La salud mental de los niños

2

Hoy quiero hacerme eco y difundir parte de la información publicada recientemente sobre la salud mental de los niños en un informe del CDC (Center for Disease Control, o Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades de los EE.UU).

No te pierdas
1 De 477

Es obvio que la salud mental es importante para la salud en general, aunque a veces, cuando de niños se trata, hay ocasiones que no le damos la suficiente importancia pensando que es algo de niños y que ya pasará. Pero es importante saber que sin un diagnóstico temprano ni tratamiento, los niños con trastornos mentales pueden tener problemas en el hogar, en la escuela y para hacerse amigos, lo cual puede evitar que se desarrollen de una manera sana. Sin un tratamiento adecuado, estos niños pueden seguir teniendo problemas cuando sean adultos y durante toda su vida. Debido al impacto que tienen en los pequeños, sus familias y su entorno, los trastornos mentales de los niños son un asunto muy importante en el que todos deberíamos colaborar para su detección precoz, ya seamos maestros, profesores, padres o profesionales de la salud. 

El término trastorno mental infantil abarca todos los trastornos mentales que se pueden diagnosticar y que comienzan en la niñez, por ejemplo:

  • el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), 
  • el síndrome de Tourette y 
  • los trastornos de conducta, del humor y la ansiedad, 
  • del espectro autista, etc. 

Los trastornos mentales en los niños se describen como cambios serios en la manera típica en que ellos aprenden, se comportan o controlan sus emociones. 
Por lo general, los síntomas comienzan en los primeros años de la infancia, aunque algunos de los trastornos pueden aparecer en la adolescencia. 
El diagnóstico se hace a menudo durante los años escolares y a veces antes. Sin embargo, es posible que a algunos niños no se les diagnostique o detecte el trastorno mental que tienen.

Los trastornos mentales infantiles se pueden tratar y controlar. Las estrategias de salud pública eficaces —tales como educar al público acerca de los trastornos, hacer pruebas a los niños para detectar problemas, proveer intervención temprana y tratamiento eficaz— pueden hacer que los trastornos sean menos graves o incluso, en algunos casos, prevenir su aparición. 
El diagnóstico temprano y los servicios adecuados para los niños y sus familias pueden marcar la diferencia en las vidas de los pequeños con trastornos mentales.

¿Qué podemos hacer para ayudar?

Como padres, somos quienes conocemos mejor que nadie a nuestros hijos. Si observamos cualquier comportamiento que nos inquieta, extraño, fuera de lo común o algún cambio significativo en su humor o conductas, es importante que lo hablemos con un profesional de la salud aunque sea primeramente con el pediatra de la familia.

Como maestros, profesores y directores de las escuelas e institutos, la identificación temprana es importante para que los niños puedan recibir la ayuda que necesitan.  Es importante trabajar con las familias y los profesionales de la salud, y  si surge alguna preocupación sobre la salud mental de un niño en la escuela lo mejor que se puede hacer es derivarlo al profesional adecuado.



Como profesionales de la salud, sabemos de la importancia de un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado. La detección y atención precoz en muchos casos es de vital importancia.


Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más