Elogiar y premiar los buenos comportamientos forma parte de la educación de nuestros hijos.

Elogiar y premiar los buenos comportamientos sigue siendo parte fundamental en la educación de nuestros hijos, es lo que la encuesta publicada recientemente en el blog pone de manifiesto.

Ante la pregunta que formulaba ¿es necesario elogiar y premiar los buenos comportamientos de nuestros hijos? participaron 139 personas lectoras de Mamá psicóloga infantil, de las cuales :
  • Un 45% respondió sí, lo consideran imprescindible en la educación de sus hijos.
  • Un 49% respondió sí, siempre que no se abuse de ello.
  • Un 2% respondió no, elogiar el comportamiento normal de un niño es malcriarlo.
  • Un 2% respondió no, ya que creen que es un error en el que caen muchos padres.
Estos son los datos, y así es cómo los lectores del blog se han manifestado. Siendo un 96% de ellos los que opinan que los elogios y los premios son beneficiosos y forman parte de la educación de sus hijos. No obstante, un 4% de ellos ha considerado que elogiar y premiar a los niños por portarse bien es un error y que se trata de un modo de malcriarlos.
Gráfico de la encuesta
Creo que los datos revelan algo muy signiticativo: por mucho que se empeñen algunas corrientes en decirnos que el elogio es contraproducente en la educación de nuestros hijos, los padres seguimos pensando que debemos motivar a nuestros pequeños con un «muy bien cariño, has recogido todos tus juguetes»,  por ejemplo, ya que nos ayuda a remarcar aquellos comportamientos que queremos fomentar.

La idea de la encuesta surgió tras redactar un articulo titulado precisamente ¿Hay que recompensar el buen comportamiento de nuestros hijos? donde explico mi visión del tema.

En mi modesta opinión y siguiendo en la línea de lo que he manifestado en otras ocasiones, creo que el elogio y los premios inmateriales son una herramienta fundamental en la educación de nuestros hijos, siempre que no abusemos de ellos y los realicemos adecuadamente, es decir, que sean sinceros y elogiemos el comportamiento y no la personalidad del niño. Sobre cómo elogiar he hablado de ello en este artículo «El poder de elogiar» el primero de una serie de 3 artículos que hablan precisamente de cómo usar el elogio como herramienta educativa.

Para que el elogio sea efectivo y una buena herramienta educativa, hay que tener en cuenta que no se trata de empezar a decir » muy bien cariño» sin tan siquiera ver qué es lo que ha hecho nuestro hijo o escuchar lo que ha dicho. (Porqué, si somos sinceros, esto lo solemos practicar en más de una ocasión para quitarnos al niño de encima y seguir con nuestros menesteres).

Para que el elogio sea efectivo debemos recordar :

  • usar elogios concretos.
  • elogiar adelantos
  • elogiar adecuadamente
  • elogiar inmediatamente
  • combinar los elogios con amor incondicional. 

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más