Mamá, la promotora del cambio de conducta de nuestros hijos.

0

Mamá, tu eres la gran promotora del cambio de conducta de tu hijo. Siéntate y piensa, verás como puedes hacer mucho más de lo que piensas para que  esa situación que te preocupa con tu hijo mejore. Necesitarás armarte de paciencia, necesitarás realizar cambios en ti misma pero valdrá la pena.

Los que seguís mis publicaciones habréis leído posiblemente cómo enseñar a nuestros hijos a ser relisentes, a afrontar con éxito las adversidades, los problemas, la enfermedad, los traumas, las tragedias, … , hoy como no puede ser de otro modo hablamos de lo mucho que podemos hacer las mamás para promover el cambio de conducta de nuestros hijos, a ser nosotras mismas resilentes y promover este cambio de conducta en nuestros pequeños. Soy consciente que muchos padres me leéis, sabed no os dejo al margen, también los padres sois grandes promotores de cambios en los niños, no me cabe ninguna duda. Pero en esta ocasión hablo de madres porque seguimos siendo, nos guste o no, las que estamos más tiempo con ellos, sin embargo todo lo que digo a lo largo de estas líneas es igual de aplicable en padres.

mami con niño

 

Esta misma semana publicaba un artículo sobre lo poco efectivos que son los gritos para cambiar o modificar un comportamiento infantil de modo positivo. En este artículo titulado ¡Basta de gritos! Esto no funciona, reflexiono sobre lo mal que hacemos cuando gritamos a nuestros hijos. No solo por el dolor que provocamos y las consecuencias sobre la autoestima de nuestros pequeños sino por el mal ejemplo que damos. Es evidente, y cada vez debemos tenerlo más claro, que si lo que pretendemos es que nuestros hijos nos «obedezcan» lo primero que debemos hacer es ser un buen ejemplo. No podemos pretender que nos respeten si nosotros no somos capaces de hacer lo mismo con ellos.

No te pierdas
1 De 483

Nosotras, las madres somos la principales promotoras del cambio de conducta de nuestros hijos, para bien y para mal. Cambiando nosotras nuestro modo de proceder con ellos, dejando de reñirles por todo, de gritarles, de amenazarles con dejarles sin dibujos, sin postre, sin parque, … dejando de hacer todo esto tan poco efectivo impulsaremos su cambio de conducta, favoreceremos la transformación de nuestros pequeños y encontraremos el modo de comunicarnos mejor con ellos.

 

¿Cómo promover el cambio de conducta en nuestros hijos rompiendo el bucle de hostilidad en el que hemos caído?

En la crianza diaria de nuestros hijos es frecuente caer en un bucle del que no sabemos salir. Un bucle de reproches, de enfados, de riñas por todo, de gritos … y las únicas que podemos parar esto somos nosotras mismas. No digo que sea fácil pero sí es posible romperlo siguiendo unas pequeñas pautas que deberás recordar.

  • Intentar dar la vuelta a la situación que provoca tanta tensión diaria;
  • tratar de dar los mensajes en positivo;
  • evitar los «nunca», los «siempre», los «jamás»  … estas afirmaciones, distorsiones cognitivas,  dañan profundamente la autoestima de nuestros pequeños;
  • bajar  el tono de voz, los gritos no funcionan, mami deja de gritar por un momento y no te enfades tanto por todo, porque es posible aprender a educar sin gritar y tu lo sabes;
  • tomarse las cosas con más humor, es importante transmitir esta forma de ver las cosas para evitar tener un pequeño gruñón en casa, piensa lo mucho que aprenden nuestros hijos de nosotras y de nuestro modo de enfrentarnos a la vida en general
  • Optar por la resolución de los problemas de forma positiva: ello comporta evitar recurrir a los castigos físicos, gritos, amenazas o insultos;
  • autoaplicarnos un time-out o tiempo fuera, cuando nuestro hijo nos lleve al límite de nuestra paciencia podemos salir del lugar donde estamos y respirar profundamente. Este tipo de acción nos permitirá darnos un tiempo antes de reaccionar violentamente. Una vez calmados los ánimos podremos iniciar el diálogo sobre lo ocurrido, nunca debemos hacerlo cuando alguno de nosotros (niño o padre) estemos todavía demasiado enfadados.
  • Practicar la empatía, ponernos en el lugar del niño e intentar entender por qué se porta como lo está haciendo, quizás descubrirás que hay alguna necesidad no cubierta ya sea básica o no.
  • Buscar momentos de relax y disfrute personal, momentos en los que mamá también existe como persona y como tal tiene derecho a decidir lo que desea hacer. Asumir una maternidad o paternidad responsable y positiva implica también cuidarse a uno mismo, buscar momentos de relax y disfrute personal que proporcionen descanso y fuerza para poder “tirar del carro” de la familia. Así que ya sabes, ¡cuídate y quiérete tú también!

 

Imagen http://www.freeimages.com/

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más