Canciones de cuna, más que una nana para la hora de dormir

0

No se tiene fecha exacta de los comienzos de las nanas para dormir o tranquilizar a los bebés, lo que sí se sabe a ciencia cierta es que es una técnica milenaria, y su objetivo principal es hacer de la hora del sueño, un momento sereno y de calma para los niños.

canciones de cuna

Para que las canciones de cuna sean efectivas deben ir acompañadas de caricias y de extrema paciencia por parte de la madre, padre o pariente que desee acompañar y contener al bebé durante ese tiempo, ya que si se cantan con el tono adecuado, ofrece beneficios incluso hasta nivel neurológico.

Las mejores nanas para los más pequeños

No todos los bebés son iguales y la hora de dormir no siempre es sencilla, a algunos niños no les gusta hacerlo, otros puede que sigan sobresaltados por el trajín del día. Aquí es cuando las canciones de cuna se convierten en buen complemento de tranquilidad y relajación, tanto para los niños como para sus padres, ya que éstos aprenden a desarrollar o mejorar la paciencia que se pudo haber perdido durante el día.

Si bien es cierto que las canciones movidas y con amplios gestos son un buen mecanismo de estimulación temprana para los niños, las canciones para la hora de descanso deben ser tranquilas y entonadas con voz suave y serena.

Un buen truco para que la nana sea efectiva es que se arrulle, se meza y se acaricia de manera suave al bebé mientras se le canta. Es esencial también, para hacerle entender al niño que la hora de dormir ha llegado, que estas acciones sean diarias y preferiblemente a la misma hora, de manera que se convierta en una rutina efectiva.

Las canciones más populares son:

  • ¿Estrellita dónde estás?
  • Los pollitos dicen pio, pio, pio.
  • Duérmete niño.
  • Todos los patitos.
  • Había una vez un barquito chiquitito.
  • A la nanita nana.
  • Martinillo, martinillo.
  • El muñeco Pin Pon.

Beneficios de cantar nanas a los niños

Las canciones de cuna son relajantes, y estimulan tanto el sueño como la interconexión neuronal en los pequeños, que a la larga, les permite desarrollar correctas habilidades sociales y mentales. Aparte, es una de las mejores maneras de hacer que los bebés, especialmente aquellos que están sobreestimulados, vean la hora de dormir como una rutina divertida. Otras ventajas son:

  • Desarrollo de vínculos padres-hijos, es decir fomenta el apego.
  • Crea recuerdos de la infancia.
  • Mejora habilidades de lenguaje, sociales y motrices.
  • Aumenta y desarrolla la memoria.
  • Desarrolla la inteligencia emocional.
  • Mejora el estado de ánimo.
  • Fomenta la pluralidad cultural.
  • Agudiza la percepción auditiva.
  • Incrementa la expresión de ideas y opiniones.
  • Desarrolla la personalidad.

Las canciones de cuna suelen ser más efectivas si son cantadas desde que el bebé está en el vientre materno, ya que la familiaridad con la melodía, hará que se sienta mucho más seguro y le recuerde los momentos cuando se encontraba en el útero.

Como dato curioso, las nanas son altamente recomendadas en los métodos de madres canguros. Éstas son técnicas de contacto piel con piel y estimulación temprana para niños prematuros, quienes estén en casa o en incubadoras por cuidados neonatales, y necesitan ganar peso rápidamente.

El efecto Mozart a la hora de dormir

Un sinfín de teorías y estudios han demostrado que la música clásica, en especial la música de Wolfgang Amadeus Mozart, fomenta el desarrollo de las redes neuronales en el cerebro. Es por esto que, al llevar estos sonidos a la música infantil, se espera que el coeficiente intelectual del niño comience a desarrollarse desde muy temprana edad.

Las canciones basadas en este efecto son las propias canciones del compositor austríaco, pero modificadas con tonos más agudos para que suenen como una canción infantil que llame la atención del  bebé. Hoy en día, en reproductores online de música se hallan estas canciones acompañadas de vídeos con animaciones bastante llamativas, que buscan desarrollar las habilidades visuales y auditivas al mismo tiempo.

Algunos especialistas recomiendan particularmente estas nanas, ya que la mayoría de los bebés sometidos a esta música, demostraron ser capaces de gatear o hablar antes de tiempo, superar problemas de motricidad como la hipertonía; además aumenta las posibilidades de sobrevivencia en niños prematuros y, en algunos casos, minimiza los ataques de depresión y epilepsia infantil.

Sin embargo, otras teorías ponen en duda estos resultados, por lo que no sabemos a ciencia cierta si el llamado efecto Mozart es un mito o una realidad. Lo que sí podemos afirmar es que compartir canciones y la música con nuestros bebés tiene un efecto muy positivo en su desarrollo emocional, además aumenta su capacidad de atención, concentración y memoria y estimula su lenguaje oral y gestual.

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más