• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Escuela
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Durante los seis primeros años de vida nuestros hijos experimentan un desarrollo motriz, cognitivo, psicológico y social espectacular. Unos años en los que guiados por sus padres y madres, pero también de la mano de los profesionales de la educación infantil, van a ir construyéndose como personas, descubriendo el mundo que les rodea y aprendiendo cómo funciona.

Es precisamente de estos últimos, de los y las profesionales de la educación infantil, de los que quiero hablarte hoy. Porque si estás pensando en convertirte en uno de ellos te sugiero cursar la carrera de educación infantil online que te ofrece la Universidad Isabel I. Un grado que te capacitará para ejercer esta profesión tan bonita y necesaria.

Educación infantil en la primera infancia

Si bien durante los primeros años el mejor lugar donde un niño o niña puede estar es al lado de su madre o padre, también es cierto que la escuela infantil cumple un papel esencial. Sobre todo para aquellos pequeños que viven en entornos poco favorables y lógicamente para aquellas familias en las que ambos progenitores trabajan, que en la actualidad somos la gran mayoría. Al fijarnos en los objetivos de la educación infantil en la primera infancia observamos que, si bien muchos de ellos pueden llevarse a cabo en el seno del hogar, es en el entorno escolar donde se potencian y fortalecen.

Objetivos de la educación infantil

La Educación Infantil contribuye a desarrollar en las niñas y niños las capacidades que les permitan

  • Conocer su propio cuerpo y el de los otros, sus posibilidades de acción y aprender a respetar las diferencias.
  • Observar y explorar su entorno familiar, natural y social.
  • Adquirir progresivamente autonomía en sus actividades habituales.
  • Desarrollar sus capacidades afectivas.
  • Relacionarse con los demás en igualdad y adquirir progresivamente pautas elementales de convivencia y relación social, así como ejercitarse en el uso de la empatía y la resolución pacífica de conflictos, evitando cualquier tipo de violencia.
  • Desarrollar habilidades comunicativas en diferentes lenguajes y formas de expresión.
  • Iniciarse en las habilidades lógico-matemáticas, en la lecto-escritura y en el movimiento, el gesto y el ritmo.
  • Promover, aplicar y desarrollar las normas sociales que promueven la igualdad de género.

Como ves, todos los objetivos están enfocados al desarrollo integral de niños y niñas, fomentando su confianza, autoestima y autonomía.

Formación especializada

Para poder cumplir con todos estos objetivos, los profesionales de la educación infantil deben estar capacitados para poder poner al alcance de nuestros pequeños no solo los materiales y recursos físicos necesarios, también las herramientas emocionales precisas para que se sientan en un entorno confortable y seguro donde poder desarrollarse. Ello requiere de una formación especializada.

No olvidemos que la educación en la primera infancia tiene un papel muy importante. Sabemos que todos estos primeros aprendizajes son la base sobre la que se construirán todos los demás pero también tienen un impacto directo en el desarrollo la personalidad de nuestras criaturas. De ahí que sea necesario que maestros y maestras futuros se formen de la mano de los mejores profesionales.

Así, si tu pasión es la enseñanza y deseas trabajar en el entorno escolar o quieres llevar a cabo proyectos de atención a la infancia no dudes en cursar un grado oficial en educación infantil.

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.