Estrategias para fomentar la salud mental en la infancia

Promover, proteger y cuidar la salud mental de nuestros hijos e hijas es una de las responsabilidades que tenemos no solo como familia sino como sociedad en general. Para ello debemos implicarnos cada uno de nosotros desde nuestras pequeñas parcelas pidiendo además políticas públicas que nos ayuden a poderlas llevar a cabo. Hoy trato de ofrecerte algunas estrategias básicas para poder hacerlo, no sin antes explicar qué entendemos por salud mental.

¿Qué es la salud mental?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud mental como un estado de bienestar en el cual la persona es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

En la infancia, la salud mental se define por la capacidad de que puedan alcanzar los indicadores del desarrollo cognitivo, emocional y social para que sean capaces de hacer frente a los problemas que puedan presentarse.

Siguiendo la definición de Espai Congoos a quienes hemos consultado para realizar este post en cualquier caso entendemos la salud mental como parte fundamental del bienestar de cualquier persona.

¿Como fomentar y mantener la salud mental de la infancia?

Un modo de promover, fomentar y mantener la salud mental de nuestros hijos es tratando de seguir ciertas recomendaciones que pasamos a detallar a continuación:

  1. Crea un vínculo seguro durante sus primeros años de vida atendiendo a sus necesidades no solo físicas, sino también las emocionales.
  2. Establece rutinas, los niños pequeños necesitan un ambiente predecible que les de seguridad, las rutinas ayudan mucho a crear un ambiente estable y estructurado, y reducen la aparición de muchas de las rabietas que presentan los niños sobre los dos años. 
  3. Juega con tu hijo y permite que lo haga solo a ratos, sin que nadie le estructure el juego. Jugar debería ser la principal tarea de nuestros hijo ya que es esencial para su desarrollo.nima el juego creativo, ya que les ayuda a expresarse y a liberar tensiones.
  4. Fomenta el juego libre y al aire libre. Los niños necesitan jugar sin que nadie les diga constantemente cómo, qué y cuando. Necesitan jugar al aire libre, fuera las cuatro paredes de casa o de la escuela, necesitan estar en contacto con la naturaleza, explorando su entorno y descubriendo por sí mismos los límites de su cuerpo. Poder jugar en entornos abiertos, ofrece a los niños un lugar donde correr, saltar, brincar o esquivar objetos. De este modo, al moverse libremente y poner su cuerpo a prueba, los niños liberan tensiones y su cerebro, al igual que el nuestro cuando hacemos deporte, produce unas sustancias químicas llamadas endorfinas, tienen efectos muy beneficiosos sobre el estado de ánimo, reduciendo el estrés y la ansiedad. Pero además mejoran el sueño y potencian su autoestima.
  5. Habla con él y escúchale atentamente. Estimula su lenguaje oral y estate atento a cualquier dificultad o retraso en la adquisición del habla, falta de fluidez, o alteración similar. Para más información puedes consultar este logopeda en Granollers.
  6. Ayúdale a identificar y expresar sus emociones. Permite que exprese sus emociones y sentimientos sin negárselos ni minimizarlos, ayúdale poner nombre a cada emoción, y enséñale estrategias de regulación emocional cuando se sienta desbordado como pueden ser la respiración, ejercicios de yoga o salir a pasear.
  7. Estimula hábitos de alimentación saludable y de ejercicio físico. La actividad física regular está vinculada a una mejor salud mental. Sal con tus hijos a realizar deporte y animales a tener una vida activa.
  8. Limita el tiempo en pantalla. El exceso de tiempo frente a pantallas puede afectar negativamente la salud mental. Establece límites de tiempo y promueve actividades fuera de las pantallas.
  9. Comunicación abierta: Fomenta un ambiente en el que tus hijos se sientan cómodos compartiendo sus pensamientos, emociones y preocupaciones contigo. Escucha activamente y muestra empatía. La empatía es el mejor puente de unión entre padres e hijos, sin ella la convivencia se erosiona, nos sentimos incomprendidos y nos volvemos invisibles. 
  10. Practica el autocuidado: Los niños aprenden mucho observando a sus padres. Asegúrate de que también estás cuidando tu propia salud mental y gestionando el estrés de manera saludable.
  11. Fomenta relaciones sociales: Las relaciones saludables son esenciales para la salud mental. Ayuda a tus hijos a desarrollar habilidades sociales y a mantener conexiones con amigos y familiares.
  12. Proporciona apoyo emocional: Si notas signos de problemas de salud mental en tus hijos, como cambios de comportamiento significativos, aislamiento o tristeza persistente, busca la ayuda de un profesional de la salud mental.
  13. Permite el error, no persigas la excelencia. El error forma parte del aprendizaje y es un excelente maestro. 
  14. Establece límites y normas adecuadas a su edad y nivel de madurez. Los límites aportan seguridad a los niños, son esas líneas rojas que no deben saltar y que tienen que ver con la integridad física de nuestros hijos. Las normas son ese sistema de reglas que regulan la convivencia en casa, estas pueden ser más o menos flexibles y cambiantes.
  15. Sé un modelo a seguir positivo: Tu comportamiento y actitud hacia la vida tienen un impacto profundo en tus hijos. Muestra resiliencia, manejo de situaciones difíciles y una actitud positiva hacia los desafíos.

Conclusión

Recuerda, cada familia es única y cada niño también. Trata de seguir algunas de estas pautas para promover la salud mental de tus criaturas, pero no te obsesiones ni te autocastigues si en algún momento tienes dificultades para poderlas llevar a cabo. Estas son solo algunas recomendaciones a seguir pero no las únicas. 

El mayor factor de protección ante los problemas de salud mental en la infancia es que los niños tengan una familia comprensiva y afectuosa que les proporcione una base segura desde la que explorar el mundo y a la que volver a refugiarse.


Imagen:  Depositphotos


Comparte esta entrada

Post relacionados

¡Qué aburrimiento!

¡Qué aburrimiento! De Henrike Wilson y ediciones Lóguez es uno de esos álbumes ilustrados que nos permitirá explicar a nuestros

Read More
mejorar mi concentración y mi memoria

¿Cómo puedo mejorar mi concentración y mi memoria?

La guía definitiva para potenciar tu concentración y memoria. Descubre cómo enfrentar distracciones, combatir la fatiga y optimizar tu entorno para maximizar el rendimiento cognitivo. Desde hábitos de sueño saludables hasta técnicas de relajación, este artículo te ofrece estrategias prácticas respaldadas por la ciencia para mejorar tu enfoque y retención de información. ¡Transforma tu vida con pequeños cambios diarios y desata todo tu potencial mental!

Read More