La salud mental de los niños

Hoy quiero hacerme eco y difundir parte de la información publicada recientemente sobre la salud mental de los niños en un informe del CDC (Center for Disease Control, o Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades de los EE.UU).

Es obvio que la salud mental es importante para la salud en general, aunque a veces, cuando de niños se trata, hay ocasiones que no le damos la suficiente importancia pensando que es algo de niños y que ya pasará. Pero es importante saber que sin un diagnóstico temprano ni tratamiento, los niños con trastornos mentales pueden tener problemas en el hogar, en la escuela y para hacerse amigos, lo cual puede evitar que se desarrollen de una manera sana. Sin un tratamiento adecuado, estos niños pueden seguir teniendo problemas cuando sean adultos y durante toda su vida. Debido al impacto que tienen en los pequeños, sus familias y su entorno, los trastornos mentales de los niños son un asunto muy importante en el que todos deberíamos colaborar para su detección precoz, ya seamos maestros, profesores, padres o profesionales de la salud. 

El término trastorno mental infantil abarca todos los trastornos mentales que se pueden diagnosticar y que comienzan en la niñez, por ejemplo:

  • el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), 
  • el síndrome de Tourette y 
  • los trastornos de conducta, del humor y la ansiedad, 
  • del espectro autista, etc. 

Los trastornos mentales en los niños se describen como cambios serios en la manera típica en que ellos aprenden, se comportan o controlan sus emociones. 
Por lo general, los síntomas comienzan en los primeros años de la infancia, aunque algunos de los trastornos pueden aparecer en la adolescencia. 
El diagnóstico se hace a menudo durante los años escolares y a veces antes. Sin embargo, es posible que a algunos niños no se les diagnostique o detecte el trastorno mental que tienen.

Los trastornos mentales infantiles se pueden tratar y controlar. Las estrategias de salud pública eficaces —tales como educar al público acerca de los trastornos, hacer pruebas a los niños para detectar problemas, proveer intervención temprana y tratamiento eficaz— pueden hacer que los trastornos sean menos graves o incluso, en algunos casos, prevenir su aparición. 
El diagnóstico temprano y los servicios adecuados para los niños y sus familias pueden marcar la diferencia en las vidas de los pequeños con trastornos mentales.

¿Qué podemos hacer para ayudar?

Como padres, somos quienes conocemos mejor que nadie a nuestros hijos. Si observamos cualquier comportamiento que nos inquieta, extraño, fuera de lo común o algún cambio significativo en su humor o conductas, es importante que lo hablemos con un profesional de la salud aunque sea primeramente con el pediatra de la familia.

Como maestros, profesores y directores de las escuelas e institutos, la identificación temprana es importante para que los niños puedan recibir la ayuda que necesitan.  Es importante trabajar con las familias y los profesionales de la salud, y  si surge alguna preocupación sobre la salud mental de un niño en la escuela lo mejor que se puede hacer es derivarlo al profesional adecuado.



Como profesionales de la salud, sabemos de la importancia de un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado. La detección y atención precoz en muchos casos es de vital importancia.


Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP). He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje. Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Gracias por hacerme llegar tu aclaración, solo decirte que no soy yo quien la cataloga de este modo sino un informe del CDC (Center for Disease Control, o Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades de los EE.UU). Y la cataloga de este modo por la afectaión que tiene sobre la salud mental de los niños.

    Evidentemente se que es un trastorno neurológico hereditario, que forma parte de esas enfermedades catalogadas como raras.

    Entiendo tu preocupación pero debo decirte que por lo que se muchas personas con el síndrome de Tourette experimentan problemas adicionales de neuro-comportamiento, incluyendo la falta de atención, hiperactividad e impulsividad (déficit de atención con hiperactividad) y dificultades relacionadas con la lectura, escritura y aritmética, además de síntomas obsesivo-compulsivos tales como pensamientos intrometidos, preocupaciones y comportamientos repetitivos. Por ejemplo, la preocupación por la suciedad y los gérmenes puede asociarse con el lavado repetido de las manos, y la preocupación por la posibilidad de que ocurran cosas negativas puede asociarse con comportamientos ritualistas como contar, repetir, ordenar y acomodar. Las personas que padecen del síndrome de Tourette también padecen de problemas de depresión, trastornos de ansiedad y otras dificultades para llevar adelante sus vidas, las que pueden estar o no relacionadas directamente con el síndrome de Tourette. Si se considera la gran cantidad de posibles complicaciones, las personas con el síndrome de Tourette pueden vivir mejor si reciben tratamientos médicos que incluyan una amplia gama de modalidades terapéuticas.

    Creo que por todo ello se clasificó de esta forma.

    Gracias por la aclaración de todos modos.

  2. Ampastta ST

    Buenos dias:

    Soy mamá de un niño afectado por Sindrome de Tourette, asi como la presidenta de Ampastta, la asociacion madrileña de pacientes y afectados por dicho sindrome y, me gustaria aclararte que, no se trata de una enfermedad mental.
    El ST es una enfermedad NEUROBIOLOGICA, caracterizada por tics simples y complejos y acompañada por otros trastornos que SI se pueden catalogar como mentales, que son TDAH, TOC, COC, manias, rituales…

    Me gustaría que pudieses rectificar este post, al menos, no catalogando el Sindrome de Tourette como lo catalogas porque, te aseguro que es una enfermedad muy complicada (hasta hace poco tiempo catalogada como rara) y hay que tratarla como lo que es.

    Te mando un saludo.

Comentarios cerrados.