La lactancia materna, ¿por qué es tan importante?

La lactancia materna debe ser apoyada lo máximo posible y desde todos los sectores. No es solo cuestión de la mamá, sino también de su entorno, en el cual se incluye el hogar, los profesionales sanitarios en el hospital durante el momento del nacimiento y las herramientas que tenga a su disposición.

lactancia materna

Consideraciones previas

Gracias a los avances que se han tenido en todos estos ámbitos, ahora las mujeres tienen a su disposición, facilidades para ofrecer una buena lactancia materna. Entre ellas están los sacaleches eléctricos. un dispositivo especialmente diseñado para extraer la leche materna. Lo usan sobre todo mujeres que deben reincorporarse a su trabajo al finalizar la baja maternal.

Sacalecheselectrico.org es una de las webs que te recomiendo para que obtengas información relevante acerca de estos dispositivos. En ella hablan acerca de los tipos de sacaleches, sus ventajas y algunos modelos que pueden serte de utilidad. Es muy buena para desvanecer todas las dudas que puedas tener, en especial, si nunca has utilizado uno antes.

Es importante tener a disposición la mayor cantidad de ayuda posible porque la lactancia materna es vital para el bebé y al vínculo que estás creando con él. Tiene numerosos beneficios para la salud de ambos que duran a lo largo de todo su desarrollo, y se ven potenciados con la lactancia prolongada.

Beneficios para el bebé

Según los datos recogidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), amamantar a un niño desde el momento en el que nace disminuye en casi un 50% la mortalidad infantil. En el mundo, los neonatos que reciben leche materna tienen 14 veces más posibilidades de pasar de esta etapa que los que no la han recibido.

La lactancia materna también contribuye a que el bebé desarrolle su propio sistema inmunológico. La leche tiene algunos de los anticuerpos que viven dentro del cuerpo de la madre, y poco a poco, van pasando al pequeño a medida que se va alimentando. Esto lo ayuda a que su organismo vaya desarrollando poco a poco sus propias defensas, lo que le protege de numerosas infecciones.

Es una manera de prevenir que quede expuesto a los microbios que se encuentran en el agua que no haya sido bien tratada. Usar esta agua podría hacer que la leche en polvo se contaminase y le perjudicara. Es por esto que los médicos recomiendan que el único alimento que reciba el pequeño durante los primeros 6 meses de vida sea la leche materna.

Al ser la leche un alimento tan fácil de digerir, se evitan los problemas en el sistema intestinal como la diarrea o el estreñimiento, porque todavía el intestino del bebé es demasiado inmaduro para procesar alimentos más complejos.

El hecho de comer únicamente para lo que su cuerpo está capacitado, evita la obesidad infantil, que es muy difícil de corregir antes de la adolescencia. También se previene el desarrollo de otras enfermedades crónicas relacionadas con el sistema digestivo.

Los beneficios de la lactancia materna para la mamá

El hecho de amamantar al hijo desde el día de su nacimiento contribuye a prevenir varias de las consecuencias negativas que vienen del parto. Entre ellas está la depresión posparto, la anemia y la obesidad. El cuerpo se va regulando continuamente para volver a su estado normal.

La lactancia materna ayuda a las mujeres cercanas a la menopausia para que no desarrollen cáncer de mama, ni de ovarios, ni osteoporosis, más bien, dar leche es muy positivo para las mamás ya mayores. También reduce en gran medida el riesgo de sufrir diabetes, en especial, si apareció la diabetes gestacional.

Amamantar al bebé es imprescindible para tener un vínculo con él. Esto no significa que habrá que darle pecho todo el día, pero será bueno hacerlo varias veces. Durante el resto del día, podrás recurrir al sacaleches y al biberón, o dejar que el padre se encargue de alimentarlo un par de veces al día.

Finalmente, la lactancia materna previene para que no se acumule demasiada leche en los pechos de la mujer, lo que causa dolor, y en el peor de los casos, quistes. Es por ello que se debe amamantar al bebé de forma regular o utilizar un método para extraer el exceso.

Para finalizar

Si este post te ha parecido interesante recuerda compartirlo en tus redes sociales para que pueda llegar a más papás y mamás interesados en este tema.

Puedes también suscribirte a mi boletín de actualizaciones para recibir todo lo que voy publicando en tu mail. Recuerda que para que la suscripción sea activa te enviaré un correo para que des tu confirmación.

Quiero suscribirme a Mamá Psicóloga Infantil por Email

Leave a Reply