Para padres y madres que buscan respuestas.

Mi hijo no quiere comer.

3 192

Este artículo trata de los altibajos en el apetito de los bebés, de cuando nuestro hijo se niega a comer o solo quiere determinados alimentos. 


Niña comiendo cereales enfadada


No seré la única madre que en un momento determinado se haya sorprendido diciendo: “Es que este niño no come“, “Mi hijo no quiere comer nada de lo que le pongo en el plato” o “¡Es que no come nada este niño!“. 

Mi hijo Pol, de casi 16 meses, pasó recientemente por una de esas fases en las que comer determinados alimentos es difícil, sobretodo con los purés de verduras y las papillas de fruta.

La dificultad o la rotunda negativa a comer empezó en julio y yo lo achaqué al calor que estaba haciendo en Barcelona. Continuó igual durante todas las vacaciones y pensé que sería por los cambios. 

En esta etapa solo quería comer lácteos, pan y croquetas … una alimentación poco equilibrada. Sus purés no los quería ni ver y se moría por comer lo de su hermano de 4 años. Cuando le daba aprobar … no le gustaba y lo escupía. Y así un día tras otro … no negaré que llegó a irritarme un poco.

¿Qué puedo hacer cuando mi hijo se niega a comer?

Es cierto que los altibajos en el apetito de los niños son normales y puede suceder que durante una semana coma como un león y otra no pruebe bocado. Así que lo mejor que podemos hacer, si no hay una enfermedad que lo impida, es:

  • Aceptar su ritmo y no forzar.
  • Tener paciencia y no desesperarse.
  • Dejar al niño que decida cuánto quiere comer, si no quiere más no insistir.
  • Evitar que pique entre horas: darle un trocito de pan ahora, luego un poco de fruta o unas patatas fritas … interfieren en su apetito cuando llega el momento de sentarse a la mesa y comer.
  • Dejar que coma solo si ya es capaz. Ésta ha sido la clave en mi caso. Desde que le ofrecí una cuchara y un tenedor para que comiera él solo empezó a comer mejor.
  • No llenar el plato hasta arriba. Poco y variado es mejor .
  • Dejar que coma trocitos si ya es capaz. 
 
Por otro lado en las revisiones con el pediatra, quien lo pesará y mediará con regularidad, veremos si nuestro hijo está evolucionando correctamente. El mejor indicador de si nuestro niño está o no comiendo lo suficiente es su estado de salud.
 
Recordar que en muchas ocasiones el primer síntoma de la aparición de un resfriado, un catarro u otra enfermedad de este tipo, es la disminución del apetito.

Y ya por último y antes de desesperarnos porqué nuestro hijo,según nosotros, no come, hemos de tener en mente que los niños acostumbran a comer de forma natural lo que su cuerpo requiere en función de sus necesidades energéticas y de crecimiento.

Si quieres saber más sobre qué hacer con tu hijo de 2 a 4 años porqué se niega a comer ciertos alimentos te recomiendo la lectura del artículo “Mi hijo no quiere comer determinados alimentos” publicado en este mismo blog.

Si crees que este artículo puede ser de utilidad para alguien más compártelo en tus redes sociales.

–>

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel