«¡Eso no se dice!» Es el cuento que te sugiero hoy para ayudar a tu peque a no decir palabrotas. Una propuesta de la editorial Bambú escrita por Elisenda Roca con ilustraciones de Cristina Losantos con la que seguro encontrarás alguna clave para poner freno a esas palabras que tu peque acaba de descubrir, y aunque aún no entienda su significado si percibe el poder que ejercen sobre los demás cuando las dice.

Te sigo contando después de la breve reseña editorial y datos técnicos.

Índice de contenidos

Breve reseña editorial y datos técnicos

Autor:  Elisenda Roca
Ilustrador:  Cristina Losantos

Hoy hay una fiesta en casa de María. Es el cumpleaños de su hermanito. Pero qué sorpresa se llevan todos cuando, de repente, de la boca del pequeño Teo sale una palabrota. ¿De dónde habrá sacado eso que suena tan mal? Entre todos encontrarán una forma muy curiosa para evitarlas.

Colección: Primeros lectores
 Rústica (cosida)


A partir de 7 años

14,5 x 19 cm

¿Qué vás a encontrar en "¡Eso no se dice!"

En «¡Eso no se dice!» vas ha encontrar una historia muy común y frecuente, la de una familia cualquiera que bien podría ser la tuya o la mía. Una familia con un niño pequeño en la que se habla sin tener en cuenta que la criatura se encuentra en plena fase de aprendizaje. Que absorbe todo cuanto ocurre a su alrededor y que está pendiente de cualquier cosa, porque todo es nuevo y todo le llama la atención.

En «¡Eso no se dice!» vas ha encontrar algunas claves sobre por qué niños y niñas pequeñas empiezan a decir palabrotas y claves para lidiar con ellas.

Niños y palabrotas ¿Cómo reaccionar?

¿Por qué te recomiendo "¡Eso no se dice!"?

Como todos los libros que llegan a mis manos y reseño te los recomiendo por diferentes motivos que considero que pueden ayudarte en esta tarea tan increíble que es ayudar a tu hijo o hija adquirir diferentes valores o habilidades.

En esta ocasión «¡Eso no se dice!» te ayudará a

1. Reflexionar

Te recomiendo «¡Eso no se dice!»en primer lugar como herramienta para la reflexión para ti, como adulto y figura principal de referencia. Como verás entre sus páginas somos nosotros quienes nos pasamos el día diciendo tacos sin parar, unos más que otros, claro. Pero sea como sea, la verdad es que vivimos en una sociedad en la que las palabras mal sonantes y groseras son utilizadas de manera natural, como si nada, sin más. Las tenemos tan integradas en nuestro día a día que ni siquiera nos damos cuenta de todas las que llegamos a decir a lo largo de una jornada.

La sorpresa llega cuando es uno de nuestros pequeños quien un buen día suelta alguna de ellas. «¡Oh! ¿Cómo es eso posible?» Esto mismo ocurre en la familia protagonista de «¡Eso no se dice!» cuyos miembros se asombran y se rasgan las vestiduras ante una de las palabrotas que de repente suelta Teo. Ellos, al igual que nosotros, no han sido conscientes de todo cuánto les ha oído decir y que lo que Teo hace es solo imitarles como forma de adaptarse al grupo familiar al que pertenece.

Reflexión muy acertada la que Elisenda Roca a través de esta historia nos propone.

2. Usar nuevos recursos

Tras la reflexión es importante  pasar a la acción tal y como nos propone la autora quien muy hábilmente nos ofrece diferentes recursos para cambiar esos tacos por palabras más divertidas que bien podemos inventar.

Aprender a usar estas ideas nos ayudará a tener que decir «¡Eso no0 se dice!», una frase que deberíamos autoaplicarnos antes deusarla para recriminar a los más pequeños.

Ya para terminar solo hacer hincapié en la importancia de los cuentos como herramientas educativas que nos ofrecen la posibilidad de transmitir valores, desarrollar habilidades y ampliar conocimientos.

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.