Para padres y madres que buscan respuestas.

5 maneras de empezar mal el día con nuestros hijos. Evítalas!

0 27

Las mañanas suelen ser duras para la inmensa mayoría de padres, pero también para los pequeños. El sueño, el cansancio acumulado, las prisas y las peleas para que se terminen el desayuno o se acaben de vestir nos ponen en jaque mate casi a diario. Estas son las 5 maneras de empezar mal el día que debemos evitar a toda costa si lo que queremos es empezar con alegría y buen pié.

buenos días

 

5 maneras de empezar mal el día con nuestros hijos. ¡Evítalas siguiendo estos consejos!

1. Sueño y cansancio acumulado. Un mal despertar está relacionado con haber dormido mal, descansado poco o una suma de cansancio acumulado y falta de horas de sueño. Si quieres empezar con buen pie procura que tus hijos hayan descansado lo suficiente. Tener unos buenos hábitos y una rutina definida nos ayudará a que nuestros hijos se vayan a la cama casi sin protestar.

2. Prisas. No hay peor enemigo que las prisas de la mañana. Sabemos que las prisas y el estrés son unos potentes generadores de rabietas. Tenerlo todo preparado el día anterior, ropa, mochilas del cole, deberes,… y levantarnos con tipo suficiente para gestionar imprevistos nos ayudará un poco a mantener a raya el mal humor y los gritos a primera hora de la mañana.

3. La lucha por el desayuno. Hay muchos niños que por las mañanas no hay manera de que se tomen su desayuno, se emboban delante del televisor y tras más de media hora delante de su taza de leche ésta sigue igual de llena. Como siempre lo mejor es evitar que los niños miren la tele mientras desayunan, comen o cenan .

4. Las peleas por la ropa. Este es otro de los grandes conflictos que pueden aparecer a primera hora de la mañana, tu hijo o hija se niega a ponerse la ropa que le has elegido y se empeña en llevar esos calcetines, falda o camiseta que no pegan con nada. ¿Debemos permitir que ellos tomen la decisión sobre cómo se visten o no? La cuestión es evitar una lucha de poder que no lleva a nada. La estrategia es preparar con antelación la ropa para el día siguiente y, si vamos a dejar que escojan podemos dejar que lo hagan entre dos opciones que previamente hemos validado. Pero tampoco va a pasar nada porque un día se pongan esos calcetines a rayas a no ser que deban ir con el uniforme del cole.

5. Peinarse y lavarse la cara. Y ya para finalizar ¿cuántos son los niños que salen de sus casas sin peinarse y lavarse la cara? Seguro que muchos, mi hijo pequeño es uno de ellos, no hay modo de que se deje peinar ni lavar la cara. Quiere hacerlo él, tiene 4 años recién cumplidos y quiere ser autónomo, nada de que mamá le peine, nada de que mamá le lave la cara … él quiere hacerlo solo. Cuando nos encontramos con casos similares debemos permitir que nuestros hijos desarrollen su autonomía. Si ese día no quieren hacerse la coleta, la trenza o lo que sea tampoco vamos a montar un drama.

 

Imagen cortesía http://www.freeimages.com/

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel