Mi hijo tiene miedo al dentista ¿Qué puedo hacer?

0
miedo al dentista

El miedo al dentista es uno de los miedos más comunes en la infancia. Pero también se da en muchos adultos.

Sabemos por las estimaciones que nos ofrecen algunos estudios que un 80% de la población siente este miedo. Un miedo que puede llegar a convertirse en fobia en un 15% de los casos. Por este motivo, hoy hablamos de este tema: el miedo a ir al dentista y a realizar cualquier tipo de tratamiento odontológico. Juntos intentaremos aprender por qué nuestros hijos tienen este miedo y qué podemos hacer al respecto.

No te pierdas
1 De 4

En este artículo vamos a analizar las causas, los síntomas y cómo prevenir la aparición del miedo al dentista. Pero también cómo actuar cuando este miedo se está instaurando. Porque nunca debemos olvidar que los tratamientos dentales para niños son fundamentales para mantener una correcta salud no solo en la infancia si no también durante la adolescencia, juventud y en la edad adulta, en especial en mujeres embarazadas y lactantes.

No olvides que lo que tus hijos hagan hoy tiene gran impacto en su salud del mañana. No me cansaré de repetirlo. Pero como no quiero perder el foco del tema que hoy nos ocupa te invito a seguir leyendo.

Miedo al dentista ¿Por qué aparece? ¿Cuáles son sus causas?

Tal y como te comentaba en el párrafo anterior vamos a empezar viendo las causas que provocan la aparición de este miedo tan común entre los más pequeños . Un miedo que, como ya sabes, si no se ataja le acompañará hasta su edad adulta.

Así podemos afirmar que en el miedo al dentista se combinan dos de los temores más frecuentes y comunes de la infancia: el miedo a lo desconocido y el miedo al dolor.  Pero ¿qué ha causado este miedo y  qué podemos hacer si nuestro hijo a empezado a tener temor de acudir a su odontopediatra? Porque todos los niños deben acudir a consulta y realizarse sus revisiones.

Hoy hablamos de este tema y lo hacemos porque yo misma también lo he vivido en primera persona en uno de mis hijos. De modo que puedo ofrecerte información desde este doble punto de vista: como psicóloga y como madre.

Causas 

Tal y como comentaba en el párrafo anterior, en el miedo a ir al dentista entran en juego dos miedos más genéricos: el miedo a lo desconocido y el miedo al dolor. Junto a estos dos, puede sumarse el miedo de los padres. Un miedo que contagiamos y transmitimos, sin ser conscientes de ello, con nuestro propio comportamiento y el lenguaje que utilizamos.

1.- Miedo a lo desconocido

Es un miedo universal y adaptativo que nos ha permitido evolucionar hasta el día de hoy. Se trata de una respuesta de nuestro organismo que evita que hagamos algo peligroso sin saber cómo enfrentarnos a la situación.  En el caso de los niños que nunca han ido al dentista no saben qué les sucederá en esa consulta donde se oyen ruidos extraños.

2.-Miedo al dolor.

El miedo al dolor es otro de los miedos más frecuentes, normales y universales. No solo en la infancia, también en la edad adulta. 

Son miedos relacionados con ir al médico, acudir al dentista o a estar frente a cualquier persona con bata blanca. Pertenecen al mismo grupo el miedo a las agujas y a cualquier cosa que se relacione con un hospital. Miedos normales y muy frecuentes en la infancia que tienen que ver con la falta de información de la que disponen nuestros peques. Pero también de información imprecisa o atemorizante que les han proporcionado otros niños o adultos de su entorno que combinada el hecho de lidiar con personas extrañas y lugares desconocidos acaba por generar un estado de ansiedad y temor difícil de controlar.

3.- Miedo de los padres.

Los miedos se transmiten de padres a hijos. Los niños aprenden mediante el modelado o lo que es lo mismo, la imitación de conductas.

Si los padres tenemos miedo de acudir a nuestro odontólogo y lo verbalizamos delante de los niños, estamos creando el caldo de cultivo perfecto para que nuestros hijos tengan miedo de ir al dentista.

Atentos a todo como están los peques éstos pensarán que el dentista es una persona a la que temer. La consulta, un lugar donde pasan cosas malas y por lo tanto un sitio donde mejor no ir nunca.

5 consejos para que nuestros hijos pierdan el miedo a al dentista

Tip #1: lleva a tu hijo a tus revisiones como acompañante

Uno de los primeros consejos que os puedo dar es que llevéis con vosotros a vuestros hijos al dentista como acompañantes. Y que lo hagáis desde pequeños. De este modo observarán que la consulta de nuestro odontólogo es un lugar como cualquier otro. Que ese señor o señora con bata blanca y mascarilla es alguien tan normal como cualquier otra persona. Así, si nosotros acudimos sin ningún temor, recelo o desconfianza es un primer paso para normalizar la situación y alejar el temor ante lo desconocido.

Tip #2: respeta sus emociones

Si no hemos tenido la oportunidad de realizar esta primera actuación, mi siguiente consejo para que nuestros hijos puedan seguir con su plan de atención dental infantil es respetar sus emociones. Porque es normal que todos sintamos cierta ansiedad a acudir a un lugar desconocido y tener que enfrentaremos a una situación de por sí incómoda.

Tip #3: transmite seguridad y confianza

A parte de respetar sus sentimientos, también debemos transmitirles seguridad y confianza. Explicarles que el dentista es un profesional que vela por nuestra salud y que en ningún caso desea hacernos daño. Y por incoherente que parezca esta palabra – «daño»- no deberíamos integrarla en nuestras frases cuando hablamos con nuestros peques. Porque el simple hecho de mencionarla ya estamos predisponiendo negativamente a nuestros hijos a la situación. Podemos sustituirla por : molestia o incomodidad.

Tip #4: no amenaces

No amenazar nunca con frases tipo «si haces sigues comiendo tantos dulces ya verás lo que te pasará, te tendrán que quitar todos los dientes«. Este tipo de frases tienen muy poco efecto contra lo que deseamos luchar y mucho sobre el miedo al dentista.

Tip #5: los cuentos como herramienta educativa

Y ya por último os aconsejo que tratéis de explicar mediante cuentos o historias quién es el dentista y qué se hace en la consulta. Qué tipo de tratamientos dentales existen para niños y cómo otros niños o personajes han afrontado esta situación.

Consideraciones finales

Sea como sea, lo importante es que vayamos reduciendo su ansiedad y angustia. Ir al dentista es una situación que, como hemos visto, genera estrés básicamente por temor a lo desconocido y por el dolor que tememos que nos cause. Si conseguimos reducir estas dos causas el miedo al dentista se disipará.


Si te ha gustado este post te invito a compartirlo en tus redes sociales para que pueda llegar a más personas que, como tú, preocupadas por temas como éste. Pero antes de irte te dejo con las 10 últimas entradas al blog en la sección Psicología Infantil y Miedos y temores infantiles. Quizás alguno te llame la atención y decidas quedarte un poco más conmigo. Si es así te agradezco la confianza y el tiempo que inviertes en leerme.

(c) Can Stock Photo / Zinkevych

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más