ahora soy licenciada), cuando me surgieron oportunidades de trabajar fuera de la provincia no me apoyó en absoluto y me manipuló para que no saliera a trabajar (he perdido muchas y muy buenas oportunidades a causa de esto), en cualquier nuevo proyecto que deseo emprender me asegura que no seré capaz de llevarlo a cabo debido a mi forma de ser que según ella a nadie le gusta (y recalca que no debería ser así, que debería cambiar) y si por si todo eso fuera poco dice que precisamente por ser como soy mi novio con el que llevo más de 5 años y medio me va a abandonar.

    Mi madre ha sembrado en mí el miedo y la desconfianza. Siento dentro de mí que no soy capaz de afrontar las situaciones, pero una fuerza interior me ayuda a superar los obstáculos del miedo. Me cuesta más que a los demás, pues antes tengo que vencer esa barrera. Y doy gracias a que tengo una pareja que me apoya y ha podido ver un atisbo de lo que puede hacer mi madre sobre mí. Desde luego ella me hace todo esto cuando hablamos por teléfono o estamos a solas, y a veces delante de mis hermanos menores me pone en ridículo.

    Como no vivo en la misma provincia que mis padres he optado por espaciar las visitas y las llamadas. Por este motivo o lo que se le cruce por la cabeza en ese momento me echa unas broncas desproporcionadas. Las visitas y llamadas se han hecho insoportables. Esto me ha causado rechazo y ansiedad por ir a verla y por coger una simple llamada de teléfono, aunque no sea ella la autora de la llamada.

    Cada vez me voy alejando más de ella, y me duele pensar que cuando no esté aquí sólo me quedarán estos malos momentos con ella.

    Mi madre piensa que estoy tan mal que debería acudir a un profesional. Pues bien, yo creo que ella debería venir conmigo.

    Muchas gracias por el artículo. Pensé que me estaba volviendo loca. Lo peor de todo esto es que el ser que más quiero me esté haciendo esto.

  6. Anonymous dice

    yo realmente creo que tengo una madre tóxica. Durante toda mi vida solo la recuerdo gritándome, diciéndonos a mi y a mi hermana lo malas hijas que somos, lo gorda que estoy y que tengo que adelgazar, lo mala estudiante y fracasada que es mi hermana… En fin, un ambiente familiar muy, ehem, agradable. Sinceramnete, aún no sé como hemos podido salir tan bien mi hermana y yo, debería estar agradecida mi madre.

  7. Anonymous dice

    En la parada del bus escolar.
    Una madre se queja de que es imposible aguantar a sus dos retoños. Que le dan mucho la lata. Sobre las once de la mañana todos los días está tomándose el café en la terraza de la cafetería con las colegas. Cuando llega al mediodía el bus les dice: – Vamos que estoy muy agobiada, que llevo una mañana de mucho trabajo(obsérvese que se acaba de levantar de la terraza para recoger a su prole).
    Trasncurrido un mes y medio, de nuevo en la parada, escucho decir a esta persona: – Es que los maestros no hacen nada.
    No me pude contener y le contesté: – No hace muchos días decías que no aguantabas a tus propios hijos, que daban mucho la lata. Resulta que tu no eres capaz de aguantar a tus propios hijos y alguien que ni los parió, ni afectivamente le deberia dedicar más que el respeto que cualquier persona se merece, tiene que lidiar con 24 o 30 retoños cada uno de su padre y de su madre. Si consigue mantenerlos sentados y que aprendan algo ya me parece un gran logro, porque tu ni siquiera lo consigues.

  8. Efrén Beltrán Ferrer dice

    Me gusta el tema, por que es realidad, por que existen padres y madres tóxicos y se subraya la actitud egoista de estos.
    Cómo no pensar y afirmarse en lo que muchas veces te has podido preguntar, ¿será el 90% de los casos de acoso escolar entre niños el resultado de esta toxicidad?
    Los niños absorven y van formando su personalidad y carácter, seguro que has visto en tus hijos esos pequeños gestos que identificas como tuyos, o de tu pareja, o incluso de tus padres y familiares mas cercanos, del mismo modo que absorven esos gestos son capaces de asimilar la crítica destructiva que delante de ellos se hace de los padres de otros niños o directamente de esos otros niños, es lógico pensar que estos niños tambien creen corrillos con los niños de los padres que lo hacen y sean capaces, no solo de marginar a los niños criticados por los padres, tambien de llegar al acoso.
    Otra pregunta que puedo hacerme es la siguiente:
    ¿Padre tóxico se nace o se hace?
    Bueno este tema se podría hacer largo si se trata en profundidad pero, en un sistema educativo que premia la competitividad destacando a aquellos niños, que presionados y al margen de sus deseos y habilidades, logran una alta calificación dentro de un sistema educativo diseñado para quedar por encima del otro, me puedo permitir el lujo de pensar que el padre tóxico se hace y asi se le educa, y aun decir mas, no solo hay padres tóxicos, también profesores incluso directores, que trasmiten a sus alumnos la indignación que ellos tienen por una serie de recortes injustos que están sufriendo y son capaces incluso de llevarse a la clase de manifestación frente al ayuntamiento sin consentimiento de los padres, cuando lo que deberían trasmitir son conocimientos y demostrar asi una autentica vocación por la enseñanza.
    El padre tóxico se hace, lo puedo afirmar, y se hace gracias a un sistema educativo que trasmite esa competitividad y el quedar por encima en base a unas reglas establecidas, que diferente sería, y en algunos casos lo es, si el sistema educativo trasmitiera la vocación de sus docentes y no su indignación, resentimiento o frustración, o sencillamente su indiferencia, ya que a muchos docentes no se les ve la vocación de enseñanza por que simplemente consiguieron un empleo en el que su único objetivo es que le paguen a final de mes.
    Veo mas un problema de educación tóxica avalada por un sistema que permite el bombardeo constante de mensajes en diferentes medios del tipo “cuando seas el número 1 te lo mereceras”, que un problema de padres o madres tóxicos.
    Y ya puestos me voy a permitir soltar la siguiente burrada aunque solo toque el tema de refilón, si somos esponjas en constante arendizaje, puedo decir que los políticos que han gobernado, los que gobiernan, los sindicatos de trabajadores y un largo etc de personajes corruptos de este país nos estan enseñando a robar y a no devolver lo robado, o mejor dicho nos están intoxicando con su ejemplo.

  9. Roberto Dibasko dice

    Mi madre a sido una madre tóxica. Toda mi vida me machacó con estas palabras.tu eres muy tonto todo el mundo te come la cabeza no tienes personalidad solo sabes imitar a los demas.

  10. Soraya Alejandre Jimenez dice

    Esta bueno esta información para analizar si señor

Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel