Monstruos come miedos: Los Sorgenfresser

A partir de los 2 años los niños empiezan a sentir nuevos miedos, miedo estar solo, miedo a la oscuridad, miedo a los monstruos, a las brujas, al lobo o cualquier otro ser fantástico que ronde por su imaginación. Empiezan las pesadillas y las noches en vela sin dormir debido a los continuos despertares de nuestros peques.

Sorgenfresser

En este artículo quiero hablaros de unos monstruos muy especiales, unos que no dan miedo sino todo lo contrario, son monstruos come miedos, los Sorgenfresser.


Los Sorgenfresser son 15 monstruos come miedos que tienen como objetivo principal guardar todas las preocupaciones, miedos e inquietudes de nuestros hijos para protegerles hasta que puedan enfrentarse a ellas con menos dificultad
.

Gracias a su gran boca-cremallera se tragan los miedos, los problemas o las preocupaciones de nuestros pequeños y no tan pequeños. No debemos entender estos muñecos como una solución a los problemas de nuestros hijos, si no como un medio para canalizarlos o como una forma para ayudarles a gestionar sus temores. Los Sorgenfresser permiten aparcar los problemas durante un tiempo, para pensarlos y meditarlos más adelante.

¿Qué significa que los Sorgenfresser se tragan el miedo? ¿Cómo lo hacen?

Los Sorgenfresser se tragan los miedos, los temores, las inquietudes, los problemas que nuestros pequeños han escrito o dibujado en una hoja de papel y que posteriormente han depositado dentro de la boca de su Sorgenfresser.

El uso de los Sorgenfresser nos permitirá, tanto a padres como niños, hablar de las emociones, identificarlas y por tanto entenderlas. Son unos muñecos que a parte de ayudar a gestionar el miedo son también una herramienta para trabajar otros sentimientos de nuestros hijos, como la vergüenza, la timidez, o los celos.

Mientras nuestros hijos utilizan los muñecos, dibujan, pintan o escriben sus problemas o miedos podemos aprovechar para crear un espacio para el diálogo sobre las emociones que sienten. Un espacio de confianza para que nos hablen libremente de lo que sienten en estas circunstancias u en otras que podemos ir planteando paulatinamente.

¿Tus hijos tienen pesadillas? ¿Se despiertan a media noche empapados en sudor y llamándote desesperados? Prueba a que uno de estos monstruos come miedos se trague todos los malos sueños que inquietan a tu peque.

¿Ha llegado un hermanito?¿Han empezado a surgir los primeros celos? ¿Tu hijo se siente inseguro, temeroso, empieza a comportarse mal para llamar la atención porque siente que ese pequeño le ha robado a mamá y a papá? Intenta que un Sorgenfresser le ayude a verbalizar esos temores que le producen tanta inseguridad.

¿A partir de que edad se pueden utilizar?

El rango de edades para utilizarlos es muy amplio, podemos regalarlos a un bebé de 2 años así como seguir utilizándolos durante la preadolescencia, etapa sin duda alguna repleta de inquietudes, miedos y temores.

Puedes conocer más sobre ellos en su página de Facebook.

¿Dónde los puedo adquirir?

Los podéis comprar en la página de DevirEspaña, o desde aquí mismo en la tienda de amazon. Hay de dos tamaños diferentes y existen más de 20 modelos para elegir. estos son algunos de ellos:


Si te ha gustado este post te invito a compartirlo en tus redes sociales para que pueda llegar a más personas que, como tú, preocupados por los miedos y temores de sus hijos. Pero antes de irte te dejo con las 10 últimas entradas en esta sección. Quizás alguna te llame la atención y decidas quedarte un poco más conmigo. Si es así te agradezco la confianza y el tiempo que inviertes en leerme.

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP). He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje. Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.

Esta entrada tiene 7 comentarios

  1. Anonymous

    Estos monstruos come miedos son geniales, he estado un año trabajando en una guarderia y en el nivel 2-3 años utilizamos uno para cada aula, es la mascota de la clase y les ayuda en todo momento.
    Los niños lo cuidan como uno mas y le cuentan a su manera sus miedos.

    Son una estupenda manera de afrontar los miedos y preocupaciones de los pequeños.

  2. Me ha parecido super interesante este post. Yo tengo una bebé de 15 meses y algunas noches se despierta llorando no hay manera de calmarla, me hablaron del terror nocturno y me quede sorprendida, no se puede hacer nada me dijeron esperar que se calme mientras tu pasas la noche en vela y así estamos… Así que esperare a que crezca para que me cuente sus miedos y meterlos en esos peluches tan graciosos.

    Me encanta el blog

Comentarios cerrados.