Nadie, hoy en día, debería poner en duda que cualquier persona que trabaje con niños, niñas y adolescentes debería tener una formación mínima y específica en psicología infantil y juvenil. Una formación que le dote de los conocimientos necesarios para entender las diferentes etapas evolutivas por las que todo ser humano transita, sus procesos de aprendizaje y los posibles problemas o trastornos que pueden afectar a los niños o adolescentes con los que trata.

Así pues, además de la formación concreta que necesitemos para ejercer nuestra profesión ya sea de maestro, monitor o psicólogo debemos tener siempre presente la formación continua. Actualmente contamos con una amplia gama de opciones: un curso específico, un postgrado en psicología, un máster concreto sobre problemas de conducta, trastornos del neurodesarrollo, educación emocional, …

Hoy, desde Mamá Psicóloga Infantil, volvemos a insistir en la importancia que los profesionales de la educación tengan mayores conocimientos sobre psicología infantil y juvenil y se formen en ello para poder atender adecuadamente a sus alumnos.

la importancia de la psicología infantil y juvenil
(c) Can Stock Photo / michaeljung

¿Qué es la psicología infantil?

Aunque ya lo hemos tratado en diferentes ocasiones queremos recordar que la psicología infantil es una de las ramas de la psicología que se centra en el estudio y tratamiento del comportamiento de los niños y niñas desde su nacimiento hasta que alcanzan la adolescencia, teniendo en cuenta su desarrollo:

  • físico,
  • motor,
  • cognitivo,
  • perceptivo,
  • afectivo y
  • social.

Y su relación con el ambiente y la genética.

Desde la psicología infantil podemos actuar no solo desde la intervención directa sino también a nivel preventivo. Sabemos bien que muchos de los problemas que acaban desarrollando los niños y niñas tienen un origen que podríamos evitar, me refiero a:

  • Acoso escolar,
  • Abuso sexual o cualquier otro tipo de maltrato físico o emocional al que son sometidos los niños y niñas.
  • Problemas derivados de la sobreprotección.
  • Fracaso escolar
  • Trastornos de la conducta alimentaria,

¿Por qué es importante que los docentes se formen en psicología infantil y juvenil?

Para ejercer de psicólogo o psicóloga experto en psicología infantojuvenil, realizar evaluaciones, diagnósticos y tratatamientos se debe cursar un grado de psicología y posteriormente un Máster de Psicología General Sanitaria. Sin embargo, desde la prevención que trataba en el párrafo anterior necesitamos que otros sectores profesionales tengan cierta formación para que sepan cómo actuar, detectar o evitar determinadas prácticas que ponen en riesgo la salud mental de nuestros niños y adolescentes.

Tener una formación específica en psicología infantil y juvenil permite a los profesionales de la educación tener un conocimiento más amplio sobre el desarrollo humano, su complejo mundo emocional y las dificultades y problemáticas que pueden intervenir en su aprendizaje . Este conocimiento no solo permite que el docente pueda atender mejor a la diversidad de su alumnado, también le permite detectar y derivar al psicólogo experto para que realice una adecuada evaluación.

La detección y atención temprana evita que se conviertan en problemas más complicados de resolver en un futuro.

Pero además de saber cuándo derivar a un alumno con alguna problemática o dificultad, tener una formación especifica sobre psicología infantil y juvenil va a permitir al docente tener mayor conocimientos sobre:

  • Cómo motivar a sus alumnos.
  • Qué influencia tienen determinadas prácticas y comentarios sobre la autoestima y autoconcepto de los niños y adolescentes.
  • Cómo atender y resolver algunos conflictos que aparecen en el aula.

En definitiva, formarse en este campo permite que los docentes puedan disponer de mayores conocimientos que les capaciten para atender mejor la diversidad de alumnos de sus aulas. Una formación imprescindible por el material tan sensible con el que trabajan: nuestros hijos e hijas, nuestro futuro.

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.