Screen Pollution contra los peligros del abuso de pantallas

Multiópticas, bajo el concepto Screen Pollution, ha lanzado SP Future simulando el lanzamiento de tres productos de mobiliario infantil en el que se integran pantallas para concienciar sobre el uso abusivo de éstas en la población infantil. Por si todavía no has tenido la oportunidad de ver el anuncio del que te hablo, no te preocupes, bajo estas líneas podrás visualizar uno de sus videos para que lo observes con detalle.

Screen Pollution

Screen Pollution, una campaña para concienciar a los padres sobre el abuso de las pantallas

La campaña que ha lanzado Multiópticas pretende llamar la atención de los padres y concienciarles de los peligros que conlleva el uso excesivo de las pantallas por parte de los más pequeños. Niños y niñas que, según los datos que manejamos y que os expondré a lo largo de este post, antes de los 18 años habrán pasado más de 26.280 horas delante de una pantalla. Lo que se traduce en 1095 días. O, lo que es lo mismo, 3 años de su vida sin hacer otra cosa que mirar una pantalla de ordenador, tablet, televisor, consola o móvil. 

¡Escalofriante! 

Pero antes de proseguir y analizar las consecuencias que se derivan de toda esta inactividad o actividad pasiva, te invito a ver el siguiente video.

Estos productos, afortunadamente, todavía no existen. Sin embargo, no me cabe ninguna duda que en un futuro no muy lejano llegarán a nuestras casas a menos que pongamos un poco de cordura en todo lo que como padres y madres hacemos y dejamos que nuestros hijos hagan. Porque lo creas o no, tal y como has podido ver, estos productos han sido creados tras haber escuchado peticiones reales de padres y madres en las redes sociales.  

Si bien en 87% de los padres, según un estudio realizado por Multiópticas, dice sentirse preocupado por el tiempo que sus hijos pasan delante de las pantallas, 3 de cada 10 compran un dispositivo digital para sus criaturas antes de que cumplan 4 años. Y es que son muchos los padres que sobrepasados por las tareas de su día a día, por falta de información o creyendo que de este modo sus criaturas aprenderán más rápido o mejor. De manera que vemos padres permitiendo que coman mirando una pantalla o les calman con ellas como recurso rápido y fácil ante cualquier muestra de irritabilidad o aburrimiento. 

Si ya hace tiempo que venimos avisando de este abuso, los recientes acontecimientos vividos a causa del confinamiento sufrido para frenar el coronavirus no ha hecho más que empeorar una situación que ya era grave. 

El efecto confinamiento 

Ciertamente el confinamiento nos afectó a todos y en todos los ámbitos de nuestras vidas. Durante tres meses algunos tuvimos que llevarnos el trabajo, la escuela, el ocio y deporte a casa. Y sin otro medio que los tecnológicos para hacer muchas de estas cosas y ver a la familia y amigos aumentamos – y mucho – el número de horas conectados a las pantallas. 

Concretamente, y según los estudios realizados por Multiópticas (mayo 2020), esto es lo que sucedió

  • Un 86,30% de los españoles aseguró hacer mayor uso de dispositivos con pantallas desde que estaban confinados. 
  • Con el confinamiento ha aumentado, 3 horas de media, el uso de las pantallas (11 h vs 14 h)
  • Niños y jóvenes han aumentado el uso de pantallas durante el confinamiento 1,39 horas al día más (2,79 h vs 4,18 h)
  • Un 60% de los españoles aseguran haber notado alguna molestia durante el confinamiento por el uso de pantallas.

Efectos nocivos del abuso de pantallas sobre los niños, niñas, adolescentes y jóvenes

Desde distintos sectores, vinculados con la salud física y mental, somos muchos los profesionales que llevamos tiempo alertando de los efectos negativos del uso excesivo de los aparatos tecnológicos, sean del tipo que sean (móviles, ordenadores, tablets, consolas o televisores). 

Todos coincidimos en que pasar demasiadas horas pegados al móvil o a la tablet es perjudicial para el correcto desarrollo de los niños ya que, entre otras muchas consecuencias – que citaré a continuación – acaban generando niños pasivos que no aprenden a interactuar con otras personas en un medio no virtual. 

Entre los otros efectos negativos del uso excesivo de pantallas durante la infancia destacamos:

  • Déficit de atención.
  • Hiperactividad.
  • Problemas de aprendizaje.
  • Aumento de la impulsividad.
  • Falta de autocontrol y aumento de las rabietas.
  • Alteraciones en el sueño infantil.
  • Aumento del sedentarismo y consecuentemente de la obesidad infantil.
  • Aumento de conductas agresivas.
  • Adicción a las tecnologías.
  • Depresión, ansiedad y otras enfermedades mentales.
  • Riesgo a contraer cáncer por exposición a demasiada radiación.
  • Estrés, fatiga visual, miopía.
  • Y por último, y no menos importante, aumento de la vulnerabilidad por sobreexposición, lo que equivale a tener mayor probabilidad de ser víctima de abusos.

(Fuente: Asociación Japonesa de Pediatría, Academia Americana de Pediatría y Sociedad Canadiense de Pediatría)

Contenido relacionado: Niños adictos a las pantallas

¿Por qué Screen Pollution?

Screen Pollution es la manera como Multiópticas quiere concienciar a la sociedad de la necesidad de hacer un uso responsable de las pantallas en nuestro día a día y así proteger nuestra salud ocular.

Según los datos que han podido obtener de sus estudios, un 80% de la población lo primero y lo último que hacemos cada día es mirar un dispositivo con pantalla. Sí, yo también soy una de estas personas que de forma inconsciente tiene este mal hábito. Y, por supuesto, viene siendo el momento de parar y pensar porque los datos que os facilito a continuación son cuanto menos preocupantes.

Ciertamente preocupan, y mucho, estos datos obtenidos por Multiópticas en abril 2019:

  • 1 de cada 3 niños empezó a utilizar dispositivos con pantalla antes de los 3 años. Algo que según las recomendaciones de la OMS y de otras asociaciones de pediatras no recomiendan.
  • Niños y niñas empiezan a tener móvil propio a los 9 años como media. Edad en la que se sitúa también su primer acceso a contenido pornográfico. Aunque este sería otro tema de debate, es necesario no olvidarnos de él.
  • Como media los niños pasan 3 horas diarias delante de una pantalla.
  • Entre los 12 y 17 años el tiempo aumenta hasta 4 horas.

De manera que teniendo en cuenta estos y otros datos, Screen Pollution surge como medio para llamar la atención sobre y proponer algunas recomendaciones

Recomendaciones para padres y madres

Visto lo visto es imprescindible que tomemos cartas en el asunto y llevemos a cabo algunos cambios en nuestro modo de interactuar con los dispositivos electrónicos. El objetivo no es otro que proteger tanto nuestra salud ocular como la de a nuestros hijos e hijas. 

En este sentido Manuel Diaz Llopis, Catedrático de oftalmotología de la Universidad de Valencia, en colaboración con la asociación Empantallados, nos proponen las siguientes recomendaciones:

  1. Evaluar el tiempo de uso que hacemos de las pantallas. 
  2. Quitar las notificaciones de los móviles, tablets y ordenadores.
  3. Busca espacios de desconexión. Puedes incorporar una alarma para que te avise de cuando parar.
  4. Parpadear con frecuencia de forma voluntaria mientras usamos cualquier dispositivo con pantalla.
  5. Tomar descansos cada 45 minutos.
  6. Utilizar lubricantes oculares para prevenir el ojo seco secundario.
  7. Situarse a una distancia adecuada de las pantallas. Para pantallas pequeñas (móvil, tablet) se sitúa a entre 35 y 50 cm, y como mínimo a 55 cm para otras pantallas fijas.
  8. Ser ejemplo para nuestros hijos e hijas. Evitar estar todo el día con el móvil en la mano prestándoles la atención que se merecen. Crear un plan digital familiar, con normas y límites que faciliten un uso racional de la tecnología.
  9. Incentivar y promover actividades en el exterior durante el día y dejar el uso de las pantallas para momentos en los que no puedan interferir con actividades al aire libre.
  10. Intentar fijar un día sin pantallas o un día “detox”. Por más difícil que parezca es una iniciativa que me parece muy necesaria. Y lo es para dejar por un día de lado las pantallas y promover la lectura, el deporte y, por supuesto, la comunicación familiar.
  11. Añadir un filtro azul en caso que llevemos gafas graduadas.

En conclusión

Tal y como has podido reflexionar a lo largo de este post, el uso excesivo de las pantallas que hacemos en nuestro día a día (tanto adultos como mayores) está afectándonos negativamente en muchos sentidos. La larga lista de efectos negativos es una clara evidencia de ello. 

Afortunadamente gracias a Multiópticas, con su controvertida campaña Screen Pollution y su mobiliario infantil, nos ha permitido a hacer un parón para reflexionar sobre nuestro comportamiento poco saludable.

Si crees que este post puede ser de interés y utilidad para otros padres y madres te invito a compartirlo en tus redes sociales. Cuanto antes nos concienciemos todos de este problema antes podremos poner fin a sus graves consecuencias.

No hay comentarios que mostrar.

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP). He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje. Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.