Para padres y madres que buscan respuestas.

¿La comida basura afecta al aprendizaje?

1 127
Que la comida basura no es buena para la salud lo sabemos de sobra. Hamburguesas, patatas fritas, pizza, salchichas frankfurt o perritos calientes, bollería …  en definitiva lo que llamamos coloquialmente comida basura puede afectar más allá de lo que pensamos porque un estudio reciente ha hallado una relación entre el consumo diario de comida basura y bajos resultados académicos. 
niño comiendo hamburguesa
Llamamos comida basura o fast food a todos aquellos alimentos o productos que contienen unos niveles altísimos de grasas, aditivos, sal o azúcares que estimulan el apetito y la sed. Es igual de sabido que este tipo de alimentos suelen ser los que más gustan a los niños y muchas cadenas de restaurantes de comida rápida se aprovechan de ello y por eso siempre los vemos a llenos hasta los topes, sobre todos los fines de semana y aquellos que están situados en los centros comerciales. ¿Pero más allá de si engordan o no hasta dónde puede llegar a afectar comer este tipo de alimentos¿ ¿La comida basura, la comida rápida, las hamburguesas, perritos calientes, pizzas grasientas, bollería, refrescos azucarados, … afectan al aprendizaje de nuestros hijos?
Esto es lo que un estudio ha puesto sobre la mesa. Unos investigadores de la Universidad de Ohio, EE.UU, han hallado una relación entre las notas de los niños y su dieta, llegando a la conclusión de que una dieta constante de comida rápida podría resultar nociva para nuestros hijos en el aula. Afortunadamente, aquí en Epaña todavía no hemos llegado (creo y espero) a los niveles de consumo de este tipo de comidas pero debemos estar alerta sobre sus efectos, ya no solo sobre la obesidad infantil (cada vez mayor en nuestro país) si no también sobre la conducta y aprendizaje de nuestros hijos. Ya otro estudio sobre la posible ración entre los problemas de conducta y el consumo de refrescos, estudio del que nos hicimos eco y publicamos.
En esta ocasión los investigadores  se centraron en comparar puntuaciones en los exámenes académicos de lectura, matemáticas y ciencias en quinto y en octavo cursos, y observaron las respuestas de los estudiantes a preguntas sobre la comida de una encuesta nacional.
 “Los efectos más grandes se hallaron en los niños que reportaron un consumo diario de comida rápida”, apuntó la líder del estudio, Kelly Purtell, profesora asistente de ciencias humanas de la Universidad Estatal de Ohio. “En promedio, puntuaban tres o cuatro puntos menos que los niños que reportaban no haber comido nada de comida rápida en la semana anterior”.

El estudio aparece en la edición on-line de este mes de la revista Clinical Pediatrics.

Llama la atención que más de 2/3 de los estudiantes encuestados reportaron haber comido algo de comida rápida. Y uno de cada cinco había comido al menos cuatro comidas rápidas en la semana anterior, encontró la encuesta. La proliferación de la comida rápida ya es preocupante, debido a la epidemia de obesidad en Estados Unidos.

De todas manera, como es habitual ya en muchos de estos estudios no se ha podido probar que la comida rápida provocara unas puntuaciones más bajas, solo que ambas cosas se vinculaban, tal y como admite la líder del estudio. Sin embargo es cierto que otras investigaciones han vinculado unas dietas ricas en azúcar y grasas con un efecto adverso sobre los procesos de aprendizaje y esto requiere prestar atención y seguir investigando. La profesora Purtell sugiere también que es posible que los que tienen un hábito de comida rápida quizá no reciban los nutrientes necesarios para un buen aprendizaje.

Como siempre, hay que ser moderados, y yo no digo que debamos demonizar ni prohibir este tipo de comidas pero sí debemos animar a nuestros hijos a consumirlas ocasionalmente, hemos de enseñarles a comer sano para conservar la salud y una buena nutrición.

Ciertamente  se necesita más investigación para determinar qué impacto tiene la comida rápida sobre el potencial de aprendizaje de los niños pero todos sabemos que comer este tipo de productos de forma habitual no es sano.

Fuente:  Artículo de HealthDay, traducido por Hispanicare. Andrew Adesman, M.D., chief, developmental and behavioral pediatrics, Steven & Alexandra Cohen Children’s Medical Center of New York, New Hyde Park, N.Y.; Kelly Purtell, Ph.D., assistant professor, human sciences, Ohio State University, Columbus, Ohio; Dec. 5, 2014, Clinical Pediatrics, online

Foto cortesía http://www.freedigitalphotos.net/

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel