Ser madre por primera vez, 5 consejos y otras cosas a tener en cuenta

Ser madre por primera vez es algo que ilusiona y atemoriza casi a partes iguales. Lo sé bien. Yo también pasé por esta dualidad de emociones en las que se mezclan la esperanza y el miedo. Un miedo a lo que devendrá, y no solo al dolor del parto (que también) si no también a saber si seremos buenas madres. Si podremos con la lactancia, la crianza, las noches sin dormir y con todos los retos a los que nos tendremos que enfrentar a lo largo de este camino tan incierto.

Sí, ser madre por primera vez es una mezcla de emociones en las que la alegría y la felicidad por gestar una nueva vida en nuestro interior no son las únicas emociones que tienen cabida. Aparecen las dudas, las incertidumbres y las inseguridades.

Pero para tu tranquilidad, debes saber que todo esto que sientes es absolutamente normal, siempre que su intensidad no interfiera en tu día a día. En cuyo caso deberías consultar con un psicólogo o psicóloga experto en psicología perinatal. Una rama de la psicología que se centra en todos aquellos aspectos psico-afectivos relacionados con la concepción, el embarazo, parto, postparto y crianza temprana. Pero de este tema prefiero hablarte en otro post específico. Hoy quiero centrarme en poder ofrecerte algunos consejos, aunque ya sé que te habrán llegado a centenares. Yo te los resumiré en 5 que considero básicos y fundamentales.

5 consejos para prepararte para ser madre por primera vez

1. Cuida tu embarazo

El primero de los consejos, aunque parezca obvio, es que debes cuidar tu embarazo y esto significa:

  • Cuidar tu alimentación, come de forma sana y equilibrada. No te excedas con los caprichos.
  • Acudir a todas la revisiones
  • No tomar alcohol para evitar el síndrome alcohólico fetal.
  • No fumar. Está más que demostrado que los niños de madres fumadoras nacen con menor peso que aquellos cuyas madres no han fumado durante su gestación.
  • Hacer ejercicio de forma regular.

2. Cuida tu salud emocional

El embarazo es una etapa en la que se producen grandes cambios hormonales que nos afectan emocionalmente. Estamos más sensibles, más irritables y más nerviosas. Saber de qué modo nos afecta el embarazo y tener en cuenta que estos cambios son normales puede reducir nuestra sensación de malestar. Sin embargo, no dudes en pedir ayuda si te sientes sobrepasada por estas sensaciones. Por ejemplo, te propongo;

  • Hablar con tu pareja de cómo te sientes y de tus miedos puede ayudarte a gestionar tus emociones.
  • Consultar con el ginecólogo o ginecóloga que lleva tu embarazo para que te ofrezca más información.
  • Acudir a un psicólogo o psicóloga perinatal para tratar, en caso de que sea nesacesario la depresión y la ansiedad durante el embarazo, el miedo al parto.

3. Prepara con tiempo la canastilla básica

Una de las cosas que puede generarte algo de estrés en la recta fina del embarazo es tener preparadas a tiempo los productos para el bebé y los tuyos para cuando llegue el momento del parto.

Ser madre por primera vez es pasar por todas estas dudas e inquietudes durante los preparativos. Es decir, qué debo comprar y qué no, cuáles son las mejores marcas de cualquier cosa que vayas a necesitar … De manera que:

  • Déjate aconsejar por los expertos en las farmacias y tiendas especializadas en puericultura.
  • No te dejes llevar por la pasión del momento. Muchas de las cosas que quieres comprar no las vas a usar.
  • Tómate tu tiempo para pensar y comparar precios.

4. El parto

Si hay algo que nos genera más dudas al ser madre por primera vez es el momento del parto. Y es que es normal. Nos da miedo el dolor y las posibles complicaciones. Yo también tuve miedo, lo reconozco. Porque el miedo es una emoción básica, natural y universal. Una emoción que se activa ante las posibles amenazas reales o imaginarias y que podemos reducir y gestionar de varias maneras:

  • Infórmate sobre el lugar donde darás a luz y las personas que te asistirán.
  • Habla con tu ginecólogo o gincóloga sobre los miedos que sientes y el tipo de parto que deseas.
  • Practica técnicas de relajación o mindfulness.
  • Asiste a las clases de preparación del parto.

5. La lactancia

La lactancia materna es lo más recomendable para ti y para tu bebé. Sin embargo, lo que quiero decirte en esta ocasión es que no te obsesiones si finalmente no puedes darle el pecho a tu pequeño. No serás peor madre por este motivo ni mejor en caso que todo fluya y finalmente puedas amamantarlo.

Si la lactancia te preocupa ahora que vas a ser mamá por primera vez te sugiero que:

  • Leas y te informes sobre la lactancia materna y cómo puedes prepararte para ella.

Para concluir, ahora que vas a ser madre primera vez recuerda …

Ser madre por primera vez es una experiencia excepcional donde se mezclan emociones diversas y puede que incluso contrapuestas, tal y como he explicado al inicio de este post.

Sea como sea, mi último consejo es que escuches a tu cuerpo a lo largo de estos meses e intentes disfrutar en la medida de lo posible de todos los cambios que se producen en él. Algunos resultarán muy incómodos, lo sé bien. Consulta con tu médico cualquier duda que se instale en ti. Siempre es mejor preguntar que quedarse con la incertidumbre.

Y ya para finalizar, recuerda compartir este post en tus redes sociales para que pueda llegar a otras futuras mamás.

Aquí tienes los últimos artículos publicados en la sección dedicada al embarazo:

Leave a Reply