El drama de volver a la rutina. «Mami, no quiero ir al cole»

0

Hoy en Catalunya volvemos a la normalidad tras las vacaciones de Semana Santa. Hoy toca volver a levantarse pronto y retomar con más o menos fuerza otra semana laboral. Los niños empiezan el último trimestre, el más corto de este año y para muchos volver a la rutina se convierte en un drama.

Es posible que muchos padres y madres debamos hacer frente de nuevo a la frase «mami, no quiero ir al cole» dichas entre lágrimas sinceras de nuestros pequeños. La verdad es que para ellos estos días de descanso han significado mucho más que romper con las rutinas. Muchos de ellos han tenido la oportunidad de estar y de disfrutar más tiempo en familia, con papá y mamá, con los abuelos o les han posibilitado más horas de juego con sus hermanos o primos. No es e extrañar pues que, tras estos días. ahora no quieran volver de nuevo a los madrugones y a las tareas escolares. A mi también me cuesta lo mío.

¿Qué podemos hacer en estos casos? ¿Cómo ayudar al niño que no quiere volver al cole tras las vacaciones?

No te pierdas
1 De 8
  • Debemos permitir siempre que nuestros pequeños expresen abiertamente lo que les sucede, que nos expliquen por qué lloran o qué les hace sentir esa pena tan grande que sienten. Sabemos que es algo pasajero, temporal, pero no por ello insignificante. Así que le animaremos a explicar sus sentimientos, sea la edad que sea la que tengan. Escucharles les hace ver que son importantes y que lo que les pasa nos importa. Eso sí, tampoco dramaticemos nosotros, una cosa es la comprensión y otra la dramatización.
  • Expliquemos lo bueno de volver al cole y a las rutinas como por ejemplo volver a ver a los amigos, las funciones de teatro, las excursiones y lo mucho que aprenden día a día. Expliquemos la importancia de esforzarse por aprender y lo divertido que puede llegar a ser si tenemos la actitud adecuada.
  • Puede ayudar explicar que a nosotros también nos pasaba lo mismo pero que una vez estábamos de nuevo en clase con todos nuestros amigos pronto se nos pasaba esa sensación de tristeza que sentiamos cada vez que se acababan las vacaciones. 
La verdad es que es muy normal que nuestros hijos se sientan así, no les ocurre nada malo, todo lo contrario solo se dan cuenta,cada vez más a medida que van creciendo, que las cosas tienen un fin. Poco a poco, a lo largo de estos primeros días se les irá pasando y todos volveremos a la normalidad.

photo credit: storyvillegirl via photopin cc

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más