Para padres y madres que buscan respuestas.

Mi hijo es muy sensible y sufre mucho. Cómo ayudarle.

5 4.734

En ocasiones nos encontramos con niños muy sensibles, niños más vulnerables pero también más receptivos a la belleza, a los sentimientos, a las relaciones con los demás, … Niños que por su alta sensibilidad en muchas ocasiones sufren más que los demás y por ello los padres nos consultan sobre qué pueden hacer o cómo ayudarles.

niños sensibles cómo ayudarles

Cómo ayudar a a nuestro hijo si es un niño sensible.

Cuando nos plantemos ayudar a nuestro hijo por su alta sensibilidad es porque en realidad lo vemos sufrir más que el resto de los niños. Sufren porque se han peleado con su amigo o porque su maestra no le ha dicho nada sobre el bonito dibujo que han realizado.

Observamos un niño o niña que se siente inseguro, con baja autoestima y le vemos sufrir en exceso p0r todo.

Para ayudarle lo que debemos hacer es potenciar precisamente su autoestima y autoconcepto, intentando aportarle mayor seguridad en sí mismo y  fomentar su autonomía personal. Esto lo conseguiremos poco a poco, mediante pequeños comentarios que dejaremos ir cuando él o ella esté delante, elogiando su comportamiento, elogiando su forma de ser ser y sus pequeños avances ante los retos que supone crecer.

Se trata de que nuestro hijo vaya relajándose ante la vida, que vea que no es necesario sufrir tanto por las cosas, que hay que reírse. Para ello no hay nada mejor que ser un buen ejemplo para nuestros hijos, intentemos que no nos vean siempre sufriendo por todo, ya que ellos aprenden por modelado, intentemos tomarnos las cosas con mayor sentido del humor

Si nuestro hijo es muy sensible y se siente realmente inseguro podemos ayudarle a adquirir seguridad en sí mismo siguiendo alguna de estas pautas:

  • Decirle a menudo todo lo que hace bien.
  • No enfadarnos cuando se equivocan o hacen las cosas mal. Actuar con más paciencia y hacerles ver que son capaces de poder hacerlo bien.
  • Hablar con ellos, abrazarles, achucharles. Todos necesitamos contacto físico para sentirnos bien. Todos necesitamos sentirnos escuchados y atendidos.
  • Hacerles ver que son lo más importante de nuestras vidas, que les queremos y les valoramos por ser como son y que hacerse mayor no es nada malo, que les queremos igual.
  • Potenciar tanto aquello en lo que destaca como en lo que necesita mejorar.
  • Hablar positivamente de ellos delante de otros adultos.

En definitiva, lo importante es que vean y sientan que hacen muchas cosas bien, que son capaces de hacerlas aunque no sean los primeros de la clase ni los mejores jugando a fútbol o patinaje . Hay que hacerles entender que no hay que ser de los primeros para sentirse valorado y querido por los demás.

Pueden ser de tu interés las siguientes lecturas:

Imagen cortesía www.photl.com

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel