• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Escuela
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

A día de hoy nadie podría negar la importancia de las matemáticas en la vida cotidiana. Y es que todos las usamos de un modo u otro para realizar un montón de acciones diarias, a veces sin ser conscientes de ello. Hoy vuelco la mirada hacia esta asignatura, clave y central de la educación primaria, para hablarte de lo importante que es no dejar que los niños la descuiden y a la vez ofrecerte algunas ideas para que tu hijo no se encalle en esta materia.

la importancia de las matemáticas en la vida cotidiana y en la educación primária
(c) Can Stock Photo / 4774344sean

Cómo ayudar a entender a los niños la importancia de las matemáticas

Que los niños entiendan la importancia de las matemáticas en vida cotidiana es un reto para muchos padres y madres. Muchos pequeños comentan que no les gustan, que son difíciles o directamente que son un rollo. Pero lo cierto es que cuando entienden el funcionamiento de las mismas y van cogiéndole el «truquillo» dejan de verlas como esa materia terrible que tanto les cuesta.

Contagiar entusiasmo por las matemáticas

Lo primero y mejor, para transmitirles la importancia de las matemáticas en su educación, es mostrar entusiasmo e interés por todo cuanto hacen en el cole. Y evitar los comentarios negativos que, sin darnos cuenta, lanzamos sobre algunas materias, principalmente las matemáticas.

Y es que puede que a muchos de nosotros esta asignatura no se nos diese especialmente bien cuando éramos pequeños. Hoy sabemos que quizás el problema no fue tanto nuestro como que no nos enseñaron correctamente y por eso se nos atragantaban.

Las matemáticas, como cualquier otra materia escolar, necesitan ser explicadas en el momento que nuestro cerebro está preparado para ello. Al tratarse de una asignatura en la que se va construyendo un aprendizaje sobre otro es fácil que nos perdamos si no hemos conseguido dominar el contenido anterior. Véase como ejemplo las tablas de multiplicar como base para saber dividir.

Adaptarse al ritmo de aprendizaje de cada niño

Hoy en día gracias a las aportaciones que nos están ofreciendo las neurociencias somos más capaces de entender, de forma más clara, el modo en el que el cerebro de los niños se desarrolla y aprende.

Sin pretender entrar en detalle en este punto sí que quiero hacer énfasis en la necesidad de adaptarnos a los ritmos de aprendizaje de cada niño para pder ofrecerles la oportunidad de no quedarse atrás.

Sabemos bien que en el mundo escolar, por el modo en el que se diseña el currículum, el tiempo para realizarlo y otras cuestiones políticas, en muchas ocasiones se va a un ritmo demasiado acelerado. Como consecuencia, se pretende que todos los niños aprendan al mismo tiempo los mismos conceptos. Algo que como muy bien sabemos no siempre sucede así. Cada niño madura a distintos ritmos y, padres y maestros, deberíamos saber adaptarnos a ellos y no a la inversa.

Ofrecer recursos divertidos que ayuden a aprender la importancia de las matemáticas

Otro punto importante es cómo se aprenden las matemáticas y con qué material. No es lo mismo aprender jugando, divirtiéndose o con un material visual y gráficamente estimulante que con otro más pobre o simple. Por ejemplo, en casa podemos ofrecerles diferentes elementos con los que aprender a sumar, restar, multiplicar y dividir. Por ejemplo:

Con la motivación suficiente y el tiempo necesario la mayoría de niños pueden acabar entendiendo las matemáticas básicas con las que se van a manejar en su día a día.

Ser su mejor apoyo

la importancia de las matemáticas en la educación primaria y la vida cotidiana
(c) Can Stock Photo / AndreyPopov

No importa que tan despacio aprende un niño, importa que no dejemos de apoyarle para que siga aprendiendo

Anónimo

Ya para finalizar, es conveniente que como padres les apoyemos a lo largo de su aprendizaje. Porque no solo es que ésta sea una tarea que como padres tenemos encomendada es que sabemos, por los estudios realizados al respecto, que cuánto más implicados están los padres en el proceso de aprendizaje de sus hijos mejor es su rendimiento.

Eso sí, sin prisas, presiones ni riñas cuando no entiendan algo. La clave está en respetar los ritmos y en ir escalando peldaños con seguridad.

Conviene alejarse del perfeccionismo y de intentar crear hijos que solo busquen la excelencia en sus notas. Se trata más bien de enseñar la importancia de aprender, en este caso, matemáticas para poder desenvolverse en a vida cotidiana con soltura. Se trata también de enseñarles el valor del esfuerzo, del tesón y de la perseverancia.

Por último, no olvides que en aprendizaje las emociones tienen un papel fundamental. Un niño relajado sin miedo a equivocarse tendrá un rendimiento mejor que aquel que duda ante cualquier error que pueda cometer por temor a defraudar a sus padres.

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP). He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje. Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.