Miedo a la separación en niños y niñas.

3 242



El miedo a la separación es uno de los temores más consolidados niños y niñas. 


El temor a separarse de sus padres, especialmente mamá es muy corriente en pequeños de 1 a 6 años, sobretodo se da de forma muy frecuente entre los 2 y 3 años – 1/3 de los niños de esta edad se resisten a separarse de sus padres -. De este porcentaje, un 4% de los casos no llegará a superarla de forma espontánea y constituirá el denominado trastorno de ansiedad por separación.

Separaciones que se producen durante la infancia.

Las separaciones forzadas a las que se ven sometidos los niños durante sus primeros años de desarrollo se producen por diversas circunstancias:

1. Inicio de la guardería o escolarización.

Asistir por primera veza la guardería o empezar en la escuela infantil, no es algo fácil. El niño se enfrenta a un brusco cambio en su vida. Pasa de estar en un ambiente acogedor, donde él es el centro de atención, a tener a que relacionarse con adultos totalmente desconocidos y con muchos otros niños a los que tampoco conoce de nada. Lógicamente, esta situación provoca en la gran mayoría de niños una respuesta inmediata de evitación y se aferra a mamá  o papá para que le salve de este trance.


Esta reacción es una reacción de ajuste que dura brevemente, en cuanto nos vamos y tras una corta despedida y un beso, a los pocos minutos nuestros hijos se han integrado rápidamente y participa en las actividades del aula junto a sus compañeros. 


Estas reacciones se repiten durante los primeros días o incluso durante más tiempo, pero este comportamiento va siendo más débil y acabará extinguiéndose por completo.

2. Hospitalización.

Si es el niño quien debe ser hospitalizado el efecto es mucho más negativo,, pero también dependerá del tipo de enfermedad, del régimen de visitas del hospital, de la atención sanitaria, experiencias previas, …

3. Divorcio.

La ruptura de la pareja implica la pérdida de la convivencia habitual con uno de los progenitores, aunque cada vez es más frecuente la custodia compartida, si no ha sido éste el caso, el niño debe enfrentarse a la separación física del progenitor que no le ha correspondido la custodia.

Otros artículos interesantes para ti
1 De 92

4.Muerte.

El fallecimiento de uno de los padres afecta más a los niños mayores que a los más pequeños, que aún no comprenden el hecho de que la muerte es irreversible. Tras el suceso podemos es frecuente que su comportamiento sea retraído, tengan trastornos del sueño y dificultades en el colegio.

¿Cómo se manifiesta el miedo a la separación?

El miedo a la separación activa un conjunto de respuestas en el niño, respuestas del sistema cognitivo (preocupación excesiva) , psicofisiológico (malestar excesivo) y motor (oposición excesiva). 

Por ejemplo, podemos ver como el niño que siente preocupación excesiva por la posibilidad de perder a sus padres se queje de dolores de cabeza, náuseas, vómitos, pesadillas, … y se niega a quedarse solo en casa, persiguiendo por todas partes a su madre o padre, no quiera dormir solo y desee volver a dormir con sus padres.



Fuente consultada:Miedos y Temores en la infancia. <<<<francisco Xavier Méndez.


Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

UA-31082262-1