Cuando «Alma y los siete monstruos» cayó en mis manos y abrí sus primeras páginas supe enseguida que me iba a enamorar de esta obra. Y es que se trata de una extraordinaria novela en la que las autoras, Iria G. Parente y Selene M. Pascual, abordan la depresión de un modo alegórico y muy emotivo.

Un tema, el de la depresión, que han sabido tratar con tanta delicadeza que su lectura no solo es necesaria si no conveniente para cualquier persona. Tanto para aquellas que han pasado por esta enfermedad en algún momento de sus vidas como para cualquier otra, oiga o no las voces de los monstruos que viven bajo su cama, tengan la edad que tengan. Y es que la depresión infantojuvenil es aún un tema poco tratado, visibilizado y reconocido. Afortunadamente el sello editorial Nube de Tinta nos ofrece la posibilidad, con «Alma y los siete monstruos» de dar voz a quienes han sufrido y hoy sufren esta enfermedad tan poco comprendida aún.

Alma y los siete monstuos

Reseña editorial y datos técnicos

Un día cualquiera, por la noche, Alma se encuentra con que la oscuridad en su habitación es absoluta. Nunca había ocurrido, siempre se cuela en ella algún haz de luz, ya sea de una lámpara de casa o de una farola del exterior. Es esa noche cuando Alma conoce al primero de los monstruos que viven debajo de su cama, quien le confiesa que no es el único, pero también que no ha de temerlos a ellos, sino al mundo; ellos están allí para protegerla.

Uno apenas mide un palmo y no parece peligroso. Dos es enorme y pesa una tonelada. Tres tiene los ojos amarillos. Cuatro una larga cola con anillos de colores.

Cinco es especialista en susurrar al oído. Seis no deja de llorar. Siete parece pequeñito, pero puede hacerse grande como una bombilla. Grande como una pelota de fútbol. Grande como el televisor del salón.

Estas siete criaturas (algunas terribles, otras aparentemente inofensivas) viven debajo de la cama de Alma y salen por la noche para robarle su luz, sus sueños y sus esperanzas.

Alma no se atreve a hablar de ellas ni con su familia ni con sus amigos por miedo a que na- die crea que son reales.

Pero lo que Alma no sabe es que hay monstruos que solo se pueden combatir en compañía.

  • Título: Alma y los siete monstruos
  • Autor (es): Iria G. Parente, Selene M. Pascual
  • Traductor:  
  • Sello: NUBE DE TINTA
  • Fecha publicación: 09/2020
  • Idioma: Español
  • Formato, páginas: Tapa blanda con solapas, 208
  • Medidas: 144 X 214 mm
  • ISBN: 9788417605575
  • EAN: 9788417605575
  • Colección: Nube De Tinta
  • Edad recomendada: A partir de 9 años

Qué encontrarás en «Alma y los siete monstruos»

A lo largo de la lectura de «Alma y los siete monstruos» encontrarás emociones, sensaciones y pensamientos que reconocerás enseguida y que probablemente hayas sentido alguna vez. Quizás hace relativamente poco. Por ejemplo el miedo, la inseguridad, la tristeza, el insomnio, …

A través de sus páginas acompañarás a Alma y vivirás con ella cómo van apareciendo, uno tras otro los distintos monstruos y como cada uno de ellos la va sumiendo lentamente en una oscuridad cada vez más profunda. Entenderás qué le ocurre a una persona cuando cae en una depresión y por qué cada vez le cuesta más hacer cosas hasta tal punto que no desea ni salir de casa.

En «Alma y los siete monstruos» encontrarás también el modo de poner fin a esta oscuridad y entenderás por qué es tan importante pedir ayuda en casa, en los amigos y por supuesto en los profesionales de la salud mental.

Puedes adquirir tu ejemplar en tu librería habitual o mediante el link que te dejo a continuación

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.