Para padres y madres que buscan respuestas.

¿Cómo ayudar al niño que no quiere volver al cole tras las vacaciones?

3 66

¿Tienes un hijo que no quiere volver al cole, que se resiste a volver a empezar o que llora desconsoladamente porque han finalizado las vacaciones y debe volver a la rutina del día a día? Probablemente si estás leyendo este artículo es que algo de esto está sucediendo en tu hogar o bien te sientes inquieta porque ves que la vuelta al cole no resulta tan fácil como esperabas.

Sí, es verdad, a muchos niños les cuesta volver a las rutinas tras este periodo de vacaciones estivales. Si a nosotros también nos ocurre imaginar lo que debe de ser para ellos. Un cambio brusco de hábitos, volver a levantarse pronto, separarse de mamá y papá, jornadas repletas de actividades junto a 24 niños más, …

Niño estresado

5 Pautas para ayudar al niño que no quiere volver al cole tras las vacaciones.

  • Permitir siempre que nuestros pequeños expresen abiertamente lo que les sucede, que nos expliquen por qué lloran o qué les hace sentir esa pena tan grande que sienten. Sabemos que es algo pasajero, temporal, pero no por ello insignificante. Así que le animaremos a explicar sus sentimientos, sea la edad que sea la que tengan. Escucharles les hace ver que son importantes y que lo que les pasa nos importa. Eso sí, tampoco dramaticemos nosotros, una cosa es la comprensión y otra la dramatización.
  • Explicar lo bueno de volver al cole y a las rutinas como por ejemplo volver a ver a los amigos, las funciones de teatro, las excursiones y lo mucho que aprenden día a día. 
  • Expliquemos la importancia de esforzarse por aprender y lo divertido que puede llegar a ser si tenemos la actitud adecuada.
  • Normalizar lo que les ocurre. Puede ayudar explicar que a nosotros también nos pasaba lo mismo pero que una vez estábamos de nuevo en clase con todos nuestros amigos pronto se nos pasaba esa sensación de tristeza que sentíamos cada vez que se acababan las vacaciones. 
  • Recuperar los hábitos y las rutinas que seguimos a lo largo del curso unos días antes de empezar.

La verdad es que es muy normal que nuestros hijos se sientan así, no les ocurre nada malo, todo lo contrario solo se dan cuenta,cada vez más a medida que van creciendo, que las cosas tienen un fin. Poco a poco, a lo largo de estos primeros días se les irá pasando y todos volveremos a la normalidad.

Foto cortesía freedigitalphotos.net

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel