La importancia del chupete para un bebé.

Mucho antes de nacer los bebés se chupan ya sus manitas o alguno de sus dedos. Lo contábamos en un artículo publicado en este mismo blog hace algún tiempo. Esta conducta, instintiva, proporciona a los bebés la habilidad de succionar el pecho de mamá o el la tetina del biberón una vez hayan nacido. Más allá del nacimiento este comportamiento no solo tiene una función de garantizar la supervivencia del pequeño, como muy bien sabrás los bebés se tranquilizan succionando: sus manitas, un dedo, un chupete o cualquier otro objeto.

bebe-chupando-dedo

La importancia del chupete, pros y contras

El chupete tiene una función tranquilizante, como muy bien habrás podido observar, tu bebé se llevará de forma instintiva su manita o chupete porque le calma y le tranquiliza, le ayuda a dormir y le relaja en situaciones de estrés. Por eso el chupete es tan importante para él. Además llevarse cosas a la boca, todo aquello que esté a su alcance, es absolutamente normal y responde a su modo de explorar y conocer el mundo que les rodea.

Ofrecerle un chupete cuando se sienten intranquilo, tiene hambre o sueño no tiene nada de malo aunque sí es cierto que tiene algunos inconvenientes, como tener que enfrentarse a perderlo para siempre. Dejar el chupete es un momento que puede asustar pero tranquila, tarde o temprano todos acaban por dejarlo y la mejor forma de hacerlo es siempre siendo respetuosos con su proceso.

También es cierto que cuando les empiezan a salir los dientes y nuestros bebés se llevan todo lo que encuentran a su alrededor a la boca, lo hacen porqué chupar y mordisquear les calma de algún modo el dolor y la irritabilidad que les produce la inflamación de las encías.

  • Chupete: objeto que estimula la succión y la coordina

  • Utilidad: evitar que el bebé adquiera el hábito de chuparse los dedos

  • Utilidad: para disminuir los dolores y el llanto por el cólico del lactante, pero el chupete produce más gases en los intestinos

  • Utilidad: reduce la incidencia de la muerte súbita, aunque no está demostrado

  • No es recomendable el uso del chupete en bebés menores de un mes por riesgo de aspiración de su propio vómito

  • Retirada del chupete a destiempo puede causar desórdenes psicológicos a causa de una frustración por el conflicto entre el deseo de succionar y la prohibición de hacerlo

  • Escoger bien los cordones de los chupetes para evitar riesgo de estrangulamiento

  • Conclusión, existen tanto ventajas como desventajas. Siempre va a depender del caso en concreto: a los bebés prematuros les ayuda a mejorar su reflejo de succión y un bebé más desarrollado le puede generar problemas durante el nacimiento de los dientes. Mejor no usar el chupete de manera muy extendida.