Los errores de San Valentín. Evítalos siguiendo estos consejos.

0

Estamos a las puertas de San Valentín , una fecha  que para muchos se ha convertido en un día especial para hacer planes con la pareja, salir a cenar, pasar un fin de semana romántico, preparar un detalle original, … . El 14 de febrero, San Valentín, es una de esas fechas que debemos marcar en rojo en nuestros calendarios para que no se nos pase por alto, uno de esos olvidos fatales aunque no el único que podemos cometer. Si queremos disfrutar al máximo de este día es importante saber cuáles son los errores que solemos cometer y evitarlos. Hoy el artículo es para mamás y papás en su faceta de pareja, porque sabemos que el amor se debe cuidar como si de una delicada flor se tratara, regarla, abonarla, transplantarla, mimarla en definitiva para que florezca con todo su resplandor.

san valentín

 

Mila Cahue, autora del libro Amor del Bueno. Cuando lo encuentres, cuídalo y disfrútalonos da los errores que se deben evitar para no fallar este año en el Día de los Enamorados.

Errores más comunes a evitar en San Valentín.

1.- Preocuparnos solo por celebrar ese día y olvidarnos de mantener la chispa en la pareja durante el resto del año.

No olvidemos que San Valentín es una estupenda oportunidad para afianzar los lazos del amor, pero no caigamos en el error de olvidar el resto de los días de año. De nada sirve celebrar por todo lo alto nuestros amor un único día al año si después caemos en la rutina y en el aburrimiento.

2.- Realizar planes con amigos, familia, compañeros de trabajo.

El 14 de febrero, San Valentín, es un día para compartir con la pareja. Aunque los planes con otras personas pueden resultar igual de divertidos, se debe intentar centrar la atención en la pareja y dejar las actividades con amigos, familiares o compañeros de trabajo para los otros 364 días del año. No hay nada peor que estar pensando en pasar unas horas con tu pareja a solas que ver como quedan truncadas tus expectativas cuando tu marido o esposa ha invitado a cenar a unos amigos o a sus padres.

3.- Basar el día en hacer un simple regalo.

Querer bien a nuestra pareja es gratis, un gesto de cariño tiene más valor y aporta muchos más beneficios a nuestra vida. En este caso, es mejor sustituir la tarjeta de crédito por una buena dosis de imaginación.

4.- A la hora de pensar en el regalo, solo pensar en uno mismo.

Si se piensa en un plan perfecto para hacer el Día de los Enamorados, debemos olvidarnos de lo que en realidad nos gustaría hacer a nosotros. Hay que ponerse en el lugar de la otra persona, y ahora sí, ya se puede decidir el mejor regalo.

5.- Esperar a que la pareja tome la iniciativa y no organizar nada.

En muchos casos, se da por hecho que la otra persona va a ser quien nos de la sorpresa. Puede que los primeros años de relación eso suceda, pero con el paso del tiempo todos nos cansamos de la falta de sorpresas y eso puede hacer que la relación pierda su encanto.

6.- Falta de originalidad.

Si la intención es triunfar ese día, hay que dejar la monotonía a un lado y sacar la ilusión por sorprender a la pareja. Hay que aprovechar que San Valentín es solamente una vez al año y que a todos nos gusta escuchar y sentir cuánto nos quieren y cuánto nos valoran.

7.- Olvidarse de ese día.

El último error, pero más importante que los anteriores, es no recordar el Día de los Enamorados. Hay que pensar que es una excelente oportunidad para renovar la ilusión y así evitar que la llama del amor se apague.

Es cierto que a veces se nos pasan los meses y los años sin haber dedicado un momento especial para la relación. Si se aprovecha, San Valentín será ese día especial para decirnos y recordarnos que estamos con la persona que nosotros elegimos.

Mila Cahue es la autora de “AMOR DEL BUENO, Cuando lo encuentres, cuídalo y disfrútalo”,  libro en el que pretende ofrecer al lector, las claves para ayudarle a tener una relación de pareja sana.

La psicóloga desmantela  en su libro las ideas más disparatadas sobre el amor, tales como “el amor hace sufrir”, “sin ti no soy nada”, etc. Además analiza los principales miedos, casi siempre irracionales, o inseguridades que en muchas ocasiones no tienen explicación: miedo a decir “te quiero”, al rechazo o quedarnos solos, a no gustar, etc.

 

foto cortesía www.photl.com

 

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más