Para padres y madres que buscan respuestas.

La labor de educar a nuestros hijos

0 50

 La labor de educar es un trabajo para toda la vida con infinidad de recompensas inmateriales, abrazos, besos, sonrisas y carcajadas. Ser madre o padre es un trabajo de 24 horas los 365 días al año. Sin salarios mensuales ni pagas extras.

Convertirse en madre (padre) es increíble en todos los sentidos, para bien y para mal.

Al convertirnos en madres descubrimos facetas en nosotras mismas que hasta ahora permanecían ocultas o latentes y que se activan en el momento de sostener por primera vez a nuestros bebés entre nuestros brazos.

Pero también representa, lamentablemente aún en día en nuestra sociedad, supuestamente moderna y avanzada, renunciar a muchas otras cosas. Por ejemplo a una proyección o trayectoria profesional que resulta incompatible con la maternidad.

La conciliación familiar es hoy aún una utopía

La conciliación laboral en este país aún dista mucho de lo que en otros países de nuestro entorno se ha conseguido. Muchas de nosotras hemos dejado trabajos o estudios para dedicarnos a nuestras recién creadas familias. Una opción tan digna como la de seguir trabajando reduciendo jornada.

Cuando las madres deciden dejar de trabajar fuera de casa sin renunciar a su carrera

Cada familia sabe qué, cómo y cuándo, por eso nadie debería juzgarnos a la ligera. No obstante si quieres continuar formándote y consolidar una carrera profesional mientras compaginas tu vida como madre siempre te queda la opción de estudiar en casa.

Estudiando desde casa puedes, a la vez que cuidas de los tuyos, prepararte para ejercer una profesión que dejaste estancada o mejorar la que tienes actualmente.

Puedes también reinventarte a ti misma, como yo he hecho. Yo soy el ejemplo de madre que decidió aparcar durante un tiempo su trabajo. Sin embargo, descubrí otro modo de ejercerlo. Y aquí me tienes. Escribiendo sobre psicología infantil. Recomendándote lecturas y estrenando mi nuevo canal de youtube.

La labor de educar tiene un valor incalculable

Sabemos que la labor de educar requiere tiempo y mucha paciencia y que deja poco para dedicarnos a nosotras mismas. La labor de educar requiere, como muy bien sabes,  tiempo para dedicar a nuestros pequeños, para jugar o pintar junto a ellos.

La labor de educar implica ayudar a nuestros hijos a convertirse en personas capaces de valerse por sí mismos, capaces de pensar cómo tienen que actuar y, en definitiva, a ser buenas personas.

Pero para ello nunca debes abandonarte a ti misma ni tus propios sueños. Sentirte una persona realizada, competente y  con ilusiones te hace más capaz para enfrentarte al día a día.

Piénsalo bien y atrévete!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel