Celos infantiles: Cuando mamá llegó a casa con un extraño (capítulo 2)

2

Seguimos con la historia de Mario, un niño de algo más de 2 años que va a tener un hermanito. Él no sabe qué es esto de tener un hermano, ni cómo debe sentirse, ni qué debe hacer ni decir. Solo sabe que ahora mamá está en la clínica con el bebé y él está solo en casa. Él solo sabe que echa de menos a mamá. Él solo quiere que mamá vuelva.



Tras su primera noche solo no sabe que aún le quedan unas cuantas más sin que mamá vuelva a casa ni cuánto va a cambiar su mundo cuando ésta vuelva.


Los días pasan y mamá sigue en la clínica. Cuando Mario va a visitarla solo puede ver al bebé a través de un cristal,  su hermanito fue un bebé prematuro, pequeño y frágil que debe permanecer en la incubadora. 

Mario no puede estar con mamá y llora, quiere entrar en la nursery. No le dejan y llora. Quiere estar con mamá y no puede. Está triste y se enfada. Está enfadado. Quiere estar con mamá. Quiere estar con mamá y llora. No le gusta esto de tener un hermanito.


Finalmente un día mamá llega sin el bebé. Pero solo está por las noches, durante el día se va. Mamá dice que tiene que ir a la clínica a cuidar del bebé hasta que pueda traerlo a casa. Él sigue estando solo. Los abuelos cuidan de él. Pero él quiere estar con mamá. 


Por las noches, cuando mami vuelve ella está triste aunque le abraza y besa como siempre lo había hecho la siente diferente. Mario abraza a mama y le dice que la ha echado de menos y … mami llora. No le gusta esto de tener un hermano. No es divertido. No es chulo. No es nada de lo que le habían dicho. 

Tras algunos días, él no sabe cuántos mami vuelve con el bebé. Mario lo mira, y lo mira, es pequeño, muy pequeño y quiere tocarlo. El bebé llora. Llora mucho. Siempre llora y no es divertido. No puede jugar con él como le habían dicho. 

Las visitas van y vienen, todos con regalos para el bebé. Algunos también se acuerdan de él y le regalan cosas, pero todo el mundo se interesa por el bebé y a él le dejan de lado. Cuando se acuerdan de decirle cosas le dicen que tiene que hacer de hermano mayor y ayudar mucho a mamá. Pero él lo único que quiere es que todo vuelva a ser como antes, como antes de la llegada del bebé, quien le ha quitado lo que más le interesaba: la atención de mamá. 

Los días trancurren y ahora Mario quiere bibis, como su hermanito. Quiere dormir en el moisés, su moisés, al lado de mamá. Quiere ser otra vez un bebé, incluso le ha pedido a mamá su antiguo chupete, quiere ser de nuevo un bebé para que mami esté igual de pendiente de él como de su hermanito, el bebé, ese extraño que le ha robado a mamá.

http://www.stockvault.net

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más